The Originals 3×22: The Bloody Crown (Final de Temporada)

The Originals 3x22: The Bloody Crown

The Originals 3x22: The Bloody Crown

Series: The Originals

4 Stars

Summary

Marcel despierta buscando venganza por todo lo que han causado los Mikaelson, sabedor de que es más fuerte que todos ellos, planea eliminarnos de una vez por todas.

Coder Credit

Después de que oyéramos hablar de la tan temida Profecía a inicios de la temporada, por fin llega el momento en el que sabremos lo que ocurre realmente. Los Mikaelson han acabado justo ante lo que más temían: la posibilidad de que toda la familia sea exterminada, y todo como consecuencia de sus propios actos.

De nada ha servido todo lo que han hecho los hermanos para evitar que la profecía que predecía su fin no se cumpliera, obsesionados y paranoicos con cualquier enemigo que aparecía, acabaron descuidando a aquellos que les eran leales, los que formaban parte de su familia y eso es lo que ha supuesto su derrota. Marcel, al que Klaus consideraba un hijo, se ha rebelado del todo ante su creador y los que fueron su familia cuando era un niño. La muerte de Davina le ha trastornado del todo y sólo piensa en matarles y recuperar su trono como rey de Nueva Orleans.

Mientras tanto, en la mansión todos siguen su vida sin saber lo que se les viene encima. Elijah y Hayley han acabado admitiendo que no pueden estar separados, le promete que no está solo, y que siempre podrá contar con ella. Klaus pasa un rato con Hope pensando que la niña tendría una vida tranquila si él no fuera su padre, sabe que sólo por ser hija suya siempre será un objetivo. El híbrido sigue además disgustado con Elijah por haber matado a Marcel pero parece otra crisis que acabarán arreglando.

Klaus es consciente de que sus actos han condenado a toda la familia
Klaus es consciente de que sus actos han condenado a toda la familia

Pero Freya y Kol son los que descubren que hay algo que va mal, Freya lo siente y utiliza un conjuro que les muestra que los enemigos de Klaus están viajando hacia la ciudad. Lo que me sorprende es que Kol haya pasado de un día para otro de odiar a sus hermanos y desearles la muerte a volver a vivir con ellos y comportarse con tanta tranquilidad con Freya, a la que acusó directamente de la muerte de Davina. No tardan en avisar a Elijah y Klaus de que pronto llegarán vampiros para luchar, pero estos no se preocupan, ninguno puede acceder a la casa sin la invitación de Freya y creen estar a salvo.

Por su parte, Vincent se reúne con Marcel en el cementerio ante la tumba de Davina. El brujo duda si el vampiro será capaz de matar a los Mikaelson ya que tiene mucha historia con ellos, y teme que en el último momento sea incapaz de dar el golpe fatal. Marcel se siente ofendido y asegura que va a acabar con ellos, Vincent le recuerda que están llegando muchos vampiros y que debe cuidar a los humanos de Nueva Orleans, porque si hay guerra morirán inocentes y eso es lo último que quiere.

Veremos también a Vincent calmar al resto de brujos y brujas de la ciudad que se sienten perdidos sin poder recurrir a los Ancestros, también están asustados porque hay muchos vampiros y no saben qué hacer. Vincent se erige como líder y les promete que Marcel lo solucionará todo porque va a echar a los Mikaelson de allí y todo volverá a la normalidad. El detective Kinney también está allí, le explica a su amigo que necesita su ayuda en un escenario y le conduce hasta el gimnasio que pertenecía a Marcel, donde hay decenas de vampiros muertos. Vincent los reconoce como miembros de The Strix, lo que nos da a entender que Marcel les ha asesinado, pero no a todos porque uno de ellos aún seguía vivo y ataca a Kinney hiriéndole gravemente.

Vincent tiene un aliado en Kinney
Vincent tiene un aliado en Kinney

El ataque a casa de los originales está muy bien coordinado, se nota que Marcel sabe lo que hace. Primero una vampiresa ataca a Freya mientras está sola realizando un conjuro, Klaus, Elijah y Kol están en el piso inferior y van hacia las escaleras al oír el ruido cuando una gran cantidad de vampiros irrumpe en el patio y les rodea. Es el momento que Marcel elige para hablar y mostrarse ante ellos, explicando que tiene amigos que pueden cambiar las escrituras y ahora cualquier vampiro puede entrar allí.

Klaus, aún sorprendido por la aparición de su amigo, le pide hablar a solas con él para arreglar las cosas sin luchar, pero Marcel se niega. Elijah se entromete diciendo que fue él quien mató a Marcel a traición y que su odio es hacia él, pero que deje a los demás en paz, a lo que el vampiro responde que cuando te enfrentas a un Mikaelson te enfrentas a todos. El resto de vampiros presentes son del linaje de Klaus y, ahora que sus vidas ya no están vinculadas a la suya, están deseando verle morir.

Hayley rescata a Freya de los vampiros que tenía a su alrededor, la han envenenado y necesita una cura o morirá. Hayley recuerda que Lucien tenía antídotos en su casa y propone ir allí, pero es cuando descubren lo que está sucediendo escaleras abajo. Freya dice que la Profecía se está cumpliendo y no lo pueden evitar, pero Hayley tiene un as bajo la manga y le dice que volverá enseguida. Kol no se queda callado y se encara a Marcel, le recuerda que él también amaba a Davina y que la chica no querría que llegaran a esto. El vampiro se enfada al escuchar el nombre de la bruja, sobre todo porque fue Kol quien la mató y se lanza sobre él mordiéndole con fiereza en el cuello.

Hayley y Freya son las únicas que pueden evitar la Profecía
Hayley y Freya son las únicas que pueden evitar la Profecía

Al oír los gritos de agonía de su hermano pequeño, tanto Elijah como Klaus se lanzan sobre Marcel para pelear con él pero pronto se nota que no tienen la fuerza suficiente para poder vencerle. Marcel es más poderoso que ellos, les vapulea sin problema alguno y muerde a Elijah en el brazo. Klaus se enfurece y ya va a saltar sobre Marcel cuando aparece Rebekah y se interpone entre ambos para detener la pelea. La joven le pide a Klaus que se lleve a Elijah y Kol, sabe que ella no corre peligro con Marcel y logra que sus hermanos escapen antes de que sea demasiado tarde.

¡Cuanto echábamos de menos a Claire Holt en la serie! En un momento, Rebekah se enfrenta a todo aquel que se le pone por delante, con un plan para evitar que su familia desaparezca, y todo con la maldición que aún tiene en el brazo y que en cualquier momento puede hacer que enloquezca. La veremos exigirle a Marcel que cure a sus hermanos, le asegura que entiende por qué les odia pero no puede perderles. El vampiro disfruta diciendo que no hay cura y que esa misma noche Kol, Elijah y Klaus estarán muertos. Rebekah intenta golpearle pero Marcel la detiene, le dice que ella no tiene nada que temer porque jamás le hará daño. Pero la rubia sigue cabreada, le grita que ha cambiado y ya no es el mismo del que se enamoró años atrás.

En el piso de Lucien han acabado reuniéndose Hayley y Freya, que buscan inútilmente un antídoto para el veneno, junto a los tres hermanos Mikaelson que aparecen de improviso. Kol está realmente mal e intentan ayudarle, Klaus comenta que para hacer el suero se necesitó la sangre de lobos de los siete clanes y tal vez esa sea la clave para obtener una cura. Freya dice que es posible, pero no tienen tiempo para eso porque todos estarán muertos en pocas horas. Klaus observa como todos sus hermanos tienen las horas contadas mientras que él es el único que no está herido.

Rebekah llega para poner paz
Rebekah llega para poner paz

Es entonces cuando Rebekah llama a Klaus con una propuesta: someterse a un juicio ante Marcel y el resto de vampiros. El híbrido se niega al momento, pero su hermana le convence ya que necesitan ganar tiempo como sea para que Freya encuentre la forma de salvarles a todos. Elijah no quiere que Klaus vuelva a la mansión, le suplica que coja a Hayley y Hope y se marchen pero Klaus sabe que debe hacerlo para protegerlos a todos ellos. Veremos a Klaus despedirse de su familia convencido de que no va a volver a verlos y, si lo hace, será dentro de mucho tiempo. Deja una carta para Hope en su mochila y se marcha impidiendo que Hayley le acompañe.

Cuando Klaus llega a la mansión, Rebekah le espera con nerviosismo. Le recuerda que para que todo salga bien, él debe vivir y ella debe resistir a la maldición, de lo contrario el plan no funcionará: ¿qué han tramado los Mikaelson para sobrevivir a esta situación? El juicio, como no podía ser de otra forma, resulta ser un desastre. Todos los presentes fueron convertidos por Klaus, torturados e incluso obligados a matar a sus seres queridos, se nota que nadie va a votar a favor de perdonarle la vida.

Rebekah les recuerda que para que sea un juicio justo ella puede hablar en defensa de su hermano, y aunque al principio comienza bien diciendo que lo único que Klaus ha buscado siempre es proteger a su familia, la maldición comienza a afectarla. Esto, sumado a las palabras de Marcel recordándole las veces que Klaus la encerró en un ataúd hacen que Rebekah comience a hablar de las barbaridades cometidas por Klaus. Éste intentará defenderse diciendo que todos son inmortales gracias a él, y que si tanto le odia Marcel, podría haber advertido a Davina sobre lo que podía pasar si se enfrentaba a él. El híbrido les incita a matarle porque igualmente habrá ganado, él ya no estará pero ellos seguirán sufriendo con sus patéticas vidas. A lo que Rebekah chilla que su muerte no es suficiente y merece sufrir.

Klaus utiliza su labia para conseguir lo que quiere
Klaus utiliza su labia para conseguir lo que quiere

Marcel habla a los vampiros del cuchillo de magia negra que tiene en su poder, aquel que es capaz de dañar incluso a un original provocándole un dolor y una tortura inigualable. Todos los presentes están de acuerdo en usarlo, sabiendo que Klaus pasará todo el tiempo experimentando un gran sufrimiento. La decisión está tomada y parece que el destino de los Mikaelson se ha sellado. Pero ahora se nos desvela que ése era el plan desde el principio, Rebekah llama Hayley para decirle que ahora todo depende de ellos.

Vemos que Kol, Elijah y Freya están sufriendo pero siguen vivos, la bruja está realizando un conjuro de sangre que les vincula a todos con Klaus. De manera que mientras éste siga vivo: todos ellos estarán dormidos y sin sucumbir al veneno. El siempre egoísta Klaus, el que tenía que salirse siempre con la suya se ha sacrificado para salvar a su familia. Él va a sufrir años de tormento mientras sus hermanos están juntos en una especie de ensoñación creada por Freya. Será Hayley la que cogerá los cuerpos de los demás, y se los llevará para mantenerles a salvo mientras busca una cura para todos ellos.

¿Y qué pasa con Marcel? Ha recuperado el trono que quería, empareda a Klaus y parece que podrá seguir su vida como si nada, pero Vincent aparece furioso por lo ocurrido en el gimnasio y le dice que se mantenga apartado de su camino: se ha creado un nuevo enemigo, pero tampoco parece preocuparle mucho. Ahora es cuando la línea temporal de The Vampire Diaries tiene sentido en su cruce con The Originals, cuando Caroline llegó a Nueva Orleans buscando a Klaus, le dijeron que hacía tres años que no sabían nada de él. Ahora sabemos por qué: Marcel le derrotó y Hayley aún no ha hallado una cura. Tendremos que esperar hasta 2017 para saber qué pasará a continuación.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.