The Walking Dead 9×09: Adaptation

The Walking Dead 9x09: Adaptation

The Walking Dead 9x09: Adaptation

Series: The Walking Dead

2.5 Stars

Summary

Los supervivientes tratan de salir del cementerio con vida. Negan saborea su libertad.

Coder Credit

Llega febrero y con él volvemos a sumergirnos en el apocalipsis zombie. Continúan las muertes, la gente malvada con ideas retorcidas, la supervivencia extrema, los peligros y el ruido de los gruñidos de los caminantes. Poco o nada ha cambiado desde que nos despedimos de la serie allá en 2018.

El episodio empieza justo donde terminó el anterior. La muerte de Jesús ha dejado de ser una incógnita y se ha convertido en un hecho. La serie tarda menos de dos segundos en desvelarnos el que, a priori, parecia ser el cliffhanger con el que pretendían despedirse y mantenernos enganchados como espectadores. Los primeros minutos, por lo tanto, están dedicados a ver cómo Michonne, Daryl y compañía tratan de salir del cementerio arrastrando el cadáver de Jesús y, posteriormente, a llorar la pérdida de un personaje tan emblemático.

Es justo en este último punto cuando surgen los problemas, no solo del episodio sino de la propia serie. La muerte de Jesús debería suponer un punto de inflexión en la trama. Es decir, se trata de un personaje que desde su presentación ha actuado como brújula moral del grupo por lo que su muerte debería tener consecuencias en el resto de personajes. Su aspecto amigable, sus palabras cercanas y su actitud positiva nos hacían creer que dentro de este terrible mundo aún había esperanza. Era un motivo para creer que podíamos ser mejores como personas. Fue de los primeros en posicionarse a favor del perdón y la misericordia hacia los Salvadores después de la guerra. Siempre ha buscado la manera de que las diferentes comunidades colaborasen entre sí y se ayudaran en base un sentimiento puramente altruista y solidario. Por todo ello, en principio, su persona ERA importante.

Sin embargo, la serie lleva tiempo matando indiscriminadamente a sus personajes. La tendencia comenzó para alimentar el morbo del espectador y hacernos estar pegados semanalmente a la pantalla de nuestro televisor porque, si algo quedaba claro, es que nadie ESTABA seguro. La repetición de este patrón ha llevado a que el mensaje que nos llega no es solo que nadie está a salvo sino que TODO el mundo es prescindible. Lo mismo da que seas el protagonista de la serie o un secundario. Llegará un momento en el que la Parca se te llevará por delante y de nada sirve lo mucho que te hayas esforzado por dejar un legado. La vida sigue y con ella tu recuerdo se desvanece en el tiempo.

Pensemos en la (falsa) muerte de Rick. Era el protagonista indiscutible de la serie por mucho que nos vendieran que esto es una serie coral. El episodio piloto empieza con él despertando solo en un hospital, en un mundo muy distinto del que dejó antes de caer en coma y que no comprende del todo. Sin embargo, nada de eso importa porque tiene una motivación: encontrar a su familia. El objetivo del personaje, y por ende de la serie, a lo largo de los años fue ver a Rick tratar de proporcionar un entorno seguro para que su familia pudiera vivir tranquila. Cuando muere Carl, el objetivo principal sigue estando ahí porque Judith sigue siendo una niña indefensa y Rick la considera su hija. A eso hemos de unirle que Rick ha formado lazos equivalentes a los familiares con el resto de miembros del grupo. Es normal que su papel de protector continúe. Pero al deshacerse de Rick, la serie ha perdido su objetivo. El legado de Rick se ha desvanecido tanto que la dura y valiente Michonne es una sombra de sí misma que prefiere vivir confinada entre unos muros a abrirse al resto del mundo. Justo lo contrario de lo que Rick pretendía.

La historia ha continuado sin él. Pero todo lo que se construyó entonces no es más que un débil recuerdo. Su muerte solo ha tenido trascendencia en los más cercanos a él. Y ellos, inevitablemente, desaparecerán. Y con ellos lo poco que queda de su legado. Lo que quiero decir con esto es que la historia como tal está exactamente igual que antes. Los grupos continúan recelando unos de otros. Se ayudan lo justo si eso les reporta algún beneficio a corto plazo. De nada ha servido el viaje ni la pérdida de Rick.

Del mismo modo la pérdida de Jesús no supone absolutamente nada para la serie. Nada más comunicar su muerte, de manera automática queda decidido que la nueva líder de Hilltop será Tara. ¡Pero si era el momento perfecto de plantear un conflicto en torno a la sucesión del liderazgo! ¿Tan poco les importa que se haya ido su brújula moral que ni siquiera se cuestionan que esta vez, a diferencia de la elección de Jesús, su nueva líder ha sido elegida de manera unilateral?

Lo peor de todo es que precisamente esta muerte indiscriminada de los personajes por parte de la serie ha hecho que nos volvamos insensibles a la pérdida. Hace al menos cinco muertes que no se me encoge el corazón cuando alguien relativamente importante fallece. Estamos tan acostumbrados que la sensación que deja esta nueva pérdida es exactamente la misma que en su momento me dio ver morir al zombie número tres del episodio cinco de la cuarta temporada.

Ahí radica el problema de la serie. Si ya sé que en X episodios lo más probable es que este personaje muera o se vaya por la puerta de atrás (véase Maggie) ¿para qué voy a hacer siquiera el esfuerzo de empatizar con él? No me importa su vida, ni sus problemas, ni sus emociones, ni los conflictos a los que pueda enfrentarse porque la propia serie, con su tendencia al genocidio, ha provocado que deje de interesarme.

Y si no hay un personaje con el que pueda identificarme de alguna manera ¿qué hago perdiendo mi tiempo con esta serie? Hay centenares de ellas ahora mismo y sin embargo sigo siendo esclava semanal de esta ficción. El otro día escuché hablar del Síndrome de Estocolmo aplicado al seguir viendo una serie que sabes que no hace más que defraudarte. Creo que eso es lo que me pasa con The Walking Dead. Y sospecho que no soy la única.

Al margen de la muerte de Jesús, el episodio se ha esforzado por hacer que temamos a los nuevos villanos. Los Susurradores emplean caretas de caminantes para esconderse entre ellos. Un peculiar modo de supervivencia que hace que no te fíes de lo que ven tus ojos. Esa horda de caminantes tontos y lentos podría estar escondiendo un ejército letal de personas que no dudan en matar a todo aquel que se les ponga por delante.

Mientras Michonne, Daryl y el resto trataban de llevar el cadáver de Jesús a Hilltop, en la comunidad se impacientaban por no tener noticias de ellos. Es por ello por lo que se organiza una nueva partida de búsqueda formada por Luke y Alden. Ambos hombres se adentran en la espesura de los bosques sin ser conscientes del peligro que les acecha. Encuentran un rastro de flechas calvados en troncos de árboles y deciden seguirlo al estar seguros de que se trata de una señal que ha dejado Yumiko. Pero les aguarda una desagradable sorpresa al final de ese rastro. Terminan rodeados por Susurradores y su futuro es incierto.

De camino a Hilltop, Daryl logra apresar a una integrante de los Susurradores y decide llevarla como prisionera a Hilltop con el fin de sonsacarle información acerca de este nuevo grupo de supervivientes. Nada más llegar y dar la noticia de la trágica muerte de Jesús, la encierra en una celda junto a la de Henry, que aún continúa cumpliendo castigo por haberse emborrachado. Poco después veremos cómo Daryl saca a Henry de su encierro y habla con él sobre la necesidad de que encuentre su sitio en el mundo.

Después de enterrar a Jesús, Daryl vuelve a la celda de la prisionera y la interroga sin piedad. La amenaza con hacerle daño sabiendo que la chica es débil. Le pregunta sobre su grupo, el número de miembros que lo componen, cuáles son sus intenciones… La brusquedad de Daryl hace que Henry, desde su celda, le llame la atención y le pide que la deje en paz. Pero Daryl no vacila. Manda a callar al adolescente y continúa con su acoso hasta que le saca lo que quiere saber: que utilizan las máscaras como modo de ocultamiento, que no sabe el número exacto porque eso solo lo sabe su madre, que no utilizan nombres, que son nómadas porque los asentamientos no son seguros… Cuando termina con ella Daryl se marcha, pero antes de abandonar la prisión le recrimina a Henry su actitud y le dice que estará encerrado hasta qe aprenda. Cuando Daryl se marcha, la chica le agradece a Henry su intervención y le dice que se llama Lidia. Daryl les escucha conversar desde fuera.

Mientras tanto, en Alexandria vemos a Negan dar sus primeros pasos en libertad. Se hace con una pala, una camisa, algunos útiles y se dirige a los muros de Alexandria. Cuando está a punto de saltar, aparece Judith y le apunta con su revólver. Le dice que pensaba que era más listo y que allá fuera no hay nada para él. Negan le rebate diciendo que el mundo ha cambiado mucho desde que le encerraron y que mientras él vive encerrado el resto vive en un paraíso. Judith se da cuenta de que Negan ha cogido su brújula. Él hace amago de devolvérsela a lo que la niña le responde que se la quede para que encuentre su camino. Negan se marcha ante la atenta mirada de Judith que le promete dispararle la próxima vez que le vea.

La primera parada de Negan es una tienda de ropa. Busca una cazadora como la que solía llevar antes de su encierro. Encuentra una de su talla pero topa con unos perros salvajes que pretenden merendárselo. Negan se ve obligado a escapar por la puerta trasera tratando de que los animales no le pillen. Sus pasos le llevan al Santuario. Como si volviese a casa después de un largo viaje, Negan silba su melodía esperando respuesta. Golpea los hierros de la fábrica con esa llamada tan especial que los suyos reconocían. Pero no le contesta nadie. El lugar es un desastre. Queda patente que lleva un tiempo abandonado. No queda nada ni nadie.

Negan lo recorre tristemente dándose cuenta, por primera vez, de que este ya no es su sitio. Su lugar en el mundo ha desaparecido. Ya no tiene hogar ni grupo al que volver. Lo único que encuentra es a Big Richie convertido en un caminante. Ya no queda nada para él en el Santuario.

Negan decide volver a lomos de una moto. En la carretera es interceptado por Judith que, tal y como prometió, no dura en dispararle provocando su caída. La niña le anuncia que en Alexandria todos le están buscando. Negan coge la brújula y se la devuelve. Le dice que está dispuesto a volver a su celda.

Por otro lado, Rosita acompaña a Eugene a la enfermería de Hilltop para que Siddiq trate su maltrecho tobillo. Aprovechando que están solos y después de experimentar por enésima vez en su vida la muerte de cerca, Eugene decide confesarle sus sentimientos a Rosita. Pero la cosa no sale como esperaba. Rosita sale huyendo viendo la que se avecina y Eugene la escucha hablar con Siddiq sobre su embarazo.

La serie de AMC ha anunciado recientemente no solo que habrá una décima temporada sino que Danai Gurira abandona la serie. Poco a poco los personajes iniciales van desapareciendo y perdiendo protagonismo. Tal vez sea el momento para plantearse seriamente darle un final más o menos digno a la ficción. Mientras tanto, seguiremos con nuestro Síndrome de Estocolmo esperando a que la serie vuelva a sorprendernos como lo hacía antes.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal