Yucatán, todo vale cuando se trata de dinero

Yucatán

Yucatán

3.5 Stars

Summary

Las vidas de Lucas, Verónica y Clayderman se vuelven a encontrar a bordo de un crucero con una gran oportunidad para estafar un gran bote. Ni más ni menos que 160 millones de euros.

Coder Credit

Cuando pensamos en Yucatán, además de ser trasladados inmediatamente a México, pensamos en esa comedia que llevan anunciando todo el verano y que pretende ser una de las apuestas fuertes de Telecinco (así como lo fue 8 apellidos vascos en su día). Y es normal, porque tiene como protagonista al gran Luis Tosar que vuelve a ponerse en las manos de Daniel Monzón, quien dirige la cinta.

A pesar de que Daniel Monzón cuenta con Celda 211 y El niño como sus últimos trabajos, Yucatán no es una película dramática. Yucatán tiene elementos de musical, películas policíacas y comedia. Porque ante todo, es una comedia, aunque no al uso. Yucatán no pretende buscar la risa fácil, sino crear una situación tan extrema como graciosa en base a sus personajes y el ambiente creado. Inesperado, ¿verdad?

Aunque la verdadera pregunta es, ¿de que va Yucatán? La película se centra en la vida de un reparto coral de personajes que se embarcan en crucero que viaja de Barcelona hasta Cancún. Verónica (Stephanie Cayo) y Clayderman (Rodrigo de la Serna) son parte del personal de actuaciones del barco. Ella es cantante y bailarina; él es pianista. Pero lo que une a ambos es su capacidad para estafar a la gente con un teatro digno de un Goya. Quien también es un estafador es Lucas (Luis Tosar), que embarca dispuesto a buscar un botín que volverá a unir los caminos de estas tres personas que comparten un pasado común.

 

Aunque estos son los protagonistas principales de la cinta, Yucatán está compuesta de muchos más personajes que sirven para recrear la sociedad española del año 2008 (año en el que se ubica la cinta), y un poco la actual. Aunque sin duda para lo que sirven estos personajes es para mostrar al cara más codiciosa del ser humano y hasta qué estarían dispuestas a llegar las personas por conseguir varios millones de euros.

Todo esto lo consigue Yucatán con una mezcla de comedia y mucho espectáculo. No es una película graciosa porque haya muchos chistes o bromas, sino por las reacciones de los personajes, las situaciones y su similitud con la realidad en determinados momentos. Y sin duda, es mucho más divertida que la típica comedia de gags española.

El espectáculo es sin duda algo que marca Yucatán desde el inicio. Porque la película comienza con un número musical que no solo nos permite conocer a algunos de sus personajes, sino que impresiona al espectador ya desde un inicio. Aunque no será el único, porque habrá más números (incluyendo una brillante actuación de Luis Tosar) que sin duda, son una de las grandes apuestas de la película.

Ya hemos hablado de la importancia de la música, la codicia... Pero Yucatán también habla de amor, dándole una vuelta al típico triángulo amoroso de un modo que siga la línea argumental de la película y que deje una enseñanza (como la cinta en general).

 

Otra particularidad de Yucatán es la cantidad de lugares que se visitan en la película: desde la cima desde el mismísimo Teide hasta la selva de Yucatán pasando por un crucero real. Algo que impregna todavía de más realismo a la cinta.

Quizá el mayor problema de Yucatán es que llega tarde, justo después de las vacaciones de verano para que el espectador recuerde con anhelo sus viajes veraniegos. Quizá es una película que hubiera encajado más a principios de verano para aprovechar el tirón que una comedia fresca como esta tiene en las taquillas españolas.

En definitiva, Yucatán es una buena opción cuando quieres ir al cine a disfrutar de una buena comedia española que, además de provocar risas, hace recapacitar y establece una crítica al poder del dinero en las vidas humanas. Una película coral en la que disfrutarás del esperpento, los personajes y que te hará viajar. Yucatán se estrena el próximo 31 de agosto en cines.

The following two tabs change content below.

María Jesús Navarro

Crecí con Disney y Harry Potter, pero los vampiros me llevaron por el camino de "un capítulo más" hasta que llegué a conocer el apocalipsis zombie. Entre serie y serie, intento estudiar periodismo y comunicación audiovisual con la esperanza de, algún día, emocionar a alguien con alguna buena historia.

About María Jesús Navarro

Crecí con Disney y Harry Potter, pero los vampiros me llevaron por el camino de "un capítulo más" hasta que llegué a conocer el apocalipsis zombie. Entre serie y serie, intento estudiar periodismo y comunicación audiovisual con la esperanza de, algún día, emocionar a alguien con alguna buena historia.