The Walking Dead 10×18: Find Me

The Walking Dead 10x18: Find Me

The Walking Dead 10x18: Find Me

Series: The Walking Dead

4 Stars

Summary

Carol y Daryl dejan Alexandria en busca de caza y suministros. En su viaje paran en una vieja cabaña que le trae viejos recuerdos a Daryl.

Coder Credit

Ha tenido que pasar una década y un cambio de showrunner para que la serie de zombies más longeva de la televisión se atreva a ahondar en el pasado de uno de sus personajes más icónicos. 

A nadie se le escapa que Daryl Dixon (Norman Reedus) se ha convertido con el paso de los años en el corazón mismo de la serie. Desde sus inicios su personaje ha sido fuente de todo tipo de teorías acerca de su pasado y sobre los aspectos más desconocidos de su pasado. A pesar de los años, Daryl sigue siendo un gran desconocido. Un personaje tremendamente hermético al que hemos podido ir conociendo más por su interacción con otros que por lo que cuenta él mismo. Su orientación sexual, por ejemplo, ha sido un misterio constante para las legiones de fans que veían necesario desvelar este aspecto del personaje.

Pero "Find Me" no solo se centra en Daryl sino que también pone el foco en Carol (Melissa McBride) y, sobre todo, en la relación entre ambos personajes. El capítulo en sí mismo es un caramelito para los fans más fieles de la serie. Son pocos los episodios que se centran en exclusiva en el personaje de Daryl. Su historia siempre ha estado casi en un segundo plano, compartiendo tiempo y espacio con otros personajes mucho más vocales por lo que poder disfrutar de un episodio en el que  no tiene que compartir pantalla con nadie más es todo un lujo. Pero si a eso le añadimos el plus de Carol la historia solo mejora. 

Es todo un acierto que este episodio se sitúe en momentos temporales diferentes. El primero de ellos en el presente, en el que vemos a Daryl prepararse para un nuevo viaje en busca de comida y recursos. Un viaje que planea hacer solo pero al que Carol decide unirse en el último momento. El resto de saltos temporales se sitúan entre la desaparición de Rick y la vuelta de Daryl a Alexandria unos años más tarde.

En el presente, Carol y Daryl se internan en el bosque y buscan alguna presa a la que dar caza. Encuentran el cadáver de un animal muerto y deciden dirigirse al río para tratar de pescar algo. Carol decide estrenarse como pescadora con lanza y logra sorprender a Daryl capturando un pez sin apenas despeinarse. Daryl cree que ha sido un simple golpe de suerte pero Carol le demuestra una vez más que no hay obstáculo que se le ponga por delante. Más tarde, mientras limpian los peces, Carol le pregunta si cree que se les ha acabado la suerte que les había venido acompañando hasta ahora. Daryl le responde que reconstruirán Alexandria, es solo cuestión de tiempo. La muerte solo les alcanzará si ellos se lo permiten.

De pronto, Perro sale corriendo. Daryl y Carol salen tras los pasos del perro y llegan hasta una vieja cabaña abandonada. Carol entra en ella. Es el lugar perfecto para pasar la noche y propone que acampen allí. Carol inspecciona las diferentes estancias y busca algo que les pueda resultar útil. Perro se mueve por el lugar como si buscara algo y la mirada de Daryl deja bien claro que conoce el lugar.

Esto nos lleva cinco años atrás en el tiempo. A la época que Daryl pasó viviendo en el bosque, recorriendo la longitud del río en busca de alguna pista que le condujera a Rick. Su pérdida le afectó profundamente y en aquellos días vivía obsesionado con la idea de encontrarle. Carol, como buena amiga, acudía cada cierto tiempo al lecho del río para ver cómo estaba y llevarle suministros como comida, ropa y ponerle al día de las noticias de las comunidades. 

Los días a la vera del río son todos iguales. Daryl obsesionado recorriendo ambas orillas en busca de alguna pista del paradero de Rick y anotando en un mapa los lugares por los que pasa. Cierto día, su soledad se ve interrumpida por la llegada de un travieso cachorro. Daryl le acaricia y juega con él. Cuando el cachorro sale corriendo decide seguir sus pasos. Llega hasta una cabaña. Se deshace de un caminante que vagaba por el jardín y, de pronto, se ve encañonado por el arma de una mujer. Tras retenerlo contra su voluntad durante un rato, la mujer decide dejar que se vaya no sin antes pedirle de forma amenazadora que no vuelva por allí nunca.

Meses más tarde, los caminos de ambos vuelven a cruzarse cuando Perro vuelve a hacer una visita al campamento de Daryl en el río. Daryl decide llevar al animal de vuelta con su dueña para después volver a su campamento. Tiempo después, vuelven a encontrarse en el bosque cuando unos caminantes atacan a Daryl. Ella le ayuda a deshacerse de ellos y él se despide diciéndole que no se acerque a su campamento. Antes de marcharse ella le revela su nombre: Leah.

Poco después, Daryl decide agradecer la ayuda de Leah llevándole unos peces que ha pescado en el río pero el gesto no es bien recibido por ella que decide devolvérselos diciendo que es más que capaz de valerse por sí misma. Esta visita al campamento de Daryl  le sirve para darse cuenta de las condiciones tan precarias en las que vive Daryl El tiempo es frío y el pobre hombre tiene las manos entumecidas. Leah le invita a su cabaña para que se caliente. Daryl acepta el ofrecimiento y decide pasar la noche en la cabaña. Allí, Daryl descubre una fotografía en la que se la ve con un niño. Leah le cuenta su historia y la del pequeño Matthew. Un niño al que crió como su propio hijo cuando la madre de éste murió al darle a luz. Le cuenta que ese día hubiera sido su cumpleaños y que fue mordido por un caminante. El niño murió el mismo día que nació Perro y que desde entonces no había visto a otro ser humano hasta que él apareció en su jardín. Tras acabar de contar su historia, Leah le pregunta por su pérdida. Daryl responde que perdió a su hermano, refiriéndose a Rick. Le cuenta que desapareció después de un accidente y que nunca se le ha encontrado, ni vivo ni muerto y que aún lo está buscando.

El tiempo pasa y vemos como su relación se va estrechando. Juntos comparten la cabaña. Leah se revela como toda una experta en la pesca con lanza. Pasan los meses y la convivencia es perfecta. Pero a Daryl empiezan a entrarle dudas. ¿Debería regresar a Alexandria? ¿Continuar con la búsqueda de Rick? ¿O quedarse con Leah en este pequeño paraíso y seguir adelante con su vida de una vez por todas? Leah, que sabe las dudas que devoran a su compañero, le dice que tiene que tomar una decisión. Ella cree que debería quedarse con ella pero la decisión es de Daryl. Finalmente, Daryl decide partir.

En su partida, se reencuentra con Carol que le anuncia que estarán un tiempo sin verse porque va al Reino a ayudar a Ezekiel con la organización y gobierno de la comunidad. Es hora de que seguir adelante con su vida. Este encuentro hace que Daryl se replantee su decisión y vuelve a la cabaña. Sin embargo, la cabaña está vacía. No hay ni rastro de Leah. Daryl decide dejarle una nota en su sitio secreto: “Debería estar contigo. ENCUÉNTRAME”.

De vuelta en el presente, Carol, después de encontrar la nota que Leah nunca leyó, le pregunta si cree que Leah sigue con vida ahí fuera, si se fue de la cabaña por su propio pie o si la obligaron a marcharse. Daryl le responde que no lo sabe y se culpabiliza de lo sucedido por no haber estado allí con ella. Carol trata de quitarle ese peso de los hombres y le dice que no fue culpa suya, del mismo modo que tampoco es culpa suya el que Ricke desapareciera o lo sucedido con Connie. Daryl se revuelve y le dice que no, que lo de Connie es culpa suya. De no haber sido por su obsesión por acabar con Alpha con toda probabilidad Connie no habría terminado sepultada en una cueva. Carol le responde que no se arrepiente de haber precipitado la caída de Alpha y el fin de los Susurradores. Ella tenía razón y esa era la única manera de lograrlo. Pero Daryl ha callado por demasiado tiempo y le recrimina que para ella todo se reduzca a tener razón. 

Por primera vez los amigos se enfrentan el uno al otro. Daryl ha llegado a su límite y le dice que no debería haber venido con él, al fin y al cabo este viaje para ella no es más que una excusa para huir de Alexandria. De este modo no tiene que enfrentarse al cargo de conciencia que la acompaña desde la muerte de Alpha. Carol trata de defenderse pero él le dice que está harto de repetir una y otra vez la misma conversación entre ellos y le confiesa que se arrepiente de haberla hecho volver a casa. Le dice que si quiere huir que lo haga, esta vez no piensa detenerla. El episodio termina con Carol que, entre lágrimas, le dice que al final sí que tenía razón, parece que se les ha acabado la suerte.

El episodio está muy bien escrito con dos historias que parecen discurrir de forma paralela pero que se complementan a la perfección. Los saltos temporales nos permiten ver la evolución de Daryl y descubrimos esas aristas del personaje que hasta ahora no habíamos podido ver en la serie. La historia de Leah y la de Daryl es prácticamente la misma. Dos personas que finalmente empiezan a curar sus heridas gracias a la compañía del otro. Sus historias compartidas son una especie de catarsis para cada uno de ellos que les permite no solo acercarse el uno al otro sino también ir cicatrizando poco a poco las heridas del alma. La búsqueda de Rick era la excusa de Daryl para evitar a sus amigos y a su familia, como si de esa forma evitase el vínculo que le une a ellos. 

Este mismo camino es el que Carol lleva ya recorriendo mucho tiempo. Su idea obsesiva de acabar con Alpha precipitó la caída de los Susurradores no era sino un mecanismo de escape del sentimiento de culpa que lleva ya tanto tiempo atenazándola. Este viaje es la nueva excusa para tratar de enfrentarse a aquellos a los que en cierto modo ha traicionado. Una excusa que recuerda mucho a aquellas que diera Daryl en su momento y que supusieron el inicio de la espiral autodestructiva de Daryl a orillas del río. De algún modo Leah le salvó de aquello. Sin embargo, tal vez sea demasiado tarde para Carol. ¿Qué esperanza hay para ella si hasta Daryl parece haberse rendido con ella?

Find Me es uno de esos capítulos pausados en los que la verdadera acción se lee entre líneas. El acercamiento al personaje de Daryl nos permite ver su viaje interno y el desarrollo de un personaje que hasta ahora era prácticamente un misterio. Su historia no deja con el mensaje de cómo en la pérdida continua encontramos el verdadero valor de las personas que nos rodean. Y eso, en pleno apocalipsis, tiene un valor incalculable.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.

About Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.