The Walking Dead 11×04: Rendition

The Walking Dead 11x04: Rendition

The Walking Dead 11x04: Rendition

Series: The Walking Dead

2.5 Stars

Summary

Daryl es capturado por los Segadores. En la base de los Segadores se reencuentra con alguien de su pasado.

Coder Credit

Lo malo de ser una de las series más longevas de la televisión actual es que cada vez es más difícil sorprender a una audiencia que, a estas alturas, lo ha visto prácticamente todo. The Walking Dead se esfuerza en seguir sorprendiéndonos. Lo hace trayendo nuevos enemigos más peligrosos, oscuros y locos. Por desgracia, es la misma fórmula que ha venido utilizando desde sus inicios y ya no logra el efecto deseado.

"Rendition" es un episodio reciclado. O casi. El capítulo se centra en Daryl. Mientras el resto de sus compañeros huía a través del bosque de los Segadores, el bueno de Daryl hace uso de las mejores tácticas de sigilo y logra llegar hasta la mismísima guarida de sus enemigos en compañía de Perro. Consigue herir a un hombre enmascarado pero la llegada del resto de sus compañeros hace que tenga que salir corriendo. 

A la mañana siguiente, en su huida se topa de bruces con una mujer. Se trata de la mismísima Leah, aquella mujer con la que Daryl tuvo una historia romántica en Find Me. Ni Daryl ni ella esperaban volver a verse después de lo sucedido entre ellos. Leah le pregunta por el resto de su grupo y Daryl evade la respuesta diciendo que “viaja ligero de equipaje”. De pronto el resto de los Segadores le rodean.

A partir de aquí el episodio se centra en mostrarnos un poco más de la organización y funcionamiento de este nuevo grupo enemigo. Daryl no es un prisionero cualquiera. Su historia con Leah hace que tenga valor para este nuevo grupo. Sus habilidades pueden ayudar a la supervivencia de un grupo que va perdiendo parte de sus miembros en cada nueva incursión. Mientras que Daryl se resiste a hablar de los habitantes de Alexandria, Leah busca la forma de llegar hasta él. Necesita información para que su líder, Pope, vea que Daryl es de fiar y que puede ser un activo interesante dentro de los Segadores.

Es aquí cuando la historia deja de ser original. Esto ya lo hemos visto. Ya hemos visto a Daryl enfrentándose a grupos enemigos en solitario. Es probablemente el personaje que peor lo ha pasado a lo largo de estos más de diez años que la serie lleva en emisión. Le hemos visto malherido, torturado física y mentalmente, roto… De hecho, ya le hemos visto en esta misma situación anteriormente. Más concretamente en la cuarta temporada cuando nos presentaron al personaje de Joe y a sus Merodeadores. Al igual que los Segadores, los Merodeadores eran un grupo tremendamente organizado, violento y muy cruel. Su carta de presentación fue un brutal ataque a la casa en la que Rick y compañía se refugiaban después de huir de la cárcel. En la historia de The Walking Dead se encuentran entre los villanos más peligrosos y la muerte de Joe a manos de Rick Grimes es una de las escenas más violentas y perturbadoras de la serie. 

Joe y los suyos vivían en un estado de violencia constante en la que tomaban por la fuerza cuanto se les antojaba porque para eso eran supervivientes de un mundo cruel y peligroso. Su obsesión por Daryl le llevó a convencerle de que formara parte de su grupo y durante un breve periodo de tiempo, quizás por puro instinto de supervivencia, Daryl fue parte de ellos. Los Segadores también toman por la fuerza lo que se les antoja. Son antiguos mercenarios cuyo único código se basa simplemente en permanecer juntos para ser más fuertes. Su líder es también un fanático como Joe pero, además, justifica sus acciones con versos de la Biblia, como si Los Segadores fueran los elegidos para formar parte de este nuevo mundo.

No hay nada en este episodio que no hayamos visto ya. La insistencia de Leah intentando tocar alguna fibra sensible de Daryl que termine con él uniéndose a las filas de Los Segadores no difiere mucho de la obsesión de Joe por Daryl. Y al igual que Joe, para Pope él y sus chicos son los buenos de la película. Que existan sutiles diferencias entre ambas historias no convierte a este episodio en algo nuevo y sorprendente.

Tampoco ayuda que nos justifiquen este posible cambio de bando por parte de Daryl como única forma de sobrevivir para el personaje. Esa idea funcionaría si no supiéramos ya de antemano que Daryl y Carol son los únicos personajes que probablemente lleguen al final de la serie con vida. ¡Pero si ya nos han anunciado sus spin-offs! Y ya sabemos que éstos tendrán lugar después de lo sucedido en The Walking Dead, por lo tanto, intentar hacer creer al espectador que Daryl sufre algún tipo de peligro mortal si no accede a morder la manzana envenenada que le ofrece Leah es absurdo. No sabemos cómo pero sí sabemos que Daryl saldrá de esta.

Ni siquiera funciona el bautismo de fuego al que le somete Pope para demostrar que Daryl puede renacer siendo miembro de pleno derecho de Los Segadores. Y no funciona porque Leah está con él en todo momento asegurándose de que salga indemne de todo el proceso. Sí, parece que ambos han quedado encerrados en una caseta en llamas pero muy convenientemente tienen a su alrededor herramientas que les permitan salir de allí casi sin despeinarse. Basta con romper una ventana. ¿Para qué toda esta parafernalia?

Para colmo Pope ni siquiera es interesante. Es un líder loco más. Una mezcla entre Joe y Negan pero sin el carisma de éstos. Hasta tiene una escena en la que quema en la hoguera a uno de sus compañeros por haberse comportado como un cobarde, prácticamente lo mismo que ya hiciera Negan en su momento con aquellos que le contrariaban cuando era el líder de los Salvadores. Al final, Pope no se siente como un villano nuevo. Es casi un viejo conocido, una mezcla de aquellos villanos memorables que nos ha dejado la serie en un intento por crear algo nuevo. Una quimera que no funciona. 

Estamos en la última temporada de una serie que ha sido todo un referente televisivo. Sus mejores episodios eran precisamente aquellos que ponían el foco en sus personajes y que nos mostraban toda la escala de grises que existe cuando se lleva a una persona a límites insospechados. Cabría esperar una tanda de capítulos que sorprendan no tanto a nivel técnico sino a nivel narrativo. Que cierre el círculo de todos estos personajes y que nos muestre la evolución de los supervivientes. Han perdido mucho por el camino hasta llegar aquí. Sin embargo, la serie parece haberse conformado con contar algo que sabe que funciona. Los Segadores no son un nuevo villano. Son el mismo grupo que ya hemos visto antes pero con otros integrantes y otro nombre distinto. Sus métodos y su crueldad ya ha funcionado antes. Apostar por ellos es ir sobre seguro. 

The Walking Dead se hizo famosa no solo por sus hordas de zombies y su magnífica caracterización. Lo que nos mantuvo enganchados a la pantalla eran los riesgos que tomaban cuando nos presentaban a los personajes ante situaciones imposibles e impensables en televisión, como Carl siendo un niño y empuñando una pistola para matar a otro ser humano sin pestañear y sin que la cámara se alejase para que no viéramos la escena. Algo que aún hoy pocos se atreven a hacer en televisión. O que se planteen dilemas como el morirte de hambre o recurrir al canibalismo para poder seguir sobreviviendo. Preguntas y situaciones incómodas que nos hacían estar expectantes ante lo que pudiera venir después. Por desgracia, la serie parece haberse conformado con seguir adelante con su historia sin arriesgarse demasiado. Es una pena por lo que fue y por lo que podría llegar a ser.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.

About Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.