The Mandalorian: un spin-off nostálgico hecho para fans

The Mandalorian: un spin-off nostálgico hecho para fans

The Mandalorian: un spin-off nostálgico hecho para fans

Series: The Mandalorian

3 Stars

Summary

El Imperio acaba de caer y una débil República comienza a asumir el control de la galaxia. Aunque ya no son tiempos de guerra algunas partes de la galaxia sufren el abandono ante la falta de poder y se ven obligados a hacer tratos con los bajos fondos para seguir sobreviviendo. Es el caso de los Mandalorianos.

Coder Credit

La primera serie con personajes reales del Universo Star Wars ya ha llegado. Y siendo además la carta de presentación de Disney+, plataforma desde la que se podrán ver los 8 episodios de la temporada, lo cierto es que no ha habido nada que no se esperara: guiños a la saga y un aire de nostalgia que además se ve reforzado por una historia que entra de lleno en el western espacial.

Nos encontramos con un cazarrecompensas mandaloriano que, fiel a su raza, destaca por ser un hombre solitario que se toma muy en serio su trabajo, por lo que si es necesario matar para conseguir a su presa, no le supone ningún problema moral. Y si además esto ocurre en un universo que aún no se ha adaptado al nuevo orden galáctico, por lo que prácticamente cada uno impone su propia ley, el aire que se respira recuerda a las historias del Viejo Oeste donde los vaqueros iban de pueblo en pueblo tratando de sobrevivir.

Este aire no es ni mucho menos casual pues precisamente Han Solo, cuyo gran enemigo fue Boba Fett, el primer mandaloriano que descubrimos en el universo Star Wars, era el prototipo de vaquero espacial. Por tanto, era de esperar que se repitiera ese formato. Sobre todo cuando el momento escogido para contar la historia de los mandalorianos es uno tan apropiado como el de la caída del Imperio.

Tampoco es casual la constante presencia de guiños a la saga original, tanto en los escenarios como en algunos personajes de reparto y objeto de todo tipo: desde el speedster que condujera por primera vez Luke Skywalker, a la vieja cantina donde siempre hay problemas, pasando por toda una serie de droides, criaturas y atrezzo en general que, lógicamente, va a hacer las delicias del fan incondicional. Incluso nos vamos a encontrar con ese droide cómico que ya no puede faltar en ningún producto que lleve el sello de Lucasfilm.

El problema es que esa constante sucesión de guiños acaba convirtiéndose en los árboles que no dejan ver el bosque. Porque una cosa es un guiño de vez en cuando a las películas originales para despertar esa nostalgia que siempre va a ser bien recibida, y otra que da la impresión de que eso es lo único que va a haber. Entonces aparece un miedo bastante comprensible a si eso es todo lo que vamos a ver en la tan esperada primera serie con personajes reales de Star Wars.

A ese temor de que todo sea ambientación, sin nada de argumento, contribuye en cierto modo que el protagonista sea un hombre solitario que se toma las cosas con calma y que para más inri no se quita el casco ni para dormir. Todo ello hace que a veces uno tenga la sensación de estar en un videojuego de star wars en la que el personaje debe recorrer todos los escenarios para dar con las pistas que le lleven a resolver la misión. Es decir: mucha ambientación y mucha nostalgia, pero ¿cuándo empiezan a pasar cosas?

Todo apunta a que ese miedo a que The Mandalorian sea un simple objeto de coleccionista donde no han dado importancia al argumento está injustificado. Ya en su primer episodio, y eso que dura solo 38 minutos, han aparecido algunos detalles que hacen intuir que la historia se va a complicar. Y mucho. No solo por el que va a ser el nuevo objetivo del mandaloriano y que se desvela al final con una imagen emotiva y épica a partes iguales, sino por ciertas referencias a la cultura de los mandalorianos que los fans del Universo Expandido de Star Wars habrán descubierto.

Son esos detalles los que devuelven la esperanza en que The Mandalorian se haya hecho con el respeto que los fans se merecen. Sin ser una simple sucesión sin sentido de guiños y objetos de merchandaising, conscientes de que precisamente la historia de los mandalorianos, y más aún con un personaje como es este cazarrecompensas, puede dar mucho juego.

Que el creador de la miniserie sea Jon Favreau, uno de los mayores responsables del universo Marvel, contribuye a esa esperanza. Si The Mandalorian es una serie hecha por fans y para fans, los mismos responsables son los primeros interesados en ofrecer un resultado espectacular que además de convencer a los fans de siempre, también contribuya a crear nuevos fans más jóvenes.

De momento parece que la cosa va por buen camino. Gracias a un primer episodio que sirve como carta de presentación para que el espectador se sitúe en ese momento concreto del orden galáctico y además conozca al nuevo personaje de Star Wars que, de seguro, va a pasar a convertirse en el favorito de muchos.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.