Your Honor 1×01: Part One

Your Honor 1x01: Part One

Your Honor 1x01: Part One

Series: Your Honor

3 Stars

Summary

El juez Michael Desiato tendrá que dejar a un lado su moral y sus escrúpulos para proteger a su hijo.

Coder Credit

El pasado domingo la cadena estadounidense Showtime estrenó Your Honor, una miniserie de diez episodios que supone la vuelta a la pequeña pantalla del actor Bryan Cranston.

La ficción supone la adaptación de la serie israelí Kvodo. Creada por Peter Moffat, responsable de Criminal Justice, y el matrimonio formado por Robert y Michelle King, creadores de la maravillosa The Good Wife, prometía ser uno de los grandes estrenos de la temporada. Aún es pronto para emitir un veredicto definitivo sin haber visto su final aunque su primer episodio nos ha dejado un poco fríos. Tal vez debíamos haber bajado un poco nuestras expectativas.

Your Honor nos pone en la piel de Michael Desiato (Bryan Cranston) un reputado juez de moral intachable que se ve en la tesitura de tener que cruzar ciertos límites para tratar de proteger a su hijo Adam (Hunter Doohan). Toda la serie gira en torno a un dramático accidente de coche y sus terribles consecuencias. La necesidad de Michael de proteger a su hijo por encima de todo llevará a ambos personajes a tomar una serie de terribles decisiones que cuestionan de manera constante la moral de los protagonistas. 

Dicen que las comparaciones son odiosas pero en este caso son inevitables. No hace mucho tiempo pudimos ver una historia parecida con otros protagonistas. En Defending Jacob (Apple TV) vimos a Chris Evans encarnando a un fiscal que intentaba por todos los medios demostrar la inocencia de su hijo. En este caso, el personaje de Chris Evans creía en la inocencia de su hijo y su lucha no era sino una búsqueda de la verdad que episodio a episodio iba desvelando lo que realmente había sucedido. En Your Honor partimos de la premisa de que ya sabemos de antemano qué es lo que ha sucedido. No hay necesidad de una investigación detectivesca que desentrañe lo acontecido sino más bien todo lo contrario. Michael hará uso de sus conocimientos sobre el sistema judicial para evitar la posible condena de su hijo. El viaje, por tanto, es a la inversa.

Lo más destacable del episodio piloto es sin duda la escena del accidente de coche. Una escena que se hace agónica para el espectador y que se recrea en los detalles más pequeños y aparentemente insignificantes para que veamos cómo Adam toma una mala decisión tras otra. La angustia que siente logra traspasar la pantalla y hace que, al final, nos sintamos incómodos con todo lo que está sucediendo. La esencia misma de la serie está concentrada en esta larga escena. 

A partir de aquí el conflicto interno de los personajes es más que evidente. Adam tendrá que hacer frente a lo sucedido y tendrá que lidiar con las consecuencias de sus acciones. Por su parte Michael se verá obligado a dejar a un lado sus principios morales si quiere salvar a Adam. Padre e hijo inician un intrincado camino de mentiras que tendrán que mantener hasta sus últimas consecuencias. Por tanto, como espectadores no nos queda otra que esperar a ver cómo poco a poco se van rompiendo sus protagonistas. Porque no cabe duda de que lo harán. Nadie sale indemne cuando se dejan los escrúpulos a un lado.

Pero por si no teníamos bastante drama, el antagonista de esta historia resulta ser Jimmy Baxter (Michael Stuhlbarg), un peligroso capo de la mafia de Nueva Orleans. Un terrible enemigo al que apenas vemos en este primer episodio pero que aprovecha lo poco que sale para lanzar una amenaza. Está dispuesto a saber qué es lo que ocurrió y a dar con el responsable. Y solo por si acaso, tenemos de fondo la extraña muerte de la esposa de Michael, un hecho por el que la serie pasa casi de puntillas en su primer episodio, como si quisiera insinuar más que mostrar y que hace que pensemos que tendrá cierto peso en el devenir de esta historia.

La serie cuenta con un gran reparto en el que destaca su protagonista. Bryan Cranston vuelve a hacer de padre devoto. Tal vez por eso sea inevitable buscar un paralelismo con su papel anterior como Walter White en Breaking Bad. Tanto Michael como Walter buscan proteger a sus hijos por encima de todo y rápidamente se plantean pasar por encima de todas esas barreras y límites morales que les definen como personas. Como si el fin justificase los medios por abyectos que sean. Sin embargo, no nos engañemos. Michael no es Walter White y aunque ya desde el principio cuestionemos las decisiones de Michael dudo mucho que le lleguemos a ver en los extremos a los que llegó el famoso cocinero de metanfetamina. 

Your Honor es una serie que se cuece a fuego lento. A pesar de lo mucho que pasa en su primer episodio su ritmo pausado hace que parezca que apenas haya pasado nada. El enfocarse en los pequeños detalles es lo que tiene. Hay toda una escena que pretende ser angustiosa en la que su protagonista lo único que hace es tratar de poner una lavadora. Un hecho cotidiano y que muchos otros hubieran omitido. Sin embargo, esta escena sirve para contar mucho sobre su protagonista, sus circunstancias y el camino que le espera por delante. Con muy poco la serie consigue decirnos mucho. Por desgracia, esta aparente falta de ritmo puede echar para atrás a más de un espectador que tal vez por la premisa propuesta por la serie a priori espere mucha más acción.

Sin ser una propuesta novedosa Your Honor se deja ver. Es una lástima que propuestas similares como Defending Jacob estén tan cerca en el tiempo. Da la sensación de que su historia ya la hemos visto antes y es inevitable hacer comparaciones en las que por desgracia no sale tan bien parada. Probablemente no sea el estreno de la temporada y con toda seguridad no se convertirá en la serie de la que todos hablen a pesar de que las actuaciones de sus protagonistas sean de lo mejorcito del momento. Le queda el consuelo de que para los amantes de las miniseries puede ser el producto perfecto de entretenimiento para el fin de semana. Y eso ya es algo.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.

Latest posts by Marta Ramirez (see all)

About Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.