Un lugar tranquilo, la tensión del silencio

Un lugar tranquilo

Un lugar tranquilo

4 Stars

Summary

En un escenario post-apocalíptico que no se llega a especificar, una familia vive recluida en el campo y condenada a guardar silencio porque unas criaturas que amenazan la Tierra atacan sin miramientos a cualquier ser que emita un sonido.

Coder Credit

Hay que guardar silencio porque si no, estás muerto.

Bajo esta sugestiva premisa parte la ópera prima de John Krasinski, el actor que conquistó nuestro corazón en la versión americana de "The Office" y cuya carrera como actor ha ido ligada casi siempre a la comedia ("Algo prestado", "No es tan fácil"). Quizá debido a esto, el actor se ha unido a la estimulante cantera de intérpretes emprendedores que se pasan a la dirección y el guion para poder crear las historias que les gustaría protagonizar, como lo han sido Reese Witherspoon (producción) o Ben Affleck (dirección).

No es que le faltara el trabajo, ni que sus película fueran malas en absoluto. De hecho, tanto él como su esposa y protagonista de la cinta Emily Blunt fueron tentados recientemente para participar en sendas películas de Marvel pero ambos declinaron la oferta en pos de apostar por esta original historia de terror que de otro modo nunca hubiese existido. De este modo hemos podido disfrutar padeciendo de "Un lugar tranquilo", una película que está reventando taquillas y explotando las mentes de todos aquellos que la ven. John Krasinsk ha recibido elogios hasta de Stephen King, el maestro de la literatura de terror. Eso son unas buenas credenciales.

Pero ¿de qué va la película? ¿qué ocurre ahí? es difícil explicarlo porque la película solo nos da los detalles que necesitamos saber para poder disfrutarla. Se intuye que estamos ante un futuro post-apocalíptico en el que gran parte de la población (o toda) ha sido eliminada por unas misteriosas criaturas letales que tienen un extraordinario sentido del oido, pero que no pueden ver ni oler.

Bajo esta premisa queda todo claro, mientras se guarde completo silencio se está a salvo. No hay forma de pedir ayuda, si hay más personas en esta situación es difícil saberlo. Si en otro territorio se está más a salvo es complicado porque no te puedes desplazar con ningún medio de transporte ni pedir ayuda telemática.

La resiliente familia Abbott, compuesta por un padre (John Krasinski), una madre embarazada (Emily Blunt), la hija mayor sorda de nacimiento (Millicent Simmonds)  y el hijo pequeño (Noah Jupe). Además del terrible presente rodeados de un silencio ensordecedor, un acontecimiento pasado que presenciamos en el prólogo marca sus existencias. Condenados a vivir una vida recluidos y en silencio, deben afrontar la situación como pueden sin dejar de ser una familia e intentar que su existencia pueda asemejarse al menos a una frágil felicidad.

Andar descalzos, utilizar unos rudimentarios cascos para escuchar música, emplear hojas de árbol en lugar de platos, acolchar prácticamente cada mueble para que no haga el mínimo ruido son algunas de las medidas que deben tomar para seguir con vida. Y el silencio que les acompaña lejos de resultar apacible, es terriblemente tenso porque es imprescindible. El más mínimo ruido y esas letales criaturas sin miramientos te harán picadillo.

La tensión no te abandona en ningún momento. La experiencia inmersiva en que se convierte ver esta película en cine es incomparable, y no creo que se pueda recrear en el salón de tu casa . La película es básicamente esa escena de toda cinta de terror en la que el protagonista se esconde debajo de la cama esperando que el asesino/monstruo no se dé cuenta de que está ahí, alargada 90 minutos. Y funciona, vaya que si funciona.

¿Cómo una premisa tan sencilla puede resultar tan efectiva? Precisamente por eso. Y porque cuenta con unos personajes completos que nos llegan al alma. Sin palabras, con cuatro esbozos en forma de sonrisas o gritos ahogados conseguimos comprender todo el dolor que arrastran y el amor que albergan. El silencio que persigue a Regan (Millicent Simmonds), sordomuda de nacimiento, solo hace que hacer más fuerte la culpa que arrastra por un acontecimiento ocurrido en el prólogo. A raíz de ese momento la dinámica de la familia cambiará y . Todos los actores cumplen su función con nota: John Krasinski en su no-tan cambio de registro (sigue siendo el nice guy), Noah Jupe, quien ya brilló en la estupenda "Wonder" como amigo de Jacob Tremblay vuelve a demostrar es una de las revelaciones del momento.

Pero quien brilla por encima de los demás y lleva el peso de la trama sobre sus hombros es Emily Blunt, la sufrida esposa y madre embarazada que vive la escena más angustiosa de toda la película. La escena de la bañera que ilustra el póster y el momento que la precede es tan icónico y de una carga tan intensa que sin duda pasará a la historia del cine. Emily Blunt con su dolor ahogado nos lo hace pasar francamente mal.

Al margen de las lecturas religiosas que han hecho algunos, o de las comparaciones con la saga "Cloverfield" que han hecho otros, para mí el acierto de la película radica precisamente en que no hay contexto ni mensaje. No sabemos qué ocurre más allá. No tenemos a un villano carismático con motivaciones. Tenemos a un peligro latente e implacable. Se trata simplemente de sobrevivir.

Se podría comparar a una bomba de relojería en la que cualquier mínimo sonido hace explotar la bomba. Una bomba que no sabemos quién ha puesto ahí ni cómo desactivarla. Lo único que podemos hacer es, como en la vida real, facilitar nuestra existencia a base de herramientas que nos permitan vivir lo mejor posible, estar a salvo y rodeados de nuestros seres queridos. Y con eso ya hemos ganado.

Y con películas como esta, el cine demuestra que todavía le queda cuerda para rato, que la originalidad existe y que lo genuino triunfa. Sigamos por este camino.    
The following two tabs change content below.

Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.

About Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.