The Good Doctor 4×16: Dr. Ted

The Good Doctor 4x16: Dr. Ted

The Good Doctor 4x16: Dr. Ted

Series: The Good Doctor

4.5 Stars

Summary

Shaun y Lea afrontan un duro proceso cuando el embarazo de la mujer corre peligro, mientras tanto, Park y Asher tratan a una anciana que no desea seguir viviendo.

Coder Credit

The Good Doctor regresa tras un parón de dos semanas con un nuevo episodio de una temporada que ha estado repleta de altibajos y vaivenes emocionales. Después de cómo terminó el anterior capítulo, los fans estábamos impacientes por saber qué iba a suceder y nos encontramos con un cuarenta minutos que son un carrusel de emociones, y donde las actuaciones de Freddie Highmore y Paige Spara se llevan todos los aplausos. Análisis con SPOILERS a continuación.

Esta crítica se va a salir de las críticas habituales de la serie, quizá me ha dejado tan tocada que no quiero pararme a comentar cada detalle sino centrarme en la trama principal y todo lo que esto conlleva. Llevábamos dos semanas pensando qué iba a suceder con el bebé de Shaun y Lea, después del año que hemos pasado, tanto los protagonistas como los espectadores, con la muerte de Melendez y la crisis del COVID como ejemplo, muchos suponíamos que pese al susto con el embarazo de Lea, todo acabaría solucionándose. Pero no, los guionistas se han atrevido a hacer que la pareja pierda a su bebé en un momento dramático y que nos ha dejado en shock.

Habíamos dejado a Shaun y Lea en la puerta del hospital, ya se marchaban a casa cuando la mujer comenzó a sentirse mal. Nada más comenzar el episodio vemos que Lea está muy tranquila mientras Claire la examina: el motivo es que ya han pasado previamente por la consulta con su obstetra y no ha encontrado nada raro más allá de los típicos dolores y molestias que puede sufrir una embarazada. Pero Shaun no opina igual y se ha empeñado en que Claire haga un chequeo completo tras darle un listado de todas las cosas que podrían ir mal.

No podemos evitar sonreír ante el comportamiento de Shaun, ya que se entremezclan sus miedos a que haya algún problema junto a su necesidad de encontrar una solución a todo, pero lamentablemente no se equivocaba y Claire acabará encontrando un problema. Tal vez otra persona lo habría dejado pasar ya que todo parecía normal, pero sabiendo que Shaun es muy minucioso, la doctora decide hacer una prueba más cuando ve que el latido del bebé parece algo distinto y es cuando empieza el drama.

Claire está afectada mientras comunica a sus amigos que hay un problema con uno de los vasos sanguíneos que comunican al bebé con Lea, está mal colocado y podría romperse lo que supondría la muerte de la niña. Tras consultarlo con Lim, y sabiendo que el bebé aún no ha alcanzado las semanas suficientes como para que sea viable si provocan un parto prematuro, solo queda operar para tratar de arreglar el problema.

Shaun quiere participar en la intervención y no entiende que no se lo permitan ya que, desde su punto de vista, Lea y él y no están casados y por tanto no entraría en la incompatibilidad de operar a un familiar. El residente irá incluso a quejarse a Aaron quien no duda en darle la razón a Lim y decirle a Shaun que se mantenga al margen. Por otro lado tenemos a Lea que está nerviosa pero quiere creer que todo saldrá bien, su optimismo sigue muy patente pese al miedo que genera una situación así. Veremos a la pareja esperar antes de que lleven a la mujer a quirófano, momento en el que Shaun le da a su novia el bisturí de juguete para que lo lleve con ella mientras la operan.

Cuando Lea despierta horas después, Shaun le dice que todo ha ido bien pero les toca esperar a ver cómo evoluciona todo y le van a dar esteroides al bebé para que sus pulmones se desarrollen más rápido, todo con vista a que tengan que hacer que nazca antes y su supervivencia sea posible. Lea decide centrarse en el trabajo para no pensar en el tema, y le dice a Shaun que haga lo mismo.

Veremos a cada uno por separado afrontando el miedo a su manera, pese a que Lea es optimista no puede evitar estar preocupada ante cada término médico que escucha y se apoyará mucho en Claire, Lim y Jordan que le hacen compañía y la animan como buenamente pueden. Por su parte, Andrews, Park y Asher también intentan hacerle ver a su compañero que no se puede controlar todo y que debe tener paciencia.

No hará falta esperar las cuarenta y ocho horas porque Lea sufre una embolia pulmonar y rápidamente tienen que ver qué hacen ahora, porque podría sufrir más coágulos y buscan una opción que permita quitar peligro a la mujer y no perjudique al bebé. Pero nos vuelven a dar otra mala noticia cuando Claire va a hablar con Shaun y le dice que había otro vaso sanguíneo afectado y no lo había visto. La doctora se siente culpable pero Shaun le dice que no ha hecho nada malo y es cuando nos dan el golpe definitivo: el bebé no está reaccionando a los esteroides.

El momento en el que Shaun va a comunicarle a Lea que no pueden salvar a su bebé es tan desgarrador y tan doloroso que he odiado a los guionistas por haber hecho esto. El chico estaba preocupado por ver cómo contárselo a su novia pero no hace falta porque sus ojos lo dicen todo, y el cambio en la expresión de Lea al darse cuenta de lo que sucede se nos clava en lo más hondo. Paige Spara ha hecho una actuación impecable y transmite a la perfección todo lo que está sufriendo su personaje.

La escena final del episodio con los amigos y compañeros de Shaun y Lea viéndolos marcharse del hospital tras perder a su hija es desoladora, todos están apenados pero es Aaron quien está más afectado y llama a Deb solo para oír su voz esperando hallar algo de consuelo. Se acercan semanas muy difíciles para la pareja, temo mucho por Lea y por lo que pueda pasar de ahora en adelante.

 

Por otro lado, Park, Asher y Andrews han tenido a una paciente octogenaria con cáncer terminal que solo quiere morir de una vez. Tiene una orden de no reanimación en caso de entrar en parada cardíaca y la vemos morir nada más empezar el capítulo, pero resulta que la mujer tiene un dispositivo en el corazón que la reanima para su disgusto. Durante todo el capítulo veremos a Asher tratando de hacer todo lo posible para que la paciente cambie de idea, ya que le parece una mujer con mucha vitalidad y que aún tiene mucho por hacer.

La señora no opina igual, porque lo que quiere es morir estando saludable y no cuando el cáncer la esté consumiendo del todo y solo sienta dolor. Tal vez este caso podría haber resultado mucho más interesante si no hubiéramos tenido la preocupación por Shaun y Lea, aunque hay que remarcar que Asher se salta las instrucciones de la paciente y le administra antibióticos a escondidas para que se recupere. Aaron lo descubre y ya nos veíamos al tercer residente de primer año que se marchaba esta temporada pero Asher promete no volver a hacerlo, porque ahora se arrepiente al descubrir que la mujer está sola y no tiene con quien compartir lo que le queda de vida.

Quedan pocos episodios para poner punto y final a una temporada atípica y que no sabemos hacia dónde nos va a llevar.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.