The Librarians 3×05: And the Tears of a Clown

The Librarians 3x05: And the Tears of a Clown

The Librarians 3x05: And the Tears of a Clown

Series: The Librarians

4 Stars

Summary

Jenkins tendrá que ir a buscar a sus amigos a una misteriosa feria que ha aparecido de la nada en mitad de la nada.

Coder Credit

Esta semana “The Librarians” nos trae un episodio no apto para coulrofóbicos. Pero si en él tenemos de invitados a Felicia Day y a Sean Astin, la cosa mejora ¿verdad?

El capítulo empieza tiempo atrás, cuando unos jóvenes se divierten en una feria, pero un malentendido los separa, él pensando que ella lo ha rechazado y ella confusa porque él desaparece sin dejar rastro. Obviamente, estos dos son los que en el presente serán Felicia Day y Sean Astin, Charlotte y Kirby respectivamente. Precisamente éste último es el que ha organizado todo el lío que tenemos entre manos esta semana.

Los siguientes siete minutos del episodio son totalmente de Jenkins. Sólo él y un simpático niño (en serio, mis felicitaciones al niño actor) salen en esta escena en la que recorren la feria que ha aparecido de la nada en mitad de la nada. Jenkins está totalmente confuso por esta feria tan rara pero a la vez preocupado porque Eve le ha mandado un vídeo diciéndole que no los vaya a buscar bajo ninguna circunstancia. Vídeo al que no le ha hecho caso ninguno, claro.

Cuando Jenkins por fin encuentra a sus amigos están… cambiados. Eve tiene dos cabezas, Jake unos músculos de vértigo, Ezekiel es un encantador de serpientes y la pobre Cassandra es una sirena que sólo consigue emitir sonidos estridentes. Encima están como hipnotizados y sólo repiten “Bienvenidos a la mejor feria del mundo” como un mantra. Pero nada que no puedan solucionar unas sales especiales de Jenkins, que los despierta del trance pero siguen con sus características ridículas de feria.

Pero mirad las pintas por favor

Tras una breve persecución a cargo de unos espeluznantes payasos, consiguen escapar de allí y llegar a la Biblioteca a través de la puerta y nada más salir del radio de influencia de la feria, desaparece la segunda cabeza de Eve, los músculos de Jake, Ezekiel vuelve a ser él mismo y Cassandra recupera su voz y sus piernas.

Mientras, en la feria, nos enteramos de la razón de Kirby para crearla: ha estado buscando a Charlotte, su amor de la infancia a la que le encantaban las ferias, para traerla a la suya y conquistarla con su magia. Magia verdadera por cierto, y sin necesidad de uno de los artefactos mágicos antiguos que normalmente recuperan los Bibliotecarios. Con tanta magia de vuelta en el mundo y con las líneas ley un tanto inestables, se enteran de la peor manera posible que cualquiera con un objeto querido y en el sitio y momento adecuado puede convertirse en un usuario de magia.

Eso es lo que le ha pasado a Kirby, que ha traído a Charlotte a la feria mediante un cupón dorado (hola Willy Wonka) que prometía un premio. Charlotte, camarera en estos momentos, no duda en ir a buscar su premio, aunque cuando ve a Kirby tan insistente, y sin reconocer a su amigo de la infancia, trata de marcharse de allí al cabo de un rato porque todo le parece muy turbio.

Con esos payasos alrededor ¡quién la culpa por querer irse!

Los Bibliotecarios están a salvo en la Biblioteca, pero lógicamente no van a dejar en manos de un loco un artefacto mágico de tal calibre y vuelven a la feria, pero esta vez apropiadamente vestidos: sí, de payasos, por idea de Cassandra. Pronto Eve se da cuenta de que Kirby ha hecho todo esto por Charlotte y cuando Jake y Ezekiel vuelven de haber registrado el tráiler del mago, deciden que es necesario quitarle el objeto mágico.

Lo que sería más fácil si supiesen qué es exactamente lo que le da a Kirby sus poderes. Jake piensa que es la varita, pero todos se ríen de él diciendo que eso sería demasiado evidente. Pero cuando ven cómo la utiliza, mientras retiene a Charlotte atada a una silla, cambian de opinión para estupefacción de Jake, que no se puede creer que antes se metieran con él.

Aunque logran quitarle la varita sin muchos problemas y soltar a Charlotte, pronto se dan cuenta de que la varita no es el objeto mágico. ¡Ups! Estáis metidos en un buen lío, porque ahora Kirby quiere convertiros en estatuas de cera. Es el turno de Charlotte de ayudar a los Bibliotecarios, pues de pronto recuerda a Kirby y logra que le dé el objeto mágico.

Fan de toda esta foto (y por cierto que sus trajes de payasos desaparecen misteriosamente de una escena a otra)

¿Y qué era el objeto mágico? Pues ni más ni menos una flor que llevaba en la solapa de su chaqueta. Una flor que ganó en la feria cuando era niño y quería dársela a Charlotte pero no pudo. Como Kirby no sabe que es lo que le da su poder, Charlotte lo convence de que se la dé, a fin de cuentas, la había ganado para ella ¿no?

Y llega uno de mis momentos favoritos del capítulo. En cuanto Kirby le da la flor a Charlotte, piensa que pueden volver a ser amigos pues todo fue un malentendido, pero Charlotte, que estaba siendo amable para lograr su objetivo, cambia de actitud al momento y le dice que no, que se ha convertido en un psicópata y que obviamente no pueden volverse a ver. Kirby se enfada e intenta recuperar su flor mágica, que va pasando de unas manos a otras hasta que el mago acaba de cabeza en el tarro de cera (muriendo, ¿supongo? Vaya final, no me lo esperaba en “The Librarians”).

En cuanto Kirby muere, toda la feria desaparece dejando a sus “habitantes” muy confusos y sin saber qué hacen en medio de la nada. Pronto llegan los agentes del DOSA, que no traerán nada bueno para los Bibliotecarios en el futuro y encima entre las cosas que quedaron atrás (por qué específicamente esto no desapareció, no lo sé) se encuentran con unas fotos del fotomatón de Eve y Cassie, pues Jake encontró la suya y la cogió, pero dejó el resto atrás (maaaal, Jake, mal).

La pobre Charlotte sólo quería pasárselo bien en la feria

La flor está a salvo en la Biblioteca, en lo que parece un nuevo anexo que podrán rellenar de nuevos artefactos, pues hasta que no arreglen las líneas ley de alguna manera, seguirán apareciendo más y más objetos mágicos en manos de gente irresponsable.

Este capítulo nos ha dejado buenos momentos (por ejemplo cuando Eve le dice a Jenkins que no quería que fuera a rescatarlos pues se avecina la lucha contra el mal y no quería dejar al mundo sin Jenkins), momentos hilarantes (esa llegada en un mini-coche rosa vestidos de payasos no tiene precio o cómo la segunda cabeza de Eve admiraba los abdominales nuevos de Ezekiel o los músculos de Jake) y momentos terroríficos a cargo de los payasos horripilantes.

Un buen capítulo al más puro estilo “The Librarians” con dos estrellas invitadas de lujo. Eso sí, que le hayan puesto a Felicia Day el nombre de Charlotte nos recuerda a Charlie de “Sobrenatural” y lloramos un poco por dentro. Y a ver si el DOSA coge algo más de protagonismo porque de momento son una simple anécdota.

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

Latest posts by Natalia Méndez (see all)

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.