Túnel de Corrupción (O Mecanismo): el cáncer de Brasil

Túnel de Corrupción (O Mecanismo)

Túnel de Corrupción (O Mecanismo)

3.5 Stars

Summary

En 2014 salió a la luz la operación Lava Jato. Una operación policial que acabó con la detención del ex-presidente de la mayor empresa estatal de Brasil. Se iniciaba así una investigación que acabaría desentrañando la mayor trama de corrupción de la historia del país.

Coder Credit

El pasado 23 de marzo Netflix estrenó su segunda serie original brasileña, "O Mecanismo" (traducida en España como "Túnel de Corrupción") y a diferencia de su predecesora "3%" que narraba un futuro distópico, lo que aquí se cuenta es muy real. "O Mecanismo" narra en sus ocho episodios los primeros pasos de la operación Lava Jato, la mayor operación de lucha contra la corrupción en la historia de Brasil y probablemente uno de los mayores casos de América Latina.

En 2013 la Policía Federal de Curitiba descubrió una red de lavado de dinero que operaba desde varias ciudades de Brasil, como São Paulo y Brasilia. Meses de investigación acabaron por tener sus frutos y en marzo de 2014 la policía consiguió detener a más de una docena de personas, entre ellas a Roberto Ibrahim (Enrique Díaz), un cambista experto en blanqueo de dinero y  a João Pedro Rangel (Leonardo Medeiros), ex- director de Petrobrasil durante ocho años. La empresa había sido durante décadas el orgullo del país y ojito derecho de los presidentes de Brasil tras nuevos hallazgos petrolíferos en el país, convirtiéndose en la mayor empresa de Brasil y la mayor empresa estatal de Latinoamérica.

La avaricia de João Pedro Rangel (Leonardo Medeiros) y Roberto Ibrahim (Enrique Díaz) hizo que acabaran tras las rejas

Es con esta operación con la que la serie da su pistoletazo de salida. A través de dos policías, el ex-policía Marco Ruffo (Selton Mello) y la jefa de la operación Verena Cardoni (Caroline Abras), la serie narra el primer año de la operación: las estratagemas de los detenidos para borrar todas sus huellas, los esfuerzos de la policía por reunir pruebas contra algunas de las personas más importantes de Brasil, las dudas legales que asaltaron al juez principal del caso y en general cómo una operación menor acabó salpicando a la presidencia del gobierno y las mayores empresas del país. Se trata, al fin y al cabo, de entender el mecanismo de corrupción que se extendía cómo un cáncer por todo Brasil.

La serie toma como base el libro del periodista Vladimir Netto ("O juiz Sergio Moro e os bastidores da Operação que abalou o Brasil") pero cómo bien anuncia Netflix, hay varios cambios para favorecer su dramatismo. Quizás el más importante es el cambio de nombres, todos los personajes y empresas tienen otro nombre distinto. Así el nombre auténtico de João Pedro Rangel es Paulo Roberto Costa, el de Roberto Ibrahim es Alberto Youssef, Petrobrasil es en realidad Petrobras y los ahora ex-presidentes de Brasil, Lula da Silva y Dilma Rousseff son João Higino y Janete Ruscov respectivamente. Este cambio de nombres puede en un principio sacarnos de la esfera de realidad que la serie quiere transmitir, pero es cierto que se esfuerza claramente en dejarnos claro quién es quién. No es de extrañar tampoco que los creadores de la serie hayan decidido cambiar los nombres considerando que la operación todavía está en marcha, el mismísimo Lula da Silva ya ha anunciado que planea denunciar a Netflix por la serie, por alterar conversaciones y poner en boca de su personaje palabras que nunca dijo o nunca se han podido probar ante un tribunal. Con el aviso de las adaptaciones y los cambios de nombres la cadena puede cubrirse más las espaldas si finalmente esta denuncia llegara a producirse.

Verena Cardoni (Caroline Abras) y Marco Ruffo (Selton Mello)

Dentro de este dramatismo Netflix nos presenta a dos policías distintos pero a la vez similares. Ruffo fue el primero en querer investigar las operaciones ilegales de Ibrahim, pero tras ver cómo este salía libre tras un trato con el juez, el policía tiene un ataque de ira. Ruffo es suspendido y diagnosticado con un trastorno bipolar, sin embargo el hombre no es capaz de dejar a un lado la operación policial, que acaba por absorber su vida. Su trama personal se complementa con la relación de su hija, con necesidades especiales, y su esposa Regina, que como podemos imaginar no está muy feliz de la obsesión de su marido.

Verena por su parte, interpreta a esa policía que es capaz de dejar su último aliento para pillar a los malos. Determinada e inteligente, está dispuesta a enfrentarse hasta a su propio jefe para detener a todos los corruptos de Brasil, toma el liderazgo de la operación tras la suspensión de Ruffo. Su equipo, únicamente formado por un joven novato llamado Vander (Jonathan Haagensen) y un extraño voluntario, Guilhome (Osvaldo Mil), debe enfrentarse a cientos de datos y a las trabas que el propio sistema les pone.

La serie combina los dramas personales de ambos policías con la trama general de la serie -la historia de Ruffo con su familia y la complicada relación que establece Verena con Cláudio (Lee Taylor), miembro del Ministerio Público de Brasil- sin embargo está claro que son elementos totalmente ajenos que hasta cierto punto desvirtúan una narrativa que no necesita de semejantes elementos. Y es que en esto se nota la mano del creador de la serie José Padilha, que también está detrás de la exitosa 'Narcos'. Padilha copia también el efecto narrador que tan buenos resultados le ha dado en la serie protagonizada por Pedro Pascal y Wagner Moura, pero en esta ocasión sin demasiado acierto. La voz en off de Ruffo y Verena debilitan una historia que bien contada no necesitaría de semejante artificio.

Tampoco le hace ningún favor el protagonismo que en determinados momentos Padilha quiere darle a Selton Mello. El personaje de Ruffo quiere rodearse de una mezcla de misticismo y alma solitaria pero se excede de manera notable, no terminando de encajar en una serie basada en hechos reales.

La detención de Ibrahim marca el inicio de la serie

Sin embargo la serie acierta de lleno cuando pierde todo el protagonismo de sus personajes en pos de la historia. Una historia fascinante que más allá de relatar una historia policial concreta quiere demostrar como las bases mismas del sistema y del país hunden sus raíces en un sistema de corrupción que se retroalimenta sin fin, donde los ricos cada vez son más ricos y los pobres cada vez más pobres. Se pregunta así mismo, si Brasil será capaz de extirpar un problema que está presente no solo en los altos cargos políticos y empresariales, sino en el día a día.

 'O Mecanismo' narra a la perfección la estructura de la red de corrupción y de las instituciones, de manera que aquellos que no estén relacionados con la trama no se perderán ningún detalle. Sus ocho capítulos se devoran con rapidez y lo cierto es que la serie no acaba en un momento perfecto. No puedo no imaginar una segunda temporada (a no ser que las denuncias lo impidan), que siga desengranando los siguientes pasos en una trama que, a día de hoy, continua copando los titulares de la prensa brasileña. 

 
The following two tabs change content below.

Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.

About Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.