Wentworth: Calle 13 nos lleva a la cárcel

Prisión Wentworth: Calle 13 nos lleva a la cárcel

Prisión Wentworth: Calle 13 nos lleva a la cárcel

Series: Wentworth

4 Stars

Summary

Bea Smith acaba de entrar en la prisión de Wentworth. Una nueva vida comienza para ella.

Coder Credit

Calle 13 estrenará el próximo 15 de marzo una nueva serie carcelaria que llega a España después de arrasar en Australia. Con Wentworth el canal especializado en el thriller y el crimen confirma su apuesta por la ficción más allá de Estados Unidos y Reino Unido. Y en el caso de Wentworth es una apuesta segura, pues estamos ante una ficción que ya va por su sexta temporada, por lo que no hay riesgo de que la cancelen cuando llega la mejor parte… Algo que sería prácticamente imposible, ya que desde el primer episodio es muchísimo lo que ocurre en esta prisión para mujeres.

Las series de cárceles de mujeres están de moda. El pistoletazo de salida lo dio Orange is the new black y en España contamos con nuestra propia ficción carcelaria con Vis a Vis (pese a sus buenas críticas Atresmedia decidió no renovarla, pero afortunadamente Fox la recuperó para disfrute de sus fans). Pero si nos centramos en sus fechas de estreno en realidad fue la última en llegar, Wentworth, la que inauguró el que ya se ha convertido en un género por derecho propio.

El Padre Fernando Sanz y Susana Fernández, de la Asociación Arco Iris, durante la presentación de Wentworth

Porque en las cárceles pasa de todo. Eso está claro. Con Prison Break descubrimos el escenario perfecto para un drama en el que la tensión no desaparece en todo el episodio. Pero con la llegada de las mujeres a ese mundo carcelario se dio un giro de tuerca que permitió aumentar más el drama.

Y es que, si las cárceles son un mundo desconocido para la mayoría (no deja de ser un tema tabú del que no siempre se habla pese a saber que existen), con las cárceles de mujeres la cosa va más allá. También en este aspecto las mujeres somos las grandes olvidadas y por ello series como Wentworth son hasta cierto punto necesarias, ya que permiten dar visibilidad a un mundo y a un problema que es parte de la sociedad.

¡La ambientación de la cárcel no podía estar mejor conseguida para el preestreno de Wentworth! Se nota que los chicos de Calle 13 están especializados en el thriller y los crímenes.

Así lo aseguraron el Padre Fernando Sanz y Susana Fernández, dos integrantes de la Asociación Arco Iris, que precisamente se dedica a hacer actividades con presas de cárceles españolas para ofrecerles otro mundo más allá de las paredes de la cárcel, una vía de escape, por ejemplo a través de la radio: "El 88% de las mujeres que están en la cárcel han sido maltratadas, el 25% han sufrido abusos sexuales y detrás de cada mujer que está en la cárcel hay una relación tóxica. Pero además, las mujeres que están en la cárcel cumplen una doble condena: la del delito que cometieron y la que supone el no poder estar con sus hijos".

Para meternos en el ambiente de Wentworth, durante el visionado del piloto tuvimos como compañeras a otras "presas".

Estos son los escalofriantes datos que la Asociación Arco Iris quiso compartir con los medios que acudimos a la presentación de Wentworth, y para la que Calle 13 preparó un escenario de lo más adecuado, consiguiendo que nos sintiéramos como una presa más... con la ventaja de saber que luego podríamos ir a dormir a casa con nuestras familias, claro está.

Lógicamente no es lo mismo estar en la cárcel que estar en casa. Pero al parecer tampoco es como lo pintan muchas series. En las cárceles de verdad, aseguran desde la asociación, las mujeres que hay dentro no son muy distintas a las que se encuentran en libertad. Y el día a día destaca sobre todo por seguir un horario muy estricto donde sobre todo hay mucho tiempo para pensar. "En las cárceles se llora mucho -nos contaba Susana- pero también se ríe mucho".

Wentworth: No hay sitio como el hogar

Pero, ¿cómo es la cárcel de Wentworth, que descubriremos a partir del 15 de marzo en Calle 13? Pues bastante parecida a como son las cosas en realidad.

Evidentemente, para mantener la tensión durante 45 minutos y en los 10 episodios de cada temporada, y teniendo en cuenta que ya van por 6 temporadas, no basta con plasmar esa vida tan normalizada, que también se consigue. Pero además hay que meter más drama y sobre todo a personajes conflictivos para que la llama se prenda ante la más mínima chispa.

Aunque en este caso destaca que el punto de partida es uno bastante más discreto y, tristemente, también muy común en la actualidad. Y es que su protagonista es Bea Smith, una mujer que llevaba sufriendo malos tratos por parte de su marido desde hacía años y que un día, harta de ser insultada y golpeada, y sobre todo temiendo por su hija, cometió un terrible acto que la llevó directamente a la cárcel.

Allí comenzará una nueva vida para ella. Una llena de peligros donde el enemigo está tanto entre el resto de presas como entre los guardias de la prisión, especialmente por parte de la Directora. En ese sentido Wentworth sí comparte con otras ficciones similares ese  tópico de un Director de prisión tan desagradable al que resulta imposible no odiar, lo que hace que al final le cojas cariño a las presas.

Además, nos encontramos con un interesante juego a dos bandas dentro de los muros de la prisión. Porque en lugar de presentarnos a la típica presa que controla todo lo que ocurre dentro de la cárcel, quien se encarga de todos los trapicheos y de conseguir droga del exterior para las presas que viven dentro (muchas son drogadictas) tenemos a dos grandes jefas. Una es Franky, la más joven, que rápidamente se ve es la mujer de la que debes alejarte todo lo posible pero en cuya red acabarás cayendo inevitablemente, pues Franky lo ve y lo sabe todo. Y la otra es Joan, mucho mayor y que podría considerarse "la madre" de todas, pero que ni mucho menos es todo lo cariñosa que cabría esperar en una madre.

Se vivirá así una auténtica guerra de bandas dentro de los muros de la prisión, donde las presa ya han tomado partido entre la jefa más veterana y aquella más nueva que pretende cambiar las cosas. Y entre medias estará nuestra pobre Bea Smith, quien sólo tratará de sobrevivir para superar su condena sin problemas y salir cuanto antes para poder ver de nuevo a su hija… Un objetivo que, como novata que es, le resultará bastante complicado, ya que acabará metiéndose en un lío detrás de otro.

Para ir abriendo boca, en el primer episodio somos testigo de cómo Frankie utiliza a Bea para intentar colar droga dentro de la prisión. Cómo la Directora de la cárcel sospecha de lo que está ocurriendo y usa a Bea para intentar inculpar a Frankie, a quien tenía manía prácticamente desde que entró. Cómo Joan, la gran jefa de la cárcel, intenta provocar a Bea para saber de qué pasta está hecha, lo que para una mujer que ha sido vejada desde hace años no es algo precisamente agradable. Y para colmo la pelea entre las dos bandas de presas tendrá como resultado una víctima que hará que todo se complique mucho más…

Como veis, muchas cosas en un solo episodio. Y entre medias la historia de lo que realmente le ocurrió a Bea para que acabara en prisión… y que no es lo que nos habían contado al principio.

En definitiva, mucha tensión, drama, acción y sorpresas que no pararán en los 45 minutos de este drama carcelario llegado de Australia.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.