Vis a Vis 3×06: Seis meses dan para mucho

Vis a Vis 3x06: Seis meses dan para mucho

Vis a Vis 3x06: Seis meses dan para mucho

Series: Vis a Vis

4.5 Stars

Summary

Zulema tiene un plan, y está dispuesta a cumplirlo por mucho que las cosas se compliquen. Y lo harán, porque cuando las gallinas empiecen a explotar, las cosas solo irán a peor para Zulema, que tendrá que buscar nuevas aliadas en Cruz del Norte si quiere llevar a cabo su plan de fuga.

Coder Credit

Parece que la fuerza con la que comenzó la serie ha vuelto a estancarse un capítulo más que, aunque intenso, no tiene la fuerza que caracterizó a los cuatro primeros de la temporada. Zulema vuelve a ser la protagonista indiscutible un capítulo más, aunque esta vez nos traerá alianzas inesperadas.

Pero el capítulo no comienza con Zulema, sino con Saray, a la que va a ver su madre a la cárcel. En este punto debemos recordar que en el 3x03 la familia de Saray la repudió porque su bebé no era de su marido, sino de Sandoval. Entonces, ¿para qué va su madre a verla? Para ofrecerla un trato. Aunque Saray no es aceptada por su familia, sí que lo será su hija, a la que Saray quiere llamar Estrella. Su madre le ofrece una salida de la cárcel para la niña y que pueda ser libre en el mundo exterior, pero Saray no está dispuesta a ella. Con un discurso en el que vemos la dura infancia de Saray (que tuvo que reprimir su sexualidad, actuar como escudo ante los ataques de su padre y estar prometida con un hombre que le doblaba la edad con a penas 12 años), comprobamos que realmente, Saray es más libre con su uniforme amarillo de lo que lo fue nunca fuera.

 

Tras el discurso triunfal de Saray, las gallinas comienzan a tener protagonismo en este capítulo. Porque otra cosa no, pero las gallinas les están dando juego para rato. Y es que mientras las presas hacen sus labores con las gallinas, algunas se revelan y empiezan a explotar. Y la artífice de estas gallinas bomba no es otra que Zulema, que como pudimos comprobar en el 3x05, estaba metiendo explosivos en la cárcel a través de las gallinas. Claro que no es muy normal que las gallinas exploten así porque sí, así que en seguida tienen a la policía rondando por ahí y Zulema tiene que esconder los explosivos que ha conseguido meter. Qué mejor modo de hacerlo que tragárselos. Aunque como sola no puede, pedirá la ayuda de Mercedes que, pensando que le debe algo a Zulema, accede y se traga unos cuantos explosivos.

Cuando la policía llega con los perros, ponen a las presas en fila para que los perros olfateen en búsqueda de pólvora. Saray, que está enterada de todo no quiere que Mercedes se pase más tiempo en la cárcel por culpa de Zulema y acabará confesándole que el supuesto secuestro de su hija fue obra de Zulema. Aunque lo hace con la idea de que Mercedes levante la mano y diga que ella y Zulema se han tragado explosivos, no es esa la reacción que la ex-concejala toma. Ella seguirá su plan inicial y acabará confesándole a Castillo todo el plan que tienen las chinas a cambio de la libertad y de documentación nueva para ella y su familia en otro país. Porque sabe que ser una chivata conlleva un precio grande que no está dispuesta a pagar.

El incidente de las gallinas acaba con algunas presas heridas, entre ellas Rizos, a la que Nerea va a visitar para ver cómo se encuentra. Aunque como es de esperar, su encuentro no acaba muy bien, porque Nerea le acaba confesando que le quedan seis meses de vida y que, quizá, lo mejor sería dejarlo antes de que se hagan daño. A Rizos no le sienta muy bien y acaba marchándose sin decir nada al respecto.

 

Quizá una trama que queda un poco descolgada en este capítulo son las charlas que mantienen las presas con el director de la prisión. Ya vimos algunas sobre las drogas en pasados capítulos y en este se centran en la reinserción laboral. Aunque es una parte del episodio que dota de cierta humanidad al personaje de Goya (que piensa que no sirve para trabajar y se da cuenta que, verdaderamente, en la cárcel hace cosas que son buenas actitudes de cara al mundo exterior), queda un poco fuera de lugar.

Después de bombazo que Nerea le soltó a Rizos, al final la chica acaba recapacitando y decide llamar a la subinspectora para arreglar las cosas con ella. Solo que Nerea está ocupada y no puede coger sus llamadas, así que Rizos tomará una medida extrema: huir hasta la azotea para colgarse del avismo y decir que no bajará hasta que no llamen a la inspectora Rojas. En poco tiempo la subinspectora aparece y al final ambas acuerdan seguir con lo que tienen el tiempo que dure, aunque sea poco. Al fin y al cabo, lo mejor de una relación es el principio. Y aquí ya podemos sentir un poco de aprecio por esta pareja que se ha formado y que está destinada al fracaso. Porque al final, a todos nos gusta un buen drama.

El plan de Mercedes parece perfecto. De hecho, tiene la documentación impresa y Castillo le da su palabra de que la sacará de ahí. Pero cuando le llaman sus superiores para decirle que quieren pillar a Hong Fang (el hermano de Akame) con las manos en la masa, todo se va al traste. Mercedes, como una chivata, tendrá que quedarse en la cárcel, aunque el inspector sepa que las probabilidades de que muera son altas.

 

Es bastante probable que la traición de Mercedes no quede impune, sobre todo por parte de Zulema, a la que después de su confesión han pillado y piensan trasladar de cárcel. Pero a ella no le interesa que le cambien de cárcel para sus propósitos, así que acabará hablando con Altagracia y la convencerá para que mueva sus hilos y no la tengan que sacar de Cruz del Norte. ¿Cómo? Ofreciéndole parte del botín de las chinas para que pueda huir. Y la idea puede que a Altagracia le resulte muy atractiva porque antes de llegar a España, ella estuvo en una cárcel en México por homicidio. Eso significa que sabe cómo funcionan las cosas en la cárcel y sabe que Zulema lleva razón cuando le dice que Frutos compró a las presas para que la intentasen matar y que no iban a parar hasta que estuviese muerta. Puede que al final Zulema y Altagracia no sean tan diferentes y puedan establecer una alianza. O esa impresión nos da cuando Altagracia le confiesa a Zulema que el único modo que tiene de quedarse en Cruz del Norte es si no puede subir por su propio pie al autobús de traslado.

Zulema hace lo que mejor se le da: pega un cabezazo a Altagracia. La gobernanta saldrá corriendo detrás de ella dispuesta a darle su merecido y, aunque Zulema le da instrucciones de dónde debe pegarla, la gobernanta se ensaña bastante más con ella. Aquí vemos un poco más de la naturaleza violenta de Altagracia y el inicio de una alianza que puede dar mucho juego.

Pese a esta nueva alianza, se echa de menos el inicio de unión que podría haber habido en esta temporada entre Macarena y Zulema. A tan solo dos capítulos del final solo nos queda esperar que el personaje de Maggie Civantos aparezca pronto y que el final sea tan impactante como los primeros capítulos de la temporada.

The following two tabs change content below.

María Jesús Navarro

Crecí con Disney y Harry Potter, pero los vampiros me llevaron por el camino de "un capítulo más" hasta que llegué a conocer el apocalipsis zombie. Entre serie y serie, intento estudiar periodismo y comunicación audiovisual con la esperanza de, algún día, emocionar a alguien con alguna buena historia.

About María Jesús Navarro

Crecí con Disney y Harry Potter, pero los vampiros me llevaron por el camino de "un capítulo más" hasta que llegué a conocer el apocalipsis zombie. Entre serie y serie, intento estudiar periodismo y comunicación audiovisual con la esperanza de, algún día, emocionar a alguien con alguna buena historia.