The Walking Dead 11×03: Haunted

The Walking Dead 11x03: Haunted

The Walking Dead 11x03: Haunted

Series: The Walking Dead

2.5 Stars

Summary

Los Segadores atacan al grupo de Maggie. Los supervivientes se ven obligados a huir en todas direcciones. En Alexandria, Carol, Rosita y Kelly salen a buscar los caballos perdidos.

Coder Credit

The Walking Dead vuelve una semana más con un episodio frenético, cargado de acción y que pretende poner, una vez más, a sus protagonistas contra las cuerdas. Aunque quizás, lo más interesante sea haber podido ver un poco más de los nuevos enemigos de nuestros supervivientes: Los Segadores.

El episodio comienza justo donde lo dejamos la semana anterior. Y lo hace con una escena mal coreografiada y tremendamente confusa que pretende crear un clima de tensión sin conseguirlo. El grupo de Maggie cae en la emboscada de Los Segadores. Empiezan a volar hachas y cuchillos sin saber muy bien de dónde vienen ni hacia dónde se dirigen. De pronto, nos enfocan un primer plano de Maggie hiperiluminado sin motivo alguno y vemos a nuestros protagonistas correr como pollo sin cabeza por el bosque. La escena pretende ser una secuencia de acción emocionante pero no lo consigue. Es más, se supone que nuestros protagonistas están huyendo de Los Segadores pero a éstos ni siquiera se les ve en pantalla. Hubiera existido tensión si nosotros como espectadores no supiéramos a qué peligro se enfrentaban nuestros protagonistas. Un efecto similar al silbido de Negan o su propio nombre susurrado antes de que viéramos al personaje por primera vez. Sin embargo, ya hemos oído hablar de Los Susurradores. Ya los hemos visto en acción. Sabemos que son peligrosos. ¿A qué ha venido esta escena entonces?

A partir de aquí, el grupo se separa. Cómo ocurre esto y por qué cada uno decidió irse por su lado es un misterio que jamás tendrá respuesta. Lo siguiente que sabemos es que Maggie está sola. No queda muy claro si está buscando al resto de integrantes del grupo o si simplemente busca un sitio en el que esconderse. Llegados a este punto, es perfectamente plausible que se guíe solo por su instinto de supervivencia. En ningún momento parece muy preocupada por lo que haya podido pasarle al resto. Es una mujer con una misión y nada está por encima de ella. 

Maggie termina en unos antiguos grandes almacenes. Se mueve de forma sigilosa por sus pasillos. Por algún motivo que se me escapa, sabe que en el interior hay Segadores. De la misma forma que ellos saben que Maggie está allí. ¿Cómo pueden ser tan conscientes de la presencia los unos de los otros? ¿Acaso tienen algún tipo de superpoder? Teniendo en cuenta que el ataque de Los Segadores se produjo en medio del bosque, de noche y que nadie portaba linternas ¿cómo es posible que sepan exactamente hacia dónde ha ido Maggie? Si se hubieran limitado a seguir sus huellas toda esta secuencia hubiera sido creíble pero es que ya estaban allí. Como si supieran que iba elegir ese lugar entre todos los posibles para esconderse. 

Maggie sube a la última planta del edificio y se encuentra con Alden que está seriamente herido. Jamás sabremos cómo llegó hasta allí, solo y malherido. Tal vez, Alden es simplemente un tipo afortunado que ha llegado dando un paseo y que ha tenido la suerte tremenda en su huída de toparse con Maggie. Y es aún más afortunado cuando resulta que le salta encima un Segador y cuenta no solo con Maggie para ayudarle sino con el mismísimo Negan que aparece en el momento oportuno para salvarles el culo. 

Negan ayuda a Alden y Maggie a salir del edificio. Una vez fuera, se encuentran con el tipo grandote que muere como consecuencia de sus heridas y con  Ágata que también muere al poco mordida por un caminante. Mentiría si dijese que la ausencia de estos dos nuevos personajes va a suponer algo en la trama de cara al futuro. Tal y como vinieron se fueron. Nadie los echará de menos. Ni siquiera Maggie. Se me escapa la razón por la que los guionistas pusieron tanto esfuerzo en presentarnos a estos personajes en los primeros episodios si iban a ser muertes rápidas, simples y carentes de significado. Con estas bajas, Maggie pierde prácticamente a la totalidad de personas que trajo consigo a Alexandria. Tan solo queda Elijah, el tipo que porta una máscara muy parecida a la de los Segadores, aunque le toman como prisionero y no sabemos qué futuro le espera a manos de sus captores. 

Maggie, Negan y Alden huyen como pueden y terminan refugiándose en una antigua iglesia. Las heridas de Alden no le permiten continuar con la huída. Negan señala lo evidente. Hay que tomar una decisión. Alden es una carga. No puede seguir el paso, les enlentece y, lo que es peor, les pone a todos en peligro. Maggie se toma muy mal el comentario de Negan y, una vez más, suelta un soliloquio en el que hace hincapié en que por mucho que lo intente Negan nunca será uno de ellos. Lo cual no deja de ser irónico si tenemos en cuenta que Maggie ha estado años fuera de Alexandria y de Hilltop. En ese tiempo Negan ha sido parte de la comunidad de una forma u otra. Tal vez no sea Negan el forastero. Puede que sea ella la que ya no es parte de Alexandria y la que tenga que ganarse su puesto en la comunidad. 

Finalmente, deciden dejar a Alden a su suerte. Tendrán más posibilidades sin él aunque Maggie le promete al joven que volverá por él. Fuera Negan se encara con un zombie al que le revienta la cabeza con una barra de hierro. Maggie se queda observando como la sangre resbala por el extremo de la barra. Una imagen muy similar a la de la noche en que murió Glenn. Juntos se dirigen al horizonte, condenados a entenderse lo quieran o no.

Mientras tanto, en algún lugar del bosque, Gabriel se topa con un Segador herido. Las heridas de Gabriel son superficiales. Está harto de ser la presa. Decide darle la vuelta a la situación y se convierte en un cazador implacable que persigue a su presa. Le encuentra rezando. El hombre le pide que rece junto a él pero Gabriel se niega. ¿Qué sentido tendría? “Pensé que eras un hombre de Dios” le dice el Segador. Gabriel contesta con una de las mejores líneas del episodio “Dios ya no está aquí” antes de rematarlo y confirmando que su arco de personaje y su evolución es de los más interesantes de la serie junto con el de Negan. 

La trama paralela corre a cargo de Carol, Rosita y Kelly. Las tres mujeres encabezan una marcha en busca de los caballos de Alexandria. La comida escasea y necesitan de los animales para poder desplazarse más lejos en busca de alimentos. La situación es desesperada. Tras una larga búsqueda, encuentran los cadáveres de un par de caballos. Han sido devorados por los caminantes. Los ánimos están por los suelos. Para Kelly supone perder la esperanza. De alguna forma, encontrar a estos caballos le hace seguir creyendo en la idea de que su hermana sigue viva en alguna parte. Para Rosita, la pérdida de los animales supone no poder asegurar el futuro de su bebé. Y para Carol… ¿quién sabe? Su personaje ha dado tantos bandazos y se ha comportado de forma tan extraña que esta obsesión por seguir buscando a los caballos no es sino una rareza más.

Por suerte o por arte de magia, según se mire, al poco encuentran el rastro del resto de animales. Se dirigen a una vieja granja. Perfecto. Así les será más fácil reagruparlos y llevarlos de vuelta a casa. Las mujeres sacan a las vaqueras que llevan dentro y demuestran un dominio de los animales envidiable. Cualquiera diría que se han criado en un establo. Llevan los animales de vuelta a Alexandria y con ellos traen un rayo de esperanza para la comunidad. La última escena de esta trama es de Carol, que decide sacrificar su caballo para que sirva de alimento al resto de la comunidad. 

El hambre, el miedo y la angustia empiezan a hacer mella en nuestros supervivientes. Esto hace que empiecen a tomar decisiones forzadas, arriesgándose a tomar riesgos absurdos como muy bien apunta Negan cuando tiene la oportunidad. Lástima que nadie le escuche. Hunted es un capítulo flojo. Lo más interesante es continuar viendo el arco y la evolución de los personajes de Gabriel y Negan. Su desarrollo episodio a episodio es lo más interesante ahora mismo en la serie. Los Segadores son solo un grupo más. Probablemente estén locos y sean unos fanáticos. Nada que no hayamos visto antes. En estas once temporadas hemos visto grupos terribles y perversos como Los Lobos, Los Salvadores o los Susurradores entre otros. El verdadero enemigo no es un grupo extraño con nombre cañero. El verdadero peligro está dentro de los supervivientes, sobre todo ahora que arrecia el hambre y que la supervivencia no está asegurada para nadie. La tensión que estas situaciones generan y los cambios que provocan en los protagonistas es lo verdaderamente interesante y lo que la serie debería explorar en cada episodio. El resto es solo atrezzo.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.

Latest posts by Marta Ramirez (see all)

About Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.