The Good Doctor 4×19: Venga

The Good Doctor 4x19: Venga

The Good Doctor 4x19: Venga

Series: The Good Doctor

4 Stars

Summary

Varios miembros del hospital se desplazan hasta Guatemala en misión humanitaria para ayudar en un hospital rural del país.

Coder Credit

Entramos en el final de la cuarta entrega de The Good Doctor con la primera parte de las dos que terminarán la temporada. La dinámica va a cambiar completamente cuando varios de nuestros protagonistas se embarcan en un viaje a Sudamérica con el objetivo de ayudar con su trabajo, allí se van a encontrar con una realidad muy diferente a la suya que cambiará su forma de ver las cosas. Análisis con SPOILERS a continuación.

Nada más comenzar el episodio vemos a Shaun, Claire, Lim, Andrews, Park, Morgan y Lea llegar al aeropuerto para coger un avión rumbo a Guatemala, donde van a formar parte de una misión humanitaria de diez días en uno de los hospitales más pobres del país. Todos están bastante emocionados con la idea de poder ayudar a personas con menos recursos, pero pronto se van a dar cuenta de que las cosas no son tan bonitas como imaginaban. En su destino los espera el doctor Mateo Rendón (Osvaldo Benavides) quien rápidamente les advierte que sólo pueden escoger a doce pacientes que necesitan cirugía, pero no pueden elegir a aquellos que lo necesiten más, sino a los que tengan más probabilidad de recuperarse y de que todo sea un éxito, ya que si mueren pacientes perderán ingresos para seguir con el programa.

La expresión: “centraos en los milagros” será repetida en más de una ocasión, y es que a nuestros protagonistas les cuesta descartar a personas que en Estados Unidos sí podrían tratar (si pudieran pagarlo, claro) únicamente porque su operación tiene más riesgo que la de otro paciente. Claire será la que primero se choque con esta dura realidad al tener que mandar a una niña a morir a casa porque ya no pueden hacer nada por ella, y después Morgan también quedará afectada cuando tenga que decirle a un padre que no van a poder operar a su hijo.

 

 

El equipo del hospital San Jose St. Bonaventure necesitará además a unos cuantos intérpretes para poder examinar y hablar con cada paciente potencial y así poder descartar a los que no van a tratar. Shaun es el único que se desenvuelve con el idioma, después de todo Freddie Highmore domina el español a la perfección y los guionistas han decidido aprovecharlo, y protagonizará algún momento divertido como cuando le pide a un pastor que aparte a sus ovejas de la carretera para acabar diagnosticándole una infección de hongos en la espalda, o cuando asuste a uno de los posibles pacientes diciéndole todo lo que le han encontrado y se olvide de explicarle que tiene remedio.

Aparte del doctor Rendon, nos encontramos a la doctora Karla Saravia (Allegra Fulton), quien ayudará especialmente a Claire con la dureza de la situación, y a la enfermera Ana Morales (Esmeralda Pimentel), quien tendrá una estrecha relación con Andrews, tanto que hasta Lim cree que su compañero está flirteando con la mujer y le advierte que no haga nada de lo que pueda arrepentirse más adelante.

Según avancemos con la trama conoceremos a varios de los posibles pacientes, y veremos como los doctores van clasificando sus historiales en tres montones: los que están descartados directamente, los que podrían ser buenos candidatos y aquellos a los que tienen que hacer algunas pruebas más antes de decidir. Al final todos se reunirán para ir debatiendo cada caso por separado y dar el visto bueno o no, una vez más los recién llegados sentirán la presión cuando les recuerden que no se tienen que dejar llevar por sentimentalismos a la hora de elegir o no a un paciente.

 

Pero aparte de los casos médicos también continúan las tramas personales. Lea ha viajado con el grupo para documentar todo el viaje para la página del hospital, y a la vez espera que el cambio de aires ayude a no pensar tanto en la pérdida del bebé. Al inicio la vemos muy contenta por el viaje, pero poco a poco va volviendo a la tristeza que siente desde el aborto, algo que se incrementa cuando ve a una mujer con su hija recién nacida. Lea no puede evitar las lágrimas y será Claire quien la encuentre y le recomiende contarle a Shaun todo lo que está sufriendo.

Lea justifica el hecho de no haber hablado con él porque no quiere estropearle el viaje, ya que él está llevándolo muy bien y no es algo que el residente vaya a poder arreglar. Pero acabará haciendo caso a su amiga y al final del capítulo le confiesa a Shaun que no está tan bien como aparenta y está pasando una etapa muy dura. Será aquí cuando añade que sus padres están muy preocupados por ella y le están insistiendo para que vaya por un tiempo a Hershey para desconectar y es algo que se está planteando hacer.

 

Por otro lado, también hemos visto que la relación entre Morgan y Park está cada vez más tensa. La mujer ve llegar a su compañero con su novia actual y los celos son más que evidentes, hay que recordar que Park le dijo que no quería que fueran amigos y que su relación fuera meramente profesional. Por eso, cuando el hombre se acerca preocupado por ver a Morgan afectada por uno de los pacientes rechazados, ella no quiere hablar y acaban discutiendo en el exterior del bar donde están los demás.

A la que mejor le ha venido el viaje es a Lim quien, pese a sus discusiones con Rendon, acaba besándose con el hombre tras haber asistido juntos a un parto en una casa en mitad del campo. Al principio nos habían hecho creer que los estaban secuestrando para robarles o algo peor, pero sólo era un hombre preocupado por su sobrina y que les pide que los ayude con el parto, todo sale perfectamente y ambos lo celebran pasando la noche juntos una vez regresan al hotel.

Ahora que el equipo ya tiene a sus doce pacientes, nos toca esperar a la semana que viene para ver cómo se desarrolla cada operación, saber qué harán Shaun y Lea y esperar que no suceda nada malo. Esta temporada ya nos han hecho sufrir bastante y creo que nos merecemos un final de temporada que no nos deje en tensión hasta el próximo otoño, veremos a ver qué sucede.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.