This Is Us 3×17: R&B

R&B

R&B

Series: This Is Us

3.5 Stars

Coder Credit

El final se acerca…ya sólo queda un episodio más de esta temporada de ‘This Is Us’ y el de esta semana no nos ha ayudado a calmar la tensión acumulada.

El capítulo anterior terminaba con una escena en la que se intuía que una conversación muy importante iba a ocurrir entre Randall y Beth. Durante las últimas semanas hemos visto que era necesaria una charla sobre su situación, sus distintos compromisos y cómo enfrentarse a ellos como matrimonio. Además, recordemos que en dicho episodio, Randall le dejó un mensaje de voz bastante fuerte a su mujer, lo que provocó el inicio de la crisis en un primer momento.

Parece que todo ello ha llevado inevitablemente a la necesidad de un episodio como el de esta semana, en el que los protagonistas han sido únicamente Randall y Beth y donde los creadores nos han mostrado todo el bagaje que tienen estos sentimientos de frustración por parte de los dos, es algo que no ha nacido y crecido en los últimos tiempos sino que ha ido evolucionando con ellos.

 

Los flashbacks nos revocan hasta el momento en el que se conocieron, imagen que ya habíamos visto en capítulos anteriores y que nos muestra a unos jóvenes Randall y Beth recién llegados a la universidad. Vemos como Randall sintió un flechazo desde el primer momento y pidió ayuda a Kevin, su hermano, para que le aconsejara sobre cómo pedir salir  a Beth.

A la hora de la primera cita vemos reflejado todo lo que la serie nos ha ido diciendo de ellos como adultos.  Randall pretende que sea perfecto, en un sitio elegante y caro, con flores y comida especial, mientras que Beth es mucho más casual y se lo demuestra. A pesar de que no ha sido la cita ideal para ninguno de los dos, Randall tiene claro que va a casarse con ella.

Tiempo después los años han pasado y ambos han terminado sus carreras, llevan siete años de relación y han comenzado a vivir juntos en un apartamento. Todos los domingos tienen la costumbre de ir a cenar con Rebecca y en ese momento Beth piensa que su suegra se encuentra en el medio de su relación. De la misma manera, descubrimos que Randall le ha pedido matrimonio en más de una ocasión y sigue insistiendo a pesar de que ella afirma no estar preparada.

Aún así, después de esos siete años y, sobre todo, después de una conversación entre Rebecca y Beth donde descubre que están hechos el uno para el otro, decide sugerírselo ella a Randall y finalmente se comprometen.

 

El siguiente salto temporal nos lleva al día de la boda. De nuevo identificamos la personalidad de Randall cuando descubrimos que ha estado una semana preparando los votos matrimoniales y cuando los lee delante de Kevin, se dan cuenta de que en ningún momento menciona a su futura mujer, sino que hace una especie de ensayo poético sobre el matrimonio, ¿Randall qué te pasa?

Beth descubre esto y ambos cambian sus votos a última hora por un texto compartido que resultó muy bonito para el momento. A pesar de que en esta escena aparecen Kate y Kevin no se dice nada sobre su vida en esos momentos y no cobran importancia en la trama del episodio.

Mientras ocurren estos saltos temporales de vez en cuando nos devuelven al presente, concretamente a la discusión que están manteniendo en su habitación donde Beth le reprocha que ella siempre ha estado ahí para él cuando más lo necesitaba (en términos laborales) y cuando menos y que, a pesar del trato que hicieron, él no ha cumplido esa promesa hacia ella.

Volviendo al pasado, esta vez nos llevan al momento en el que Tess acaba de nacer y eso supone una nueva responsabilidad en su matrimonio y un nuevo acuerdo en sus vidas respecto a sus trabajos. Es aquí el momento en el que se prometen que ninguno de ellos va a dejar que el otro use menos tiempo en cumplir sus sueños por llevar el peso de la familia.

La escena parece concluyente pero antes de poder pensar nada más nos llevan al último flashback, no tan lejos del presente.

 

En él se encuentran Kevin, Randall y su padre biológico en casa. Beth aparece para decirles que debe irse a una conferencia una noche cuando en realidad ha reservado una habitación de hotel para ella sola porque necesita tiempo en privado, se encuentra agobiada en su propia casa. En una mala coincidencia Randall descubre su pequeño engaño y finalmente reconoce que tiene todo el derecho del mundo a necesitar su tiempo a solas, pero de nuevo esta conversación les sirve para darse cuenta de que es el mismo problema de siempre, aunque parezcan resolverlo cada vez con una nueva propuesta.

Es aquí cuando ya llegamos de nuevo a la discusión final del presente y nos damos cuenta de que este tema lleva conviviendo con ellos durante toda su relación, aunque pareciera perfecta. Y que tan sólo ha hecho falta que ambos encuentren el trabajo de sus sueños para darse cuenta de que no pueden continuar con esa dinámica, cuando ninguno de los dos está lo suficientemente satisfecho con lo que hace el otro (o deja de hacer).

Este capítulo nos ha servido de manera muy gráfica para mostrar que la perfección no existe y desde luego no debemos de buscarla cueste lo que cueste, una relación tan serie como la de Randall y Beth es cosa de dos personas sumando esfuerzos y debería de ser lo más equitativo posible.

 

Por lo demás…sólo queda esperar a la semana que viene y rezar para que no se nos rompa el corazoncito con el último capítulo de la temporada…¡nos vemos el miércoles!

The following two tabs change content below.

María Buenaposada Casado

Cuando descrubrí que había vida más allá de UPA Dance el mundo se abrió ante mis ojos y la puerta de mi habitación se cerró. Fiel consumidora de todo tipo de series y películas a cualquier hora del día, si tienes una conversación conmigo probablemente te toque oír alguna referencia de Friends o de cualquier título de David Fincher. Ya no hay vuelta atrás.

About María Buenaposada Casado

Cuando descrubrí que había vida más allá de UPA Dance el mundo se abrió ante mis ojos y la puerta de mi habitación se cerró. Fiel consumidora de todo tipo de series y películas a cualquier hora del día, si tienes una conversación conmigo probablemente te toque oír alguna referencia de Friends o de cualquier título de David Fincher. Ya no hay vuelta atrás.