Vis a Vis 3×07: Fuimos niñas

Vis a Vis 3x07: Fuimos niñas

Vis a Vis 3x07: Fuimos niñas

Series: Vis a Vis

3.5 Stars

Summary

Zulema sigue adelante con su plan de fuga, aunque no será la única presa que puede que salga de la cárcel, un indulto de una hermandad religiosa hará que una presa más salga de Cruz del Norte para no volver.

Coder Credit

Queda un episodio para el final de temporada y las actrices ya están en pleno rodaje de la cuarta. Un rodaje en el que, como ha confirmado FOX, Maggie Civantos no va a estar, al menos por el momento. Quizá por que su ausencia se lleva notando más episodios de los que nos gustaría, este episodio haya sido el más flojo de todos los que llevamos de temporada. Puede que sea porque es una mera transición a un final más impactante, pero Vis a Vis nos ha dado un episodio en el que ha pasado poca cosa.

Empezamos con Mercedes, a la que ponen micros para entrar en la cárcel después de denegarla su salida para pillar a Hong Fang con las manos en la masa. El plan de la policía es que les de el número de contenedor a las chinas y seguir como si nada hubiera pasado. Pero en la cárcel todo se sabe, y las presas la reciben de nuevo en la cárcel susurrando lo chivata que es. La policía se da cuenta de que va a acabar más, pero no parece que a los superiores de Castillo les importe mucho.

En este capítulo además ya se nos vaticina desde el principio la salida de una de las reclusas de Cruz del Norte. Con algo tan sacado de la manga como un indulto de una hermandad religiosa por Semana Santa, harán entrevistas individuales a cada presa para ver cuál es la elegida para ser indultada de la cárcel. Quedando excluidas todas aquellas con delitos de sangre, Saray, Goya, Pruden, Antonia, Luna y Tere contarán ante las cámaras lo creyentes que son y por qué necesitan salir fuera. Con esto queda más que demostrado que una vez más, una de las antiguas reclusas de Cruz del Sur abandonará la serie.

 

Por otro lado, la policía sigue adelante con su plan, que les parece estupendo. Claro que no saben que Altagracia ahora mismo es una espía de Zulema, a quien va corriendo a contarle que la policía tiene un control montado en la sala de funcionarios para vigilar a Mercedes, que sigue en la cárcel. Zulema tiene claro su siguiente paso: llamar a Hong Fang para contarle que la policía quiere pillarle con las manos en la masa. El chino no sabe si creerla, pero al final descubre que lleva razón y acabará matando a uno de los suyos. Y Zulema, a cambio, solo pide un 30% del contenedor.

También va a ver a Zulema, Saray, que traicionó a su amiga al contarle a Mercedes que el "secuestro" de su hija" lo orquestó Zulema. La mujer esto lo sabe, y acabará confesándole a Saray que, por culpa de su chivatazo, ya no podrá huir con ella. Zulema ha tenido que salvar el culo con un plan B que no sabe como saldrá, y Saray no está incluida en el pack. Esto a la gitana le duele tanto que intenta quitarse el tatuaje del escorpión que lleva en honor a Zulema. Por suerte, Sole está cerca para consolarla y decirle que su hija realmente no se va a acordar de haber nacido en una cárcel.

Con esta mención a los niños descubrimos un poco la infancia de algunas presas pero en especial la de Zulema. Una joven Zulema que es obligada a casarse bien pequeña y que acaba huyendo cuando le confiesan que su vida, al lado de un hombre al que no quiere, no va a ser buena. Esto es algo que dota de trasfondo al personaje de Zulema pero a la vez parece un recurso más para rellenar 50 minutos de capítulo que se les han hecho largos.

Quizá el mejor momento del capítulo sea cuando descubrimos, finalmente, quién va a ser la presa indultada: Antonia. Porque ella está sirviendo la comida cuando llega Tere, a pedir su parte de comida. La mujer estalla en lágrimas porque realmente no quiere abandonar la cárcel si eso implica dejar a Tere sola. Porque sabe que, sin su ayuda, es posible que un día muera de una sobredosis. El abrazo de despedida emotivo entre estas dos, sin duda, es el punto más fuerte de este capítulo, que se une a la mirada de despedida que lanza Antonia después de salir de Cruz del Norte con Saray cantando.

Mientras tanto, Mercedes sigue en la cárcel intentando hacer su vida normal, así que llama a su hija para ver qué tal le va en el nuevo colegio. Su hija no está contenta porque se meten con ella y eso le da a Mercedes la idea de cortarse en la mano con la tarjeta de visitas para ver a Zulema en la enfermería. Cuando llega, bastante amenazante diciendo que no le tiene miedo, Zulema le confiesa que cuando tenga oportunidad, va a matarla por su traición. Y antes de que pase nada más, Castillo, que lo ha estado escuchando todo, llega para llevarse a Mercedes de ahí. Al ver que Zulema está recuperada, empiezan a preparar su traslado.

Con Zulema metida en el autobús, a Altagracia le resulta sencillo cambiar el turno de conducir el autobús con Millán para poder abrir la celda de Zulema, que mira a la gobernanta como si hubiese llegado Papá Noel. Con Altagracia también irá Frutos, al que Castillo ya ha pillado con sus chanchullos corruptos. El inspector le ofrece colaborar con la policía, siguiendo como si nada, para reducir la condena que tendrá cuando acabe la operación.

Entre tanto, Mercedes sigue las órdenes de la policía y da el número del contenedor a las chinas, que todavía no se fían de ella y harán que huya con ellas por si las está engañando. Castillo se pone manos a la obra, porque sabe que las cosas se van a complicar. No sabe hasta qué punto, porque Zulema ya está abriendo la verja del autobús. El plan de huida no ha hecho más que comenzar.

Sin duda lo más interesante e impactante del capítulo se encuentra en los minutos finales. El resto no deja de ser relleno y transición para el final de temporada. Quizá con el personaje de Macarena Ferreiro, o con alguno de los otros que han eliminado tan pronto de la serie, los guionistas no hubiesen tenido este problema de falta de trama que se evidencia bastante en este episodio. Aunque ya sabemos que Maggie Civantos tampoco aparecerá para el final, solo queda esperar que en el último capítulo, acaben por todo lo alto.

The following two tabs change content below.

María Jesús Navarro

Crecí con Disney y Harry Potter, pero los vampiros me llevaron por el camino de "un capítulo más" hasta que llegué a conocer el apocalipsis zombie. Entre serie y serie, intento estudiar periodismo y comunicación audiovisual con la esperanza de, algún día, emocionar a alguien con alguna buena historia.

About María Jesús Navarro

Crecí con Disney y Harry Potter, pero los vampiros me llevaron por el camino de "un capítulo más" hasta que llegué a conocer el apocalipsis zombie. Entre serie y serie, intento estudiar periodismo y comunicación audiovisual con la esperanza de, algún día, emocionar a alguien con alguna buena historia.