The Good Doctor 4×13: Spilled Milk

The Good Doctor 4x13: Spilled Milk

The Good Doctor 4x13: Spilled Milk

Series: The Good Doctor

4 Stars

Summary

Shaun y Lea tienen problemas de pareja a raíz del embarazo, mientras tanto Claire recibe la visita de su padre y en el hospital atienden a una bailarina con una rara enfermedad.

Coder Credit

El capítulo de The Good Doctor de esta semana llega cargado de drama y con las emociones de los personajes a flor de piel. Uno de los casos médicos va a estar muy relacionado con Claire, a quien parece que la vida no le da un respiro, conoceremos un poco mejor a Asher y veremos que Shaun está un poco perdido con la nueva situación. Análisis con spoilers a continuación.

Si la semana pasada veíamos a Shaun y Lea muy contentos con la idea de seguir adelante con el embarazo y tener al bebé, esta semana veremos que todo en la pareja no podía ser siempre maravilloso. El cuerpo de Lea está experimentando todo tipo de sensaciones, lo que hace que esté con náuseas y cansada a menudo, y Shaun empieza a ser consciente ahora de los cambios que suponen la aventura en la que se acaban de embarcar.

Nuestro protagonista se sentirá rechazado cuando Lea no quiera tener sexo, le moleste el olor de su pasta de dientes y parezca rehuirle constantemente. En un principio no le da mayor importancia pero las cosas se empiezan a poner tensas cuando Shaun actúa más como médico que como padre, tratando a Lea como si fuera una paciente, diciéndole qué vitaminas es mejor que tome y sin dejar de referirse al futuro bebé como “el feto” algo que a Lea no le hará demasiada gracia.

Finalmente Shaun se sincerará con su novia y le dirá que se siente desconectado de toda la situación y acabará confesando que no siente nada por el bebé, salvo que está enfadado porque Lea se siente enferma todo el tiempo por su culpa.

Lea no se lo toma nada bien y lo llama egoísta, he visto críticas a la mujer por haberle dicho algo así, pero hay que recordar que está embarazada y con las hormonas revolucionadas y aunque en un momento así reaccione sin pensar, después veremos que intenta ayudar a su novio. De manera que a la mañana siguiente querrá que Shaun apoye la cabeza en su barriga y le hable al bebé para ver si puede llegar a sentir algo. El resultado no es el que Lea esperaba y está tan desbordada que le pide a Shaun que no vaya a la cita con la ginecóloga que tiene esa noche.

La mujer está muy involucrada con el embarazo, leyendo libros para saber lo que tiene que hacer y no puede lidiar con nada más en estos momentos. Shaun acepta su petición sin poner pegas, pero será Aaron quien hable con él para decirle que tiene que aprender a adaptarse a estos cambios, antes de aconsejarle que no haga como él y se refugie en el trabajo porque se perderá muchos momentos y luego se arrepentirá.

Al final del episodio veremos que Shaun se presenta en la cita médica para alegría de Lea y juntos se sientan a ver la primera ecografía del bebé, además de que podrán escuchar el latido de su corazón: momento en el que Shaun parece sentir algo por primera vez y sonríe afirmando que van a tener un bebé.

Vayamos ahora a las tramas médicas. En primer lugar nos encontramos con que el padre de Claire, que la abandonó cuando era una niña, regresa en su busca para intentar arreglar las cosas pero justo cuando la mujer le dice que no quiere saber nada de él, el hombre sufre un ataque y acaba en el hospital. Una vez allí, descubriremos que el padre de la residente tiene cáncer y esto es más de lo que Claire puede soportar.

Creo que los guionistas se están pasando un poco con el personaje de Antonia Thomas: Claire ha sufrido muchísimo en estas cuatro temporadas, especialmente en el último año, primero con el regreso de su madre a la que finalmente perdonó y dejó entrar de nuevo en su vida para que poco después muriera en un accidente de tráfico. Después con la muerte de Melendez, quien además de haber sido un buen amigo y su mejor apoyo sobrellevando el fallecimiento de su madre, estaba empezando a surgir la chispa del amor. Y no nos olvidemos de lo mucho que afectó a la mujer la pandemia del COVID en los dos primeros capítulos de la presente temporada. Así que traer de vuelta a su padre y encima con una enfermedad aparentemente terminal no es la mejor idea.

Rápidamente Claire decide tomar distancia y dejar que sean Jordan, Park y Lim quienes se encarguen de tratar y atender a su padre cuando tienen la idea de una cirugía algo arriesgada pero que podría servir para extraerle todo el tumor. El hombre se niega a pasar por quirófano aunque eso signifique que va a morir, ya nos han dado a entender que ha renunciado por completo a que vaya a salvarse, pero los médicos no están dispuestos a rendirse y, primero Jordan, y después Lim hablarán con Claire para convencerla de hablar con su padre y convencerlo para que se opere.

Claire repite que no quiere saber nada de su padre porque la abandonó pero su jefa insistirá en que si no habla con él se arrepentirá el resto de la vida. Finalmente padre e hija tendrán una conversación que no va demasiado bien porque ella le recrimina todo el daño que le hizo cuando la dejó atrás, y cuando el hombre trata de justificarse diciendo que era muy joven y fue un cobarde, Claire le da la razón, le dice que tiene que operarse y se va sin querer saber más.

Los problemas continúan cuando Lim vaya a verla tras la operación para decirle que todo salió bien, pero que encontraron algo raro y han descubierto que lo que causó el cáncer del padre tiene una causa genética, por lo que Claire debe hacerse las pruebas por si tuviera el gen. ¿Los guionistas pueden dejar de meter tanto drama con la pobre Claire?

Será Shaun quien le saque sangre a su compañera para llevarla luego a analizar, momento en el que los dos hablarán sobre sus respectivos padres y Shaun será quien anime a su amiga a hablar con su progenitor y que lo conozca un poco mejor para ver si merece la pena que lo odie tanto o si hay opciones de reconciliación. Por último veremos despertar al hombre en su habitación con Claire a su lado y hablan de que cuando se recupere irán a tomarse un helado. Yo sólo espero que si su padre vuelve a formar parte de su vida sea para bien y no muera dentro de poco para terminar de hundir a la residente.

El otro caso médico implica a una bailarina que llega al hospital porque tiene un gran hematoma en el abdomen tras haber recibido un codazo, Shaun y Asher la atienden y pronto se dan cuenta que tiene una hemorragia interna y la llevan rápidamente a quirófano donde, con ayuda de Andrews, salvan su vida. Los médicos están desconcertados y le harán pruebas para saber qué ha podido causar que casi muera por un simple golpe. Así descubren que padece una enfermedad que hace que a su sangre le cueste mucho coagularse por lo que de ahora en adelante debe cuidarse mucho e ir al médico cuando se note cualquier molestia.

El compañero de baile de la chica les habla de que lleva meses quejándose de la pierna y se encuentran con que la enfermedad ha hecho que el hueso de su pierna esté prácticamente destrozado, por lo que tienen que operarla cuanto antes. Shaun y Asher buscarán una solución que no implique tener que amputar su pierna, y le ofrecen la opción de ponerle una prótesis de titanio con la que tendrá bastantes opciones de seguir con su carrera de bailarina. Sin embargo, Shaun le dice (con muy poco tacto) que hay opciones de que muera durante la operación porque es una cirugía complicada, por lo que Andrews dirá que es mejor que acceda a la amputación.

La chica no quiere renunciar a su pasión por la danza e insiste en arriesgar su vida, pero antes quiere hacer un último baile con su compañero por si no sale con vida. Mientras observan bailar a ambos, Shaun y Asher discuten sobre si realmente no hay una relación romántica entre la pareja: Shaun no entiende que tengan tanta complicidad sin que haya un lazo sentimental por medio, mientras que Asher asegura que el bailarín es gay. Pero la escena del baile sirve, además de para que Shaun intente bailar con Lea para hacer algo nuevo juntos, para que Asher se dé cuenta de que su paciente está secretamente enamorada de su pareja de baile.

Asher irá a ver a la chica para pedirle que se replantee su decisión porque está claro que únicamente se arriesga con la cirugía porque teme perder a su compañero. El joven residente le hablará de su propio pasado para terminar diciéndole que se merece una relación real, ser amada de verdad y no vivir una historia que sabe perfectamente que es solo una fantasía. La paciente no cede y acabará en quirófano, pero las cosas se tuercen cuando su cuerpo reacciona mal a las transfusiones de sangre que necesita para no desangrarse mientras la operan.

Hay que tomar una decisión rápidamente y el que tiene que decidir por continuar o amputar es el compañero de la chica. Asher le confiesa los sentimientos reales de su amiga, que solo se está operando porque teme perderlo, y le pide que por favor elija lo que crea que es mejor para ella. La paciente despierta horas después y se enfada al ver que le han amputado la pierna y es cuando su compañero dice que fue decisión suya y que él siempre va a estar ahí para ella aunque ya no vayan a ser pareja de baile.

Más tarde veremos a Asher y la paciente hablar, las palabras del médico han hecho que ella se replantee las cosas y ha decidido pasar página y abrirse a la idea de conocer a otros chicos, por lo que le ha pedido espacio a su amigo porque sabe que mientras estén juntos será incapaz de fijarse en otra persona. Un final agridulce pero que la joven se toma con mucha entereza.

No me olvido de comentar los cambios en la relación entre Morgan y Park. Después de que ambos acabaran pasando la noche juntos y acordando que sería una cosa casual y sin compromiso, vemos que Morgan no se fía de su compañero y sus comportamientos amables. La mujer no para de sospechar que Park siempre está tramando algo tras su amabilidad, como cuando utiliza su paraguas para evitar que Morgan se moje, o le lleva un café sin motivo alguno.

El hombre acaba enfadándose y diciéndole que él no es como ella, que le gusta ser amable con los demás, que no hay ninguna intención oculta y que quizá es mejor que vuelvan a ser simples compañeros de trabajo y nada más porque está harto de aguantar sus sospechas. Morgan no tarda en darse cuenta que no ha sido justa con Park, sobre todo tras dejarle mal delante de Andrews, y su manera de disculparse es cederle el caso de un ajedrecista que tiene que operarse de la mano, todo porque sabe que Park y su hijo juegan al ajedrez y así Park podría aprender algunos trucos.

Al final los dos médicos hacen las paces bajo la lluvia, con Park montando en su coche mientras Morgan espera bajo un paraguas que llegue su Uber, los dos deciden pasar la noche juntos y cuando parecía que el hombre la invitaba a subir al vehículo para irse juntos, Park decide largarse tras decirle que la espera en su casa. Morgan parece cabreada un momento pero luego se ríe, sabiendo que se lo ha buscado ella misma y que en el fondo sí que le gusta la relación que tiene con Park.

Por ahora todo parece ser un rollo sin compromiso pero no hay lugar a dudas de que pasar tiempo con Park está haciéndole mucho bien a Morgan, se está abriendo y demostrando con mayor frecuencia que no es la doctora borde, competitiva y fría que nos pareció cuando la conocimos. ¿Os gustaría que la relación entre ellos se volviera algo más serio? Por ahora nos tocará esperar hasta el próximo episodio, que no llegará hasta dentro de tres semanas.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.