The Good Doctor 5×04: Rationality

The Good Doctor 5x04: Rationality

The Good Doctor 5x04: Rationality

Series: The Good Doctor

3 Stars

Summary

Shaun confronta a Salen por la valla publicitaria y trata de convencerla para que la quite, mientras lidia con un caso que le sacará de sus casillas.

Coder Credit

The Good Doctor regresa tras un corto parón que no le ha sentado demasiado bien, los protagonistas siguen tratando de adaptarse a la nueva situación pero las piezas no terminan de encajar y solo nos queda esperar a que las cosas se descontrolen y exploten: cosa que pasará antes o después. Análisis con SPOILERS a continuación.

Si habéis leído las críticas de los episodios anteriores, ya sabréis que no me convence nada la llegada de Salen y lo que está suponiendo, por lo que se veía venir que este episodio también iba a resultar algo engorroso. Lo bueno de la serie es que aunque una trama no termine de convencernos, a cada uno le llaman más unas que otras, los personajes y el resto de historias hacen que los capítulos sigan siendo buenos e interesantes, pero The Good Doctor está empezando a flojear un poco y va perdiendo esa frescura y originalidad que la caracterizaban.

Y sí, tanto los personajes como los espectadores tenemos que adaptarnos a los cambios causados por Salen, y esperamos que en unas semanas veamos que todo esto lleva a algún sitio (y no solo a desquiciarnos), pero es que el resto de tramas están desaprovechadas o tienen muy pocos minutos para desarrollarse, dando más importancia a todo lo que rodea a la nueva jefa. Comenzamos por Shaun yendo a ver a Salen para pedirle que quite el cartel publicitario donde lo expone tanto a él como a su autismo como reclamo para conseguir más clientes.

La mujer, esto hay que valorárselo porque simplemente podría ignorarlo y pasar a otra cosa, siempre escucha al residente y razona con él. Shaun no cede y está dispuesto a aprovechar las 48 horas que Salen le da de plazo para encontrar una forma de convencerla para que lo quite, pero por circunstancias de la vida (esto un poco cogido con pinzas) finalmente acepta que dejen el cartel, lo que supone una victoria para la dueña del hospital.

 

Nuestro protagonista también va a acabar muy desquiciado por culpa de su jefa, cuando esta tenga una idea PÉSIMA sobre el caso médico en el que trabajan Shaun, Andrews y Mateo. Y es que no se le ocurre otra cosa que poner el padre de la paciente dentro del equipo como asesor para ver qué procedimientos seguir para tratar a su hija: y todo porque el hombre acertó con el diagnóstico de la niña cuando ni siquiera Shaun creía que fuera eso lo que tenía. Vamos a ver, que a los propios médicos no los dejan tratar a sus familiares por un motivo, y aquí nadie (excepto Shaun) se opone a que un hombre sin ningún conocimiento de medicina tenga voz y voto sobre lo que van a hacer: ¿EN SERIO?

Obviamente las cosas salen mal y el hombre, contra la opinión de Shaun que advierte que el procedimiento es muy peligroso, propone una idea que causa que su hija empeore y le tengan que extraer el intestino. Pero al final del todo, después de que Shaun tenga una revelación tras hablar con la niña que le dice que sintió que podía confiar en él tras ver el cartel, consiguen evitar que la paciente tenga que llevar una bolsa de ostomía de por vida. Lo único que ha salvado toda esta trama ha sido ver otra gran actuación de Freddie Highmore en pleno ataque de nervios y frustración por lo que está pasando.

 

El otro caso médico ha involucrado a Morgan y Park y ha servido para que ahondemos un poco más en la vida personal de la mujer. Sigo pensando que la relación sentimental de estos dos podría haberse mostrado más porque tienen una dinámica muy interesante, pero nos tenemos que conformar con pequeñas dosis. La pareja se enfrenta a una historia que hará nuevamente que se encuentren en bandos enfrentados. La paciente llega al hospital con los pulmones muy mal y le dan poco tiempo de vida si no consiguen un trasplante en poco tiempo.

Ahondando un poco más en su historia, descubrimos que la mujer se marchó hace años y abandonó a su hijo de doce años con el que ahora quiere reencontrarse para explicarle por qué se fue. Tal y como esperábamos, Park cree que es una madre horrible y que no merece el perdón de su hijo, mientras que Morgan se ve reflejada en el aparente egoísmo de su paciente que prefirió vivir su vida en vez de quedarse con el niño. Y es que Morgan se ha estado replanteando últimamente la idea de ser madre y ha decidido congelar sus óvulos por si más adelante quiere tener un hijo, algo de lo que hablará con Park.

Al final la paciente se salva porque su propio hijo decide donarle una parte de sus pulmones para que no muera antes de tiempo, siendo el primer paso de la reconciliación madre e hijo. Tal vez podíamos pensar que la mujer había querido contactar con su hijo con la intención de lograr un trasplante, pero no, ella no quería que él pasara por quirófano y tan solo quería sincerarse con sus motivos, nada más y nada menos que una depresión post parto que se alargó durante años.

 

Por último, nos queda la trama de Aaron Glassman y lo que sea que tengan planeado los guionistas para él. Ya llevábamos unos episodios viendo al hombre algo perdido y buscando hobbies para distraerse tras abandonar el hospital, los demás se sentía abandonados a su suerte e iban a pedirle consejo constantemente. Veremos que Aaron habla con Shaun del tema del cartel, después de que Lea haya ido a pedirle ayuda, y luego irá a enfrentarse a Salen para que retire la publicidad

Pero es al final, después de que Glassman descubra que Shaun cambió de idea y después de que Salen le sugiera que su pupilo ya no lo necesita y puede resolver sus asuntos solo, cuando Aaron decide marcharse con un destino desconocido. La propia Lea acertó al comentar que el hombre solo seguía en la ciudad porque no quería dejar a Shaun atrás pero ahora, al ver que este es capaz de volar solo, ha decidido marcharse y no sabemos a dónde o por cuánto tiempo...

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.