Vis a Vis 3×05: Alguien a quien le importes una mierda

Vis a Vis 3x05: Alguien a quien le importes una mierda

Vis a Vis 3x05: Alguien a quien le importes una mierda

Series: Vis a Vis

4 Stars

Summary

El asesinato de Unai sigue presente para Altagracia después de matar a Anabel. Sus acciones afectarán a Sole y puede que beneficien a Zulema, que sigue adelante con su elaborado plan de fuga.

Coder Credit

Cada vez nos vamos acercando más al final de la tercera temporada de Vis a Vis y en estos cinco capítulos, podemos decir que Macarena, el personaje de Maggie Civantos, ha aparecido en menos capítulos de los que llevamos. Es el tercer capítulo sin el personaje, lo que implica un mayor peso de la trama sobre Zulema. Esto es bueno, porque nos permite disfrutar de un personaje tan completo como el de Najwa Nimri, pero a estas alturas, ya echamos de menos a Maca en un episodio que baja un poco el ritmo de los anteriores.

Antes de seguir donde quedó la situación en el 3x04, la serie hace uno de sus típicos flashforward del que no veremos su resolución hasta el final: tres encapuchadas van directas a matar a Altagracia. Son presas, pero no sabremos por qué lo hacen, ni qué, hasta el final. ¿Puede que sea porque se han dado cuenta de que Altagracia es la causante del asesinato de Anabel? No parece que la policía si quiera baraje esa opción, porque Nerea está segura de que ha sido Sole. Tenía un motivo y un historial detrás que lo avalaban. Sin embargo, a Castillo le parece demasiado evidente, y no se equivoca. Aunque Sole no le pone las cosas fáciles, porque ni si quiera intenta defender su inocencia. Y es raro. No tanto si vemos que la mujer se siente culpable por haberla matado tantas veces mentalmente.

Sole no será la única que tendrá problemas. Mercedes sigue aprovechando su libertad parcial y esta vez decide ir a buscar a su hija a la parada de autobús. Solo que cuando llega, la niña no está y recibe una nota en chino con la traducción al español: no hables con la policía. Aunque la nota está evidentemente en chino, no parece que las chinas necesiten reafirmar que no hable con la policía. Para Mercedes las cosas están tan claras que llega a la cárcel con un ataque de ansiedad y miles de recuerdos de cómo su hija cambió su vida, pese a no haber pensado antes en la maternidad. Zulema intenta calmar a Mercedes diciendo que tiene que controlar su miedo si quiere que las demás la respeten, y lo consigue.

 

Quizá la trama más profunda del episodio y que da unión a todas las historias es la que las presas cuentan en el documental que se graba en Cruz del Norte. En ellas todas ellas hablan de sus tatuajes y de lo que significan. Historias graciosas como el tatuaje de falafel de Saray, o más profundas, sobre el significado del escorpión que esta misma se tatuó (que se hizo porque Zulema despertó del coma). También historias sobre marcas, como las que a Tere le han quedado de los pinchazos de la droga. En ella y su relación con la droga también se centrará este episodio, porque descubrirá en el lomo de un libro más papelinas de droga que no le pondrán el tema de dejar su adicción nada fácil.

La muerte de Unai sigue acechando todavía Cruz del Norte. La semana pasada ya vimos como Altagracia descubría unos fajos de billetes en un falso fondo de su taquilla y esta semana la gobernanta se los enseñará a Frutos, que finge no saber nada. Y digo finge porque en seguida va a hablar con las chinas para decirles que lo sabe todo y que deben matarla. ¿Qué es lo que sabe Altagracia? Que Unai hacía favores a las chinas a cambio de dinero, aunque no es el único, porque Frutos y parece que más funcionarios están metidos en el ajo. Cuando Frutos se lo dice Akame, a ella no le parece un tema que tenga que solucionar ella, sino el funcionario. Y sí, el flashforward del principio puede que tenga mucho que ver con esto.

Volvemos a la trama de la niña de Mercedes. Aunque parecía en un primer momento que las chinas eran las encargadas de su secuestro, cuando vemos a la niña ir a ver a su madre a la cárcel, Zulema le acaba confesando a Saray que ella fue la causante. Por supuesto, no intentó secuestrar a la niña, sino que usó contactos para hablar con la madre de una amiga de la niña para que fuese a recogerla y a su vez a la abuela de la niña para tranquilizarla. Parece un plan perfecto, ¿se dará cuenta Mercedes?

 

Aunque quizá lo más chocante del episodio es el salto que da la relación entre Rizos y Nerea. Presa y subinspectora pasan de compartir miraditas y piropos a que Nerea pida un Vis a Vis físico con Rizos. Por mucho que la policía afirme haberlo pedido y cancelado hasta en tres ocasiones, sigue pareciendo un poco repentino que aquí finalmente se confiesen que se gustan y acaben en la cama. Quizá la serie debería haber ahondado más en su relación y haber puesto algo más que un simple cruce de miradas si quería que esto no resultase tan brusco. Porque, por si fuera poco, Rizos confiesa a Saray tras esto que está enamorada de ella y que se ve envejeciendo junto a ella. Aunque no parece que la suerte vaya a estar de su lado: Nerea tuvo cáncer de mama y ahora se le ha reproducido en la cabeza. Le quedan solo seis meses de vida y eso pone el propósito de envejecer complicado.

Después de dos meses limpia, Tere finalmente va a un baño y se inyecta la droga que encontró. Por suerte, Antonia la encuentra antes de que hubiese sido peor para ella. Con esto comprendemos un poco más por qué Tere se droga y es que la droga le ofrece la oportunidad de evadirse de la cárcel y simplemente disfrutar. Aunque sea de forma ficticia. Que Antonia la encuentre no salva a Tere de la charla con el resto de presas y es ahí donde acaba reconociendo que es una yonki y que siempre lo va a ser. Probablemente muera de una sobredosis pero admitirlo la ha hecho ser libre. Una lástima que no haya podido mantener su racha, ahora queda esperar que no muera pronto. Aunque debo admitir que por un momento pensaba que iba a morir en este episodio, siguiendo la estela de muertes de los anteriores episodios.

Mercedes todavía no se ha percatado de que la causante del "secuestro" de su hija fue Zulema, así que sigue colaborando con ella para decirles a las chinas el número del contenedor, que no se lo dará hasta que estén fuera. Ella sabe que en cuanto se lo diga las chinas intentarán deshacerse de ella y ahí es donde entra en juego el plan de las gallinas. Y es que lo que Zulema está metiendo en la cárcel son explosivos para hacerse un cinturón que soltará en el transporte de las chinas para matarlas y huir ella con el dinero. Como veis, lo tiene todo pensado y bien atado.

 

Por si fuera poco, Zulema tiene a Goya de su parte y acaba descubriendo que Frutos la ha pagado para que se encarguen de Altagracia. Así que volvemos al comienzo y vemos como las presas atan a Altagracia del cuello en uno de los baños para que muera ahogada. Y mientras tanto Frutos observa y borra el registro de las cámaras de seguridad. Pero Zulema llega antes de que muera y la salva. Al soltarla descubre un tatuaje que tiene la gobernanta en la muñeca y, por lo que parece vislumbrarse en el adelanto de la semana siguiente, parece tener que ver con que Altagracia estuvo en la cárcel antes de ser gobernanta. Y eso explicaría muchas cosas.

Este capítulo como me mencionado al principio baja el nivel de los anteriores aunque parece que será importante para futuras tramas. El personaje de Maggie Civantos cada vez se va echando más en falta y yo solo espero que la hagan volver antes del último episodio. ¿Qué os ha parecido a vosotros el capítulo?

The following two tabs change content below.

María Jesús Navarro

Crecí con Disney y Harry Potter, pero los vampiros me llevaron por el camino de "un capítulo más" hasta que llegué a conocer el apocalipsis zombie. Entre serie y serie, intento estudiar periodismo y comunicación audiovisual con la esperanza de, algún día, emocionar a alguien con alguna buena historia.

About María Jesús Navarro

Crecí con Disney y Harry Potter, pero los vampiros me llevaron por el camino de "un capítulo más" hasta que llegué a conocer el apocalipsis zombie. Entre serie y serie, intento estudiar periodismo y comunicación audiovisual con la esperanza de, algún día, emocionar a alguien con alguna buena historia.