Vis a Vis 4×05: Traición

Vis a Vis 4x05: Traición

Vis a Vis 4x05: Traición

Series: Vis a Vis

2.5 Stars

Summary

Después de su fallido intento de fuga, Zulema vuelve a Cruz del Norte. El coro de presas va a cantar a una residencia, y Rizos y Goya aprovechan para conseguir pastillas que vender en la cárcel, pero no les sale tan bien como esperaban.

Coder Credit

La serie de presas de Fox empieza a hacer más agua que en la tercera temporada, donde, por lo menos, estaba el clan de Akame para generar algo de tensión. Ahora, sin las chinas y sin una Zulema que tenga que disputarse el puesto de liderazgo entre las presas, Cruz del Norte es bastante más amigable que Cruz del Sur.

Parece que el prometedor cuarto capítulo era el espejismo de una buena temporada. Fox sigue sin conseguir que la serie despegue, aunque quedan tres capítulos para el final de temporada. Puede que uno de los problemas sea la falta de una trama principal que hile los capítulos, un objetivo que genere un conflicto, como en las primeras temporadas la búsqueda del dinero o, en la tercera temporada, las chinas. ¿Qué tiene la cuarta temporada? A Sandoval, que no es el principal problema en todos los capítulos, con lo cual, no sirve para hilar la temporada.

Tampoco es que Fox lo tuviera fácil sin Maggie Civantos, pero claro, se cargan a Anabel, sacan a Antonia de la cárcel, no aprovechan el personaje de Mercedes (que siguen sin decir qué ha pasado con ella)... Uno de los pocos aciertos que han tenido ha sido la evolución de Altagracia, que lleva parte del peso de la trama y quita un poco a Zulema, pero es que, por lo demás, 'Vis a Vis' en Fox está siendo una sucesión de "no, este personaje ya no nos interesa".

En el anterior capítulo, después de una (mal planeada) detención, Sandoval no cumple con las exigencias de Altagracia y Zulema y no consigue salvar a su ex-mujer. Zulema vuelve a la cárcel (con una paliza de recuerdo) y ahí termina la mención a la trama del anterior capítulo, porque el resto es básicamente el viaje del coro de la cárcel a una residencia y (lo más interesante) Saray dando en acogida a su hija.

Voy con la primera de las tramas. El coro de Palacios tiene una nueva incorporación: Miriam Rodríguez, de Operación Triunfo 2017. No es una sorpresa porque Fox anunció que salía en la cuarta temporada, pero parecía que iba a tener un personaje algo más relevante, no que iba a salir en tres escenas. Que no es actriz y es solo un cameo, pero podría haber ido por lo menos a la residencia con el coro.

Bueno, el caso es que el coro va a cantar a la residencia (solo las reclusas que tengan una condena menor a diez años, lo que excluye a Saray y a Sole), y Rizos, Goya y Tere aprovechan para coger pastillas que poder venderlas luego en la cárcel. A la vuelta, Sandoval ha organizado un registro, así que Goya le encasqueta las pastillas a Fátima (la hija de Zulema), y Fátima le pide a Rizos ayuda. ¿Qué responde Rizos? Que la nueva pringa. Así que, cuando ya han bajado todas del autobús y Palacios le pide que baje, ella se pone nerviosa e intenta esconder las pastillas en algún lado. Sandoval sube, a Fátima se le caen las pastillas al suelo y el director, en un intento sospechoso de amabilidad, le dice que no pasa nada, que sabe que no son suyas y que le diga de quién son. Y ella, frente a las presas, señala a Rizos, que va directa a aislamiento.

Ese giro de la trama sí es interesante, porque (como se ve en el adelanto del siguiente capítulo) indica cómo va a defenderse la hija de Zulema en la cárcel: con la ayuda del "tío Carlos", un error que comete porque es novata y no sabe cómo es el director. Me faltó que las presas la llamaran "sapo", habría sido una buena guinda para la escena, pero el giro mejora notablemente la trama después de que, durante cuarenta minutos de capítulo, se dediquen básicamente a estar en el autobús y a hablar.

La parte más interesante del capítulo es la que protagoniza Alba Flores, y tiene bastante que ver con la simpatía del personaje de Saray y con su pedazo de interpretación, porque son muy buenas las escenas en las que ella está hablando, en un vis a vis, con la pareja que va a acoger a su hija durante trece años. Los debates internos que tiene la gitana y la comedia del diálogo son como ella, temperamentales, emocionales y divertidos, y es un acierto. También es un acierto que arregle las cosas con Zulema, porque se echaba de menos el dueto egipcia-gitana.

No hay mucho más que comentar del capítulo. Vuelve Antonia a la cárcel por haber colaborado con Altagracia y Zulema (que ya se veía venir), y Castillo hace un intento muy pobre por pillar a Altagracia para cómo ha trabajado el inspector en las otras tres temporadas. Cruz intenta negociar con Zulema y con Caimán, un delincuente de una de sus prisiones (que no entiendo cómo es un delincuente de una de sus prisiones si se supone que todavía no ha construido la cárcel de hombres), para tener controlados a los líderes de las cárceles y Zulema le dice que ella no negocia (aunque Cruz le dice que puede trasladar a Fátima a su antigua prisión). Y, otra escena interesante, Luna recibe en un vis a vis la visita de su novio, que la pega un bofetón antes de que Hierro le estampe la cabeza contra la mesa. Cuando Hierro habla con Luna, le dice que sigue con él aunque le haga daño porque le quiere, y que si no le ha pasado a él alguna vez con alguien, una muy buena metáfora de lo que siente el funcionario por Zulema.

Bueno, todavía quedan tres capítulos y pueden ser bastante buenos, al menos, teniendo en cuenta que Maca vuelve en el séptimo. A ver si son interesantes y terminan bien la temporada.

     
The following two tabs change content below.

Andrea Arias

Empecé a perseguir historias con Castle y me topé con el mundo del cine y las series. Ahora, para mí, las buenas películas y series suelen tener un policía y un caso, o, en su defecto, un escritor sarcástico.

About Andrea Arias

Empecé a perseguir historias con Castle y me topé con el mundo del cine y las series. Ahora, para mí, las buenas películas y series suelen tener un policía y un caso, o, en su defecto, un escritor sarcástico.