Vis a Vis 4×03: El umbral del dolor

Vis a Vis 4x03: El umbral del dolor

Vis a Vis 4x03: El umbral del dolor

Series: Vis a Vis

2.5 Stars

Summary

Después de fugarse, Altagracia busca el dinero que ella y Zulema escondieron antes de que las detuvieran. Mientras, Sandoval y Hierro trazan un plan para obligar a Zulema a decirles dónde está Altagracia.

Coder Credit

Fox ha dado vacaciones a las presas y a los funcionarios de Cruz del Norte, así que no se va a emitir el capítulo 4 hasta el 7 de enero, tres semanas después de este. Y es una faena, porque con el giro argumental con el que acaba el capítulo 3...

Empiezo con una recapitulación rápida de esta temporada. Las tres presas fugadas (Altagracia, Saray y Zulema) vuelven a la cárcel. Sandoval, ahora director de la cárcel, en una exhibición de su dictatorial mandato, lanza a unos perros a por Mercedes por traficar en la cárcel, y tres capítulos después siguen sin explicar qué ha pasado con la concejala. Rizos, que ha empezado la temporada pareciendo una nueva incorporación por su radical cambio de actitud, retoma el negocio del narcotráfico con la droga de Mercedes (ignorando la opinión de Saray). Y Altagracia, que ha pasado de funcionaria a reclusa y que querer matarla es lo único que tienen en común las presas y sus ex-compañeros, se fuga con la ayuda de Zulema.

Ahora, después de la fuga, Altagracia tiene que sacar a Zulema de la cárcel, y manda a Antonia (la ex-reclusa a la que le dieron el indulto en la tercera temporada) como intermediaria para trazar un plan. Sandoval, herido en su orgullo porque una presa se haya fugado en sus narices, establece unas nuevas normas en Cruz del Norte (bastante injustas) para que las presas se echen encima de Zulema y la obliguen a decir dónde está Zulema. Mientras Rizos empieza una sublevación para quitarse a la egipcia de en medio, Sandoval decide hablar con la persona más cercana a Zulema para que le cuente su punto débil.

Altagracia está fuera de la cárcel, sí, pero está sin blanca. Con un chiste al más puro estilo de Zulema Zahir, la egipcia se ha encargado de que la mexicana no tenga más remedio que sacarla de allí si quiere la mitad de su dinero. Así que Altagracia, después de cavar en medio del bosque para encontrar una bolsa de deporte con un peluche de risa, se pone manos a la obra. Tiene que hablar con Zulema para trazar un plan, y para eso necesita a alguien de confianza. Alguien, quizás, con unos cuantos antecedentes... y un indulto.

Qué lujo volver a tener a Antonia (el personaje de Laura Baena) en Cruz del Norte. No como presa, aunque, tal y como están los de Fox, igual vuelven a darle el traje amarillo por cómplice de fuga. Pero, de momento, es lo mejor de esta trama, porque la propuesta del vis a vis, ese plano-contraplano en el que cambian a Antonia por Altagracia, no termina de funcionar y queda algo chapuzas, como la escena en la que la mexicana se lía a disparar a Castillo (ni idea de qué pinta el policía en su coche, con Zulema y Altagracia teóricamente en la cárcel, llevando un chaleco antibalas), pero el reencuentro de Antonia y las demás presas hace que merezca un poco más la pena ver este capítulo.

Voy con el desquiciado director de Cruz del Norte. Sandoval no va a dejar que Altagracia y Zulema se salgan con la suya, así que trama un plan con Hierro para que la egipcia cante dónde está la fugada. Empiezan a aplicar una lista de normas injustas en Cruz del Norte: les tiran la comida al suelo, hacen registros sorpresa a cualquier hora del día, envían a las presas de forma aleatoria a aislamiento... Y Hierro, ante las quejas de las presas, lo deja claro: hasta que Zulema no diga dónde está Altagracia, no van a quitar ni una sola norma.

Esta trama podría ser interesante. Quiero decir, es una muy buena estrategia poner a las presas en contra de Zulema para que hable, pero no funciona. ¿Por qué? Porque Rizos, que es la que reúne a las reclusas para ver quiénes están de acuerdo con matarla, sortea quién se encarga y le toca a Tere (que soy fan del personaje de Marta Aledo), y sí, la escena en la que Zulema habla con Tere porque ve que ella no quiere matarla es muy buena, pero la que se lía luego en la lavandería con el pincho y con el lanzallamas (que no tengo tampoco ni idea de cómo puede hacer un lanzallamas con el material que tiene) es bastante cutre y poco creíble.

Por no hablar del giro dramático de la enfermedad de Sole. Que se entiende que tiene que haber drama, al fin y al cabo, 'Vis a Vis' es un drama, pero sigue dando la sensación de que el peso del argumento recae sobre los mismos personajes capítulo tras capítulo, como en la tercera temporada. Y quieren añadir drama, repito que lo entiendo, pero, ¿a Sole? ¿Que ya le han transplantado un corazón, que Anabel se cargó a su marido e intentó incriminarla y que ahora las hijas del marido se lo echan en cara a ella porque piensan que ella lo mató?

Lo más interesante del capítulo, junto con la visita de Antonia, es que Saray le cuente a Sandoval el punto débil de Zulema: su hija. Y sí, una hija. La mujer que la lleva liando parda en Cruz del Sur y Cruz del Norte tres temporadas, a la que le da igual todo y que prácticamente carece de empatía, tiene una hija. No una hija que le dé igual, no, una hija que le importa lo suficiente como para que sea su talón de Aquiles. Y no sé cómo van a aprovechar el giro los de Fox, pero de momento tiene mucho potencial.

Y básicamente eso es lo que tiene este capítulo. Es más, básicamente eso es lo que tiene la cuarta temporada de momento. Tres o cuatro giros sobre los que se están anclando los de Fox, y de ahí no se mueven. En lo que va de temporada, han quitado a Mercedes sin dar explicaciones y el personaje de Rizos es más insufrible por momentos, y no, Fox, no se puede hacer una buena serie sin personajes. No se puede seguir con el impulso de Antena 3 de las dos primeras temporadas. Y no, Zulema no es el único personaje decende de 'Vis a Vis', por muy interesante que sea. Espero que el capítulo cuatro sea mejor.

   
The following two tabs change content below.

Andrea Arias

Empecé a perseguir historias con Castle y me topé con el mundo del cine y las series. Ahora, para mí, las buenas películas y series suelen tener un policía y un caso, o, en su defecto, un escritor sarcástico.

About Andrea Arias

Empecé a perseguir historias con Castle y me topé con el mundo del cine y las series. Ahora, para mí, las buenas películas y series suelen tener un policía y un caso, o, en su defecto, un escritor sarcástico.