The Good Doctor 4×10: Decrypt

The Good Doctor 4x10: Decrypt

The Good Doctor 4x10: Decrypt

Series: The Good Doctor

5 Stars

Summary

Lea tiene que esforzarse al máximo para tratar de recuperar los sistemas del hospital cuando estos son hackeados. Mientras tanto, dos casos bastante complejos crearán varios conflictos entre los personajes.

Coder Credit

The Good Doctor continúa su remontada y lo hace con un capítulo donde la parte médica tiene menos importancia para poder centrarnos en la humanidad de los protagonistas. Además tendremos la oportunidad de disfrutar de más minutos de Lea en pantalla, demostrando de todo lo de que es capaz y, por último, este episodio está dirigido por Freddie Highmore: quien se pone una vez más tras las cámaras. Crítica con SPOILERS a continuación.

Los fans del personaje interpretado por Paige Spara están de enhorabuena ya que al fin podemos verla tener una trama propia y alejada de Shaun. En el nuevo episodio de la serie, Lea no es ni la vecina, amiga o novia del protagonista (y es que hay que reconocer que fuera de su relación con Shaun no hemos visto demasiado de ella), ahora es el momento de verla en acción y resulta gratificante que le hayan dado algo más de protagonismo. Pero no será la única mujer con importancia en el capítulo, también veremos como Morgan se muestra cada vez más empática y humana, así como las fuertes opiniones de Claire y Lim y las dudas de Olivia.

Podríamos pensar que los guionistas han querido abarcar mucho en tan solo cuarenta minutos, pero lo han hecho tan bien que no da la sensación de ser excesivo y todo encaja de manera perfecta con un resultado muy satisfactorio. Todo comienza con Lea llegando tarde al trabajo tras un inicio terrible de día, con multa de tráfico y neumático pinchado incluidos, pero las cosas empeorarán cuando el hospital sufre un ataque cibernético y los hackers exigen un rescate de dos millones de dólares a cambio de no desatar el caos.

 

 

Después de hablar con Aaron sobre lo que sucede, Lea se pone manos a la obra para ver si es capaz de solucionar el problema ya que piensa que ceder y pagar es lo último que deben hacer. Pronto descubre que los servidores del hospital llevan hackeados tres meses, cree que podrá desencriptar la clave de los piratas informáticos pero necesita algo de tiempo, por lo que Glassman decide darle veinticuatro horas para arreglarlo o pagará el rescate. Mientras tanto, el hospital tiene que reorganizarse, derivar a los pacientes graves a otros centros y cerrar urgencias porque no funciona casi nada.

Veremos a Lea ir a contrarreloj tratando de resolver el problema, pero no puede más que sentirse frustrada cuando se entera que Aaron ha autorizado que un asesor negocie con los hackers. Esto sólo logra empeorar la situación porque los delincuentes se enfadan y aumentan la cifra del rescate además de amenazar con destruir todo el equipo médico que esté conectado al servidor. La mujer siente que Glassman no confía en ella y se cabreará con Shaun cuando su novio vaya a llevarle algo de almuerzo y trate de darle conversación.

Lea le recrimina que él no iría a molestar a Aaron a quirófano en mitad de una cirugía pero si la distrae a ella porque todos consideran que su trabajo es menos importante. Shaun responde inocentemente con que la situación es diferente y esto provoca que Lea se enfade más, cuando lo único que quería decir el médico es que a urgencias no puede llevar sándwiches y donde trabaja Lea sí puede llevarlos.

 

El trabajo da sus frutos y la mujer cree que puede solucionarlo todo gracias a que uno de sus informáticos derramó café en un servidor y lo cambió sin decir nada para que no le echaran la bronca, lo bueno es que esto sucedió antes del hackeo y por tanto el servidor no está encriptado por los hackers, solo tiene que lograr limpiarlo y piensa que funcionará. Unas horas después avisa a Glassman de que los servidores están reparados y todo deberían funcionar correctamente en tres horas, que los ciber delincuentes son principiantes y han querido meterles miedo pero no hay peligro.

Glassman no está muy convencido porque Lea no puede prometerle una seguridad del 100% y le dice que mientras no esté completamente segura de que funcionará, no puede autorizarla. Lea no sabe qué hacer y acaba yendo a pedirle consejo a Shaun, explicando que confía en que todo saldrá bien pero tiene miedo de meter la pata y todo los aparatos del hospital acaben rotos por su culpa. Shaun se sincera y le dice que él no tiene ni idea de ordenadores al igual que Aaron, pero ella sí sabe mucho del tema y que siempre sabe cómo solucionar las cosas y que la respeta.

Son justo las palabras que Lea necesitaba para dar un salto de fe y arriesgarse a encender los servidores justo a tiempo de que acabe el plazo de veinticuatro horas y Glassman pague el rescate. El hombre se enfada en un principio porque Lea tomó la decisión sin su visto bueno, pero como todo ha salido bien acaba felicitándola e invitándola a una partida de póker con sus amigos: ¿estamos ante el inicio de una amistad real entre estos dos y sin que tenga que mediar Shaun entre ellos?

 

Mientras todo el caos tenía lugar, ha habido dos casos médicos que han podido tratarse en el hospital. Por un lado, Morgan tiene una paciente con problemas en el hígado quien, pese a haber estado un tiempo tomando una medicación para mejorar, necesita un trasplante urgente. El problema es que la joven tiene síndrome de Down y esto es algo que la pondrá muy abajo en la lista, pero Morgan se niega a rendirse y decide buscar un donante vivo: después de todo, el trasplante puede funcionar perfectamente con tan solo medio hígado ya que este se va regenerando con el paso del tiempo hasta volver a estar completo.

Hay que decir que el haber salido de cirugía es lo mejor que le podía haber pasado a Morgan Reznick, la mujer ha dado un gran cambio y ahora se preocupa genuinamente por sus pacientes, ya no tiene que ser competitiva y se esfuerza al máximo para ayudar a los demás. La doctora reclutará a Park, Jordan y Asher para que la ayuden a encontrar al candidato perfecto entre la lista de donantes voluntarios, y acaban dando con una mujer con fuertes convicciones religiosas que no duda en aceptar. Pero no iba a ser tan sencillo porque al hacerle las pruebas, descubren que esta también tiene problemas en el hígado que requieren medicación y la descartan como donante.

Morgan irá un poco más allá y establece un plan que consiste en que la mujer done uno de sus riñones a otra persona, a cambio de que algún ser querido del receptor, que sea compatible con la paciente, le done la mitad de su hígado. Es un poco enrevesado pero tras horas de búsqueda, Park consigue dar con un hombre y su hija que cumplen los requisitos. Pero vuelve a haber un problema, y es que el hombre que recibiría el riñón es un ex convicto condenado por asesinato.

El historial del hombre echa para atrás a la posible donante que se niega a salvar la vida de un hombre malvado, será Jordan quien logre convencerla inventándose el motivo del crimen y poniendo al delincuente como víctima de abusos que sólo buscaba escapar. Entiendo el motivo por el que todos siguen adelante con la mentira porque así salvarán a su paciente, pero es muy poco ético que unos médicos actúen así en una situación tan seria.

Estamos hablando de donar un órgano, que podrías necesitar más adelante, a alguien que no es quien tú crees, sí, el objetivo es salvar una vida y lo haces, pero la mujer debería saber a quién le está dando un riñón que después de todo es suyo. Me pregunto si esto puede acabar saliendo a la luz y supondrá algún problema. La parte positiva es que la joven se recuperará del todo con su nuevo hígado y podrá llevar una vida completamente normal.

 

El otro caso lo han llevado Claire y Shaun con ayuda de Olivia y ha sido la trama que más quebraderos de cabeza ha traído para todo el mundo. Su paciente es un corredor de triatlón que llega al hospital con falta de aliento, su historial dice que perdió una pierna por un cáncer sufrido varios años atrás. Los síntomas que va manifestando en su estancia en el hospital hacen muy viable que el cáncer se haya reproducido tal y como comenta Shaun con nulo tacto. Sin embargo, las pruebas descartan el cáncer y se confirma que el hombre padece una infección de hongos en el pulmón.

Lo más efectivo sería la cirugía pero tras haber pasado por quimioterapia, Shaun le explica que es peligroso operar porque es muy probable que sus pulmones estén dañados por la medicación. El paciente insiste en que no tiene miedo y se muestra extremadamente optimista con todo, pero Claire le para los pies diciendo que van a probar varios tratamientos porque la operación está descartada. Sin embargo, el hombre empieza a empeorar rápidamente, la doctora trata de consolarlo diciéndole que tienen otros tratamientos pero él insiste en que lo operen porque jamás se sometió a la quimio ni tuvo cáncer.

Todos se quedan sorprendidos por la noticia e irán a consultar a Lim. Claire es la que se muestra más enfadada por el engaño, se había sentido impresionada por el espíritu de superación del paciente para ahora descubrir que perdió la pierna en un accidente de tráfico yendo borracho. La residente de cuarto año insinuará además que lo mejor es mandar al hombre a otro hospital pero Lim le dice que tiene que ser profesional y que lo operarán allí.

 

Claire se limitará a hablar lo menos posible con el paciente mientras le hacen las pruebas para el preoperatorio. Shaun le preguntará después por qué está tan enfadada cuando ella también ha mentido a veces, y la mujer le dice que no es lo mismo las pequeñas mentiras piadosas que algo así de grande, más aún cuando el hombre se ha dedicado a usar una historia falsa para recaudar fondos para los enfermos de cáncer. La conversación se ve interrumpida cuando llega Lim muy enfadada porque alguien del departamento ha filtrado a la prensa la historia del paciente, está convencida de que ha sido Claire aunque no tiene pruebas y la echa del caso aunque esta niegue repetidas veces haber sido ella quien dio el chivatazo.

La operación será llevada a cabo por Lim, Shaun y Olivia, y Shaun no puede evitar preguntarle a su jefa si realmente despediría a Claire cuando ambas son tan amigas. Lim le replica que sí, que hay que separar lo personal de lo laboral y lo que ha hecho Claire no es algo que pueda dejar pasar sin más. Olivia sorprende todos al decir que no fue Claire sino ella quien dio el chivatazo, añade que no quería estropear las cosas y no quiere que la buena relación entre Claire y Lim se estropee por su culpa y es mejor decir la verdad, es en este momento cuando Lim se cabrea aún más y la despide.

Claire y Shaun irán a despedirse de la residente de primer año, quien lleva la situación bastante mejor de lo esperado: hasta que se encuentra con Andrews en el garaje del hospital. El hombre quiere hablar con ella pero Olivia se niega porque no soportaría ver su decepción, es cuando el médico le dice que sabe que no fue ella quien se chivó a la prensa ya que fue él quien lo hizo la llamada. Olivia alucina ante la declaración de su tío y decide soltar todo lo que le ha estado reconcomiendo por dentro durante años y que ya nos veíamos venir.

 

Ella nunca quiso ser médico, sino que se sintió presionada a ello por sus padres y su tío, no le gusta el trabajo y ahora por fin se siente libre aunque teme tanto por su futuro como por lo que opinarán sus padres, pero Andrews acepta sus palabras, tal vez con un poco de culpabilidad, y le dice que elija el camino que elija podrá contar con su apoyo y que está muy orgulloso de ella. Decimos así adiós a la residente, estaba claro que los cuatro nuevos fichajes no aguantarían hasta el final de temporada pero no me esperaba que la primera salida fuera a ser tan pronto. ¿Creéis que Jordan, Asher y Ricky continuarán o también caerá alguno de ellos?

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

Latest posts by Helena Rubio (see all)

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.