Vis a Vis 4×08: La marea amarilla

Vis a Vis 4x08: La marea amarilla

Vis a Vis 4x08: La marea amarilla

Series: Vis a Vis

4.5 Stars

Summary

Las presas controlan la cárcel tras el motín y toman como rehenes a los funcionarios de la prisión, entre los que se encuentran Palacios o Millán. Mientras Sandoval trata de huir ya que sabe que Zulema va tras sus pasos y quiere acabar con su vida. Maca por su parte va a buscar a Rizos, encerrada en aislamiento. En el exterior las fuerzas del orden empiezan a preparar el asalto a la cárcel, decisión que no comparte Castillo, pero la presencia de la Sra. Cruz dentro de Cruz del Norte dificulta llevar a cabo este plan.

Coder Credit

Pues ha llegado. El final de una serie que ha marcado a tantas personas, una serie que supuso una revelación para la televisión española ya ha llegado. Ya vivimos una vez el final en Cruz del Sur, y la serie volvió. Pero esta vez sí que es para siempre. Cruz del Norte cerrará sus puertas tras dos temporadas en las que en cada capítulo nos han tenido en tensión.

El capítulo anterior nos dejó con muchas ganas de más, fue muy intenso y con ese final con Maca entrando en el comedor con la pistola en alto nos dejó las expectativas muy altas con lo que podría pasar a continuación. Con la rubia a la cabeza todas seguirán el boicot para que Sole tenga la despedida que se merece. En un momento Maca y Zulema se separarán de la escena y van a por Sandoval, quien ha huido para escapar del peligro.

Le encontrarán en una habitación. Las dos presas tratan de que él abra la puerta por las buenas, pero no acabará sucediendo. Maca usará la pistola para abrir paso a Zulema, porque ella tiene que ir a un lugar mucho más importante para ella.

Maca irá a aislamiento a ver a Rizos. Mientras que la cárcel está patas arriba ellas están en la habitación como si estuviesen solas en el mundo. Los sentimientos que una vez se fueron parece que vuelven a aflorar porque como dice Rizos, Maca es muy fácil de querer. Mientras tanto Zulema tiene una charla bastante filosófica con el director de la cárcel. Se echan en cara muchas historias ocurridas, pero una cosa queda clara. Ambos son psicópatas y aunque uno enseñó a la otra, ahora mismo están al mismo nivel.

Mientras en el comedor y baños las presas están atando al resto de guardas. Por su parte Goya decide ir más por libre e ir hasta el despacho de Sandoval con tal sorpresa que se encontrará con la directora de las cárceles Cruz. Esta asustada empezará a hacer todo lo que la presa quiera. Goya empezará pidiéndole las joyas y un fular, pero sabemos lo que realmente le gusta. Y fuera vicios, parece que Magdalena entenderá por lo que pasan las presas al ponerse ese mono amarillo y declarar que eligió ese color porque era el más barato. Nunca viene mal ponerse en el lado del otro para comprender por lo que se puede llegar a pasar. No sabemos si le servirá para un futuro, pero desde luego es algo que nos da que pensar a todos.

Fuera ya está toda la policía preparando todos los dispositivos para hacer frente a ese motín que según Sole es demasiado absurdo para lo que ella vale. La mami, como la llaman allí, toma el micrófono y se despide de su gran marea amarilla. En realidad sabemos que no solo se está despidiendo de ellas sino de la audiencia de la serie, de todas esas personas que vamos a echar de menos estas maravillosas tramas y personajes. Sabe lo que le espera y sabemos que se irá por todo lo alto.

Después del "bollo drama" como lo llama Saray, todas se reúnen en la habitación para el verdadero último adiós. Momento en el que a todos se nos saltan las lágrimas con todas cantando a su alrededor.  Y siguen llegando momentos demasiado intensos, cerrando algo que todos hubiésemos deseado que llegase hace tiempo. Con la historia de los bacalos y los peces gatos, del miedo que tenían unos por el otro, Zulema volverá a llevar a Sandoval al comedor. El pincho que ha acompañado tanto últimamente a Zulema pasa de una mujer a otra sin parar y una a una irán apuñalando al hombre, que se encuentra acorralado en un círculo, hasta que llega Saray, que le rematará para pagar todo el daño causado en el pasado.

Sole se fue como ella quería, tranquila y con una gran hoguera en el patio para que con las llamas del fuego pueda subir al cielo, a lo más alto. Mirando al fuego y a su calor todas le dicen adiós mientras esperan a que la policía entre. No importa lo que venga después porque lo importante es que consiguieron lo que querían dando un motivo al motín que consiguieron hacer.

Doce años pasan entre esa escena y las siguientes. Sabíamos que los actos realizados podrían cambiar el futuro de la cárcel, pero no que lo iba a hacer tanto. Tere es ahora asistente social, ha dejado las drogas y está felizmente casada con Piti, además de tener dos hijos. No dejó de lado la cárcel, ya que va a ayudar a las presas. Y en eso también ayuda el nuevo director: Palacios. ¿Os lo imaginabais? Porque a mí no se me pudo iluminar más la cara al ver esta escena. Al resto tampoco le va nada mal; Luna es azafata de avión, Goya jefa de mozos de almacén y Antonia disfruta de su trabajo como cocinera. Saray por fin puede ejercer de madre tras recuperar la custodia de su hija y encontrar alguien a quien querer. Mientras tanto Rizos sigue entrando y saliendo de la cárcel, tal vez por miedo a vivir feliz. Pero todos nos preguntamos qué es de Macarena y Zulema. Pues bien, ellas siguen haciendo de las suyas.

Para qué mentir, ha sido un gran final de serie, el que se merecía. Aunque a pesar de tanta sorpresa y emoción se queda un sabor algo amargo al no terminar toda trama cerrada. Nos deja con ganas de más. No volveremos a Cruz del Norte, pero a la vez siempre estarán con nosotros porque la marea amarilla siempre permanecerá unida. ¿Qué os ha parecido este final?

The following two tabs change content below.

Miriam Cortés

Los hermanos Winchester me metieron en este mundo llevándome hasta el mismo Infierno y así conocer otras historias. En mis ratos libres estudio magisterio para así crear la próxima generación seriéfila.

Latest posts by Miriam Cortés (see all)

About Miriam Cortés

Los hermanos Winchester me metieron en este mundo llevándome hasta el mismo Infierno y así conocer otras historias. En mis ratos libres estudio magisterio para así crear la próxima generación seriéfila.