The Good Doctor 4×17: Letting Go

The Good Doctor 4x17: Letting Go

The Good Doctor 4x17: Letting Go

Series: The Good Doctor

3.5 Stars

Summary

Shaun y Lea tienen que hacer frente a lo sucedido, mientras en el hospital tratan a dos pacientes cuyos casos van a suponer un desafío para los distintos personajes.

Coder Credit

The Good Doctor encara la recta final de su cuarta temporada con un capítulo que continúa la trama del episodio anterior, con nuestros protagonistas inmersos en una situación realmente dura y complicada, mientras intentan seguir adelante y regresar a la normalidad. Análisis con SPOILERS a continuación.

Shaun y Lea pasan por unos momentos muy difíciles tras haber perdido a su bebé, y el capítulo va a mostrarnos la manera que tiene cada uno de enfrentarse al trauma. Sabemos que Shaun no siente las cosas igual que los demás, pero eso no quiere decir que no lo esté pasando mal, y aunque intenta volcarse en el trabajo y seguir como si nada, seremos testigos de que no está bien. Lea aún tiene que guardar reposo y se queda en casa mientras su novio regresa al hospital, la mujer está deprimida y no encuentra consuelo ni en la televisión, ni en la música ni en las buenas palabras y ánimos de los demás.

Descubriremos además que Lea aún no le ha contado a su madre lo del aborto y, sin lugar a dudas, la escena más dura del episodio es cuando Shaun contesta al teléfono para hablar con su suegra y esta comienza a atosigarlo con preguntas sobre sillitas para el coche y cosas para la niña que ya no tendrán. Shaun también está destrozado y acaba estallando en gritos ante una Lea que también está sufriendo.

Necesitan ayuda y Lea comenta que Claire le habló de un grupo de apoyo para parejas que han pasado por la misma situación y todo parece indicar que acabarán apuntándose. Esperemos que esto les sirva para ir remontando poco a poco, está claro que no van a volver a estar perfectamente en cuestión de unos días y que necesitan tiempo y espacio, pero esto sería un buen primer paso hacia la recuperación.

Shaun irá al hospital para sorpresa de Park y Lim, quienes creen que debería quedarse aún en casa para recuperarse de la tragedia, pero el residente dice que prefiere trabajar y no insisten más. Y las cosas no se habrían complicado si Shaun no se hubiera cruzado con el hombre al que están tratando Park y Andrews. El paciente llega a urgencias y le explica a Park que tiene un problema cardíaco, le pusieron un bypass hace un mes y parece que hay algún tipo de problema.

El doctor Nako (Hiro Kanagawa), médico del paciente y quien le puso el bypass, aparece en el hospital y nos desvelan que fue el jefe de Andrews cuando era residente. Es un reputado cirujano y lo invitan a liderar la intervención que le harán al hombre. Pero Shaun conocerá al paciente de la forma más fortuita posible y le extraña que este tenga los pies fríos, de ahí llega a la conclusión de que hay algo más que los otros no han visto y que matarán al paciente si le hacen la operación.

Andrews, Nako y Park ya están hablando del modo de proceder cuando llega Shaun a decir que Nako metió la pata en su anterior intervención y que tienen que hacerle primero una angiografía al hombre para confirmar su diagnóstico, pero Andrews le dice que se vaya a casa y no le escucha. Shaun no se queda conforme e irá directamente al paciente a contarle sus sospechas, haciendo que este se preocupa y exija que le hagan la prueba antes de pasar por quirófano.

Cuando Andrews se entera se enfada muchísimo con Shaun y le repite que se marche a casa de una vez, el doctor Nako le comenta que él habría despedido al residente por su comportamiento porque aunque esté pasando por un mal momento personal eso no es motivo para saltarse las instrucciones de su superior. Pero Shaun no se va sino que se queda escondido en el hospital, esperando a que confirmen su teoría creyendo que así permitirán que forme parte del equipo. Pero será Park quien lo encuentre y le diga que la prueba ha descartado su diagnóstico.

Shaun se quedará sorprendido por haber cometido un error y hablará con Aaron quien le da el mejor consejo posible: que se vaya a casa y esté con Lea. Nuestro protagonista obedece pero regresará tiempo después al caer en el diagnóstico auténtico y se dará prisa en llegar a quirófano antes de que sea demasiado tarde, salvando la vida del paciente y ganándose el respeto del doctor Nako.

Por otro lado, Claire y Morgan tratan a una senadora a la que Claire admira muchísimo. La mujer les explica que ha tenido varios episodios de espasmos faciales y tiene miedo de que le ocurra algo así en medio de algún discurso y las redes sociales se mofen de ella. Le harán varias pruebas hasta encontrar que tiene una arteria enroscada y que no pueden operar. Morgan opina que no pueden hacer nada, no es un problema grave y puede seguir su vida sin riesgo alguno, pero la paciente insiste en que no la tomarán en serio en su carrera política si tiene esos tics, lo que hará que Claire reclute a Jordan para buscar alguna opción.

La residente de primer año tiene una idea que Claire rápidamente le propone a la senadora, la mujer acepta, decidida a arriesgar su vida por dejar de sufrir los espasmos. La sorpresa para Claire llega cuando la paciente decide dejar cualquier decisión médica en manos de su asistente en vez de avisar a su marido, quien está en casa en otra ciudad sin saber que su mujer va a someterse a una cirugía.

Realmente este caso médico no tiene mucho interés más que hacer una crítica a los políticos y sus mentiras, ya que Claire acabará descubriendo que todo lo que le hacía admirar a la senadora venía de una historia muy inspiradora que esta contó en su graduación y que resulta ser falsa.

Nos toca ahora esperar a la próxima semana para ver cómo Shaun y Lea van superando poco a poco la pérdida de su bebé mientras la temporada va llegando a su fin.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.