The Walking Dead 10×01: The Line We Cross

The Walking Dead 10x01: The Line We Cross

The Walking Dead 10x01: The Line We Cross

Series: The Walking Dead

4 Stars

Summary

Han pasado unos meses desde que los Susurradores marcaron los límites de su territorio. Los habitantes de las distintas comunidades tratan por todos los medios de no traspasar esos límites.

Coder Credit

The Walking Dead ha vuelto y lo hace tras el anuncio de la marcha de otro de sus personajes principales, la llegada inminente de las películas protagonizadas por Rick Grimes y el notición de un nuevo spinoff. Y es que en el apocalipsis cuantos más zombies mejor.

La novena temporada dejó a su público con un buen sabor de boca. La llegada de Angela Kang como showrunner ha sido el cambio de aires que la serie necesitaba para volver a encarrilarse y retomar el tono pausado y profundo de las primeras temporadas que fueron las que hicieron grande a la serie. 

El episodio se estructura en cuatro partes, cada una de ellas precedida de un título, como si cada una de ellas fuese un capítulo aparte que se integrase dentro de un todo. La idea no es mala y permite que veamos cómo han crecido y cambiado algunos personajes en el tiempo que no les hemos visto. Sin embargo, hubiera preferido algo más de riesgo en este sentido. Que cada una de esas historias fuese realmente una microhistoria de manera que se hilasen de tal forma que terminasen en un mismo punto que es al que nos quiere llevar la historia. Al final lo que tenemos son escenas de personajes que hubieran funcionado igual sin tener que soportar en los cambios de punto de vista un rótulo con un título caprichoso.

Como ya pasara con el inicio de la temporada anterior, esta nueva andadura de la serie (y ya van diez que se dice pronto) comienza con una elipsis temporal. Apenas unos meses después de que las comunidades de supervivientes aceptasen la tregua propuesta por los Susurradores. Durante este tiempo las playas de Oceanside se han convertido en el campo de entrenamiento perfecto para que los supervivientes perfeccionen la técnica y las tácticas del combate. Como si a través de la férrea disciplina militar se aferrasen a lo poco que queda de la civilización que en su día conocieron. El paso del tiempo se nota no solo en la mejora de sus habilidades sino en las armas y protecciones que portan. Estos meses han servido para que las distintas comunidades se armen como es debido.

A lo largo del episodio se hace palpable la tensión que rodea a los protagonistas. A pesar del tiempo transcurrido sin ver a los Susurradores viven con el miedo de que Alfa aparezca cuando menos se lo esperan a asestar un nuevo golpe a las comunidades. Aparte de formación militar y mejores armas, las comunidades cuentan con la radio. Las ondas radiofónicas les permite comunicarse entre ellas y son una herramienta más que les hace sentirse más seguros.

Carol desembarca en el puerto de Oceanside tras una larga travesía. Después del revés sufrido por la muerte de Henry y la derrota ante los Susurradores, Carol ha buscado refugio en el exilio. Su vida en el mar le permite alejarse de todo, sentir la soledad y vivir el día a día de la manera más simple. Daryl aguarda su llegada impaciente por volver a abrazar a su amiga. Ezequiel observa el desembarco de Carol, deseando abrazarla y tener unos momentos con ella pero la que otrora fuera su reina le da una bienvenida más bien fría. Juntos deciden adentrarse en el bosque y explorar sus alrededores en busca de comida y/o señales recientes de los Susurradores. Por el camino se hacen confidencias y Carol confiesa que no le gusta que respeten los límites del territorio marcados por Alfa, sobre todo después de lo que pasó. Los amigos bromean y sueñan con la posibilidad de irse juntos, dejarlo todo y alejarse de toda esta locura. Un sueño muy bonito, aunque Carol sabe tan bien como nosotros que Daryl no se irá a ninguna parte. Especialmente ahora que parece mostrar interés por cierta persona que se comunica por lenguaje de signos.

Mientras tanto, en Alexandria, Eugene se convierte en la niñera perfecta del bebé de Rosita. Le canta, le cambia la ropa, lo alimenta, cuida al milímetro su crecimiento y anota cualquier cosa que tenga que ver con el recién nacido. Mientras tanto, Rosita se pone en forma y Siddiq entrena a Dante en el arte de la medicina. Pero Siddiq esconde un secreto. Desde que le cogieron los Susurradores no ha vuelto a ser el mismo aunque trata de disimularlo. Sus días están llenos de imágenes de su cautiverio que parecen dejar entrever que pasó algo más que, de momento, desconocemos. 

El miedo a los Susurradores se cuela en cada rendija. Los alexandrinos se preguntan entre susurros si hay alguna pista del grupo de Alfa y, a pesar de que Lydia es ahora una más en la comunidad, no se fían de la joven y le lanzan miradas de desconfianza en cuanto se la cruzan por el camino. Lo mismo le sucede a Negan. El hasta no hace mucho enemigo número uno de Alexandria ha sufrido una notable mejora en su condición de habitante de la comunidad. Ahora trabaja al aire libre. Ya no pasa los días tras las rejas sino que se dedica a cuidar de los huertos de la comunidad. Negan simpatiza con la incomodidad de la chica que se siente observada y juzgada por todos.

A lo largo del capítulo asistimos, además, a la caída de un satélite a la tierra, hecho que nuestros protagonistas observan cautelosos. Los restos han impactado cerca de Oceanside tras las fronteras marcadas por Alfa generando un incendio en el bosque que amenaza con alcanzar a la comunidad si no lo extinguen antes. Rápidamente Michonne organiza a los supervivientes para hacer una cadena humana que ayude a extinguir el fuego lo antes posible. Todo ello con la mirada puesta en la espesura del bosque atentos a la más mínima señal de los Susurradores. Saben que la transgresión podría salirles cara. 

Una vez apagado el fuego Eugene le pide a Michonne tiempo para buscar entre los restos del satélite materiales que puedan serle de utilidad. Michonne acepta a regañadientes y le dice que tiene 5 minutos para recoger lo que necesite y salir de allí escopetado. Desde la lejanía Carol observa los restos con mirada ceñuda. De pronto, en un claro aparece Alfa. Las dos mujeres se sostienen la mirada en una especie de duelo con final incierto. 

La décima temporada ha arrancado con una historia que tiene tintes de western, eso sí, esta vez protagonizado por dos mujeres. Desde que se anunciase la salida de Michonne mucho se ha especulado sobre quién será el personaje que tome el relevo. Con este inicio Carol se postula fuertemente como aspirante a nueva reina del cotarro. Este primer episodio ha dejado a un lado la acción y el ritmo frenético y ha optado por un tono más pausado. Pero no nos engañemos, todos sabemos que esto es tan solo la calma que precede a la tempestad.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal