Wonder Woman 1984: el regreso de Diana Prince

Wonder Woman 1984

Wonder Woman 1984

3.5 Stars

Summary

Wonder Woman tendrá que enfrentarse a dos villanos en 1984: Maxwell Lord y Cheetah.

Coder Credit

El 2020 acaba y con diciembre llega uno de los estrenos más esperados durante la pandemia: retrasada varias veces por culpa de la pandemia, al fin podemos ver Wonder Woman 1984 en los cines.

La película llega con opiniones diversas: parece que o la amas o la odias. Yo estoy en un punto intermedio: es obvio que no llega al nivel de la primera, que era prácticamente redonda, pero tampoco es un desastre como puede parecerle a cierto sector de la población (tengo mi teoría de por qué se la está machacando tanto... #notallmen).

Diana y Bárbara

La cinta comienza con un flashback a Diana de niña en Temiscira, algo que vimos parcialmente en todos los tráilers y que parece tener como objetivo principal recuperar a Antiope y a Hipólita, así como a las amazonas. La verdad es que hay algo de subtexto en la escena que ligará con resto de la película en sí, pero creo que, por encima de todo, la directora y guionistas no querían perder la oportunidad de mostrar la espectacularidad de Temiscira y las amazonas, cosa que han conseguido.

Ya en 1984, Diana Prince (Gal Gadot) tendrá que enfrentarse (de manera más o menos discreta, puesto que tiene que encajar que el mundo no supiera nada de ella hasta que la descubrió Bruce Wayne en el siglo XXI) a un problema que se presenta en la figura de Maxwell Lord (Pedro Pascal), un hombre de negocios que quiere triunfar a toda costa. Lo cierto es que, en mi opinión, uno de los fallos de la cinta es centrarse demasiado en Lord, dándole escenas a un Pedro Pascal pasadísimo de vueltas que pone nervioso a cualquiera que esté visionando la película y quien le quita bastante protagonismo a Diana.

Lo siento por Pedro, pero para mí es "the weakest link"

La película comienza francamente bien, puesto que vemos a Diana en su trabajo actual y asistimos al primer encuentro entre ella y Bárbara Minerva (Kristen Wiig), encuentro en el que vemos a una Bárbara muy torpe pero simpática y por la que Diana sentirá cariño y amistad casi instantáneamente. Todo se torcerá, claro, pues ya sabemos que Bárbara se convertirá en algún momento en Cheetah, pero Wiig no llegará a tener mucho peso en la trama tampoco por culpa de centrarse tanto en Lord, y es una pena. Además, muchos esperábamos quizás una pequeña historia de amor entre las dos mujeres (ciertas escenas se pueden leer así, al menos desde la perspectiva de Diana, pero leyendo muy entre líneas), pero la cinta no da ese paso, lamentablemente.

Además de estos tres actores, regresa Chris Pine como Steve Trevor, algo que también se había revelado ya en los tráilers y noticias sobre la película, peroo que, obviamente, no destriparé cómo es posible dentro de la trama tras su muerte en la primera entrega. Sus escenas son las más graciosas, algo parecido a lo que sucedía en la anterior película con Diana en «el mundo real» pero a la inversa: ahora es Steve quien está como pez fuera del agua, pues está en una época totalmente diferente a la suya. La química entre Pine y Gadot sigue funcionando y nos alegramos de poder ver a Steve al menos una vez más.

 El largometraje bebe bastante de las películas más clásicas de Superman, como ya pasaba en la primera cinta, y tiene ciertos paralelismos con ellas y con la entrega anterior de Wonder Woman. Os recomiendo que os quedéis sentados un poquito al terminar la película, pues tiene una escena poscréditos que, aunque no es que sea realmente esencial, es un bonito guiño al universo (es la única escena extra, al final de los créditos no hay ninguna más).

Diana y Steve siguen haciendo un buen equipo

Poco más se puede decir sin contar más de la cuenta: es una cinta que no es perfecta pero que en 2020 viene como agua de mayo para desconectar un rato y disfrutar de Diana en pantalla grande. A estas alturas no hace falta decir que Gadot está perfecta en su papel, por lo que duele aún más que se le haya restado protagonismo en favor de Maxwell Lord... pero por otra parte, la película nos ha mostrado un lado diferente de la protagonista (odio no poder especificar, pero no quiero hacer spoilers). Por mi parte, hay ganas de una posible tercera entrega.

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.