Todo es una mierda 1×01: Plutonio

Todo es una mierda

Todo es una mierda

3 Stars

Summary

Corre el año 1996, en un pueblo cualquiera de Estados Unidos, tres amigos empiezan la nueva etapa de sus vidas que será el instituto. Deciden probar suerte en el club de Audiovisuales, su gran pasión, pese a que saben que eso les convierte en los frikis.

Coder Credit

Todo es una mierda cuando eres adolescente, la desesperante transición a la edad adulta se convierte en un infierno lleno de frustración cuando no hacemos otra cosa que compararnos con los que nos rodean y sentir que no tenemos nada que ver con ellos. Y precisamente lo que no supimos en aquel momento, es que todos estábamos pasando por lo mismo.

La nueva serie de producción propia de Netflix se apunta a la nostalgia de los noventa que le ha robado todo el protagonismo ya a la década de los ochenta y es consciente de que todos aquellos que nos criamos en los noventa somos su target potencial de consumo que se sentirá inmediatamente atraído por los pelos lacios, los coleteros, las cintas de vídeo y las canciones de Oasis.

Pese a presentarse en formato de sitcom esta serie está lejos de ser una comedia. Y ahí radica principalmente su problema, en que es difícil de catalogar. Desde luego un capítulo piloto de media hora no puede ahondar mucho en la trama de una serie, bastante hace con presentar a los personajes principales y el emplazamiento, pero es el tono sombrío y hastiado de la propuesta lo que sorprende a primera vista.

Tenemos a tres amigos dispuestos a comerse el mundo en su primer año de instituto. Son conscientes de su condición de frikis, y no ayuda que se sientan atraídos por el Club de Audiovisuales que parece situarse en el escalafón social más bajo del instituto, incluso por debajo del Club de Teatro o Meteorología (en serio, qué actividades más chulas había en los institutos americanos ¿no?). Pero pese a ello piensan seguir siendo quienes son y abrazar su gran pasión.

A mediados de los años noventa la gran pasión de los adolescentes eran los videoclips. El vídeo mató a la estrella de la radio, decían The Buggles, y la MTV permitió por primera vez ver en acción a nuestros cantantes favoritos y así poder emularlos con total libertad. Eso es lo que pretenden conseguir Luke ( Jahi Di'Allo Winston) y sus amigos. Y de paso, ligar como cualquier chico de su edad.

El primer día de club de audiovisuales, Luke conoce a Kate (Peyton Kennedy), y como es la primera chica que se encuentra en el camino, se enamora instantáneamente de ella. Ella, que no tiene muchos amigos y que anda metida en su propia burbuja hormonal y de auto descubrimiento, agradece la llegada de Luke como alguien con quien volver a casa en bici o compartir pequeñas confidencias.

Kate tiene además el handicap de ser la hija del director del instituto, lo que hace que sus compañeros la traten de manera diferente a los demás. A eso sumarle que perdió a su madre cuando era pequeña, y eso hizo que perdiera la oportunidad de ser una chica normal e invisible, y terminara convirtiéndose en "esa pobre chica sin madre".

La serie pretende reflejar la angustia adolescente en todas sus vertientes. El hastío de un pueblo tan aburrido que ese es literalmente su nombre ("Boring", Oregon), donde los viajantes se paran ante tan curioso nombre y se hacen una foto pero que se cortarían un dedo antes de poner un pie dentro. Lástima que los que viven allí también deseen cortarse un dedo con tal de que pase algo emocionante en sus vidas. Supongo que queda clara la influencia de Kurt Cobain, la serie se sitúa dos años después de su muerte y deja patente la marca que dejó en toda una generación de jóvenes inadaptados, como en este caso Kate, cuyo look está más que inspirado en él. También mi parte nostálgica pensó en Joey Potter de "Dawson Crece", pero parece que la intención tiene que ver más hacia el genio del grunge.

Por otro lado tenemos a los populares del instituto, estudiantes de teatro con ínfulas de gran estrella y look a lo Courtney Love. Quizá ese look sea lo que llama la atención de nuestra Kurt Cobain particular, Kate. El giro de guion de esta nueva serie está en situar al frente de la historia a un chico negro y a una chica de sexualidad confusa.

Los escasos personajes secundarios resultan tan arquetipos que hay literalmente un Dustin de "Stranger things" con ricitos y dientes de conejo, y un par de figuras adultas que no aportan nada nuevo. Supongo que hay que continuar paseando por el instituto de Boring para ver si calificamos a la serie como algo mejor que el nombre de su título o de su ciudad.

The following two tabs change content below.

Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.

About Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.