The Good Doctor 4×09: Irresponsible Salad Bar Practices

The Good Doctor 4x09: Irresponsible Salad Bar Practices

The Good Doctor 4x09: Irresponsible Salad Bar Practices

Series: The Good Doctor

4 Stars

Summary

Los residentes se enfrentan a dos casos muy distintos a la vez que Lim tiene que lidiar con sus problemas personales, y Shaun tiene un desconcertante flechazo por una nueva compañera.

Coder Credit

The Good Doctor regresa tras el parón de dos semanas y lo hace tan en forma como se fue: con un episodio con un caso médico sorprendente y varios problemas personales de nuestros protagonistas que les harán replantearse bastantes cosas sobre sus vidas y sus actitudes hacia el resto. Crítica con Spoilers del capítulo.

Después de un comienzo bastante irregular, parece que la cuarta temporada de la serie ha encontrado su camino y vuelve a darnos uno de esos episodios en los que pasan bastantes cosas y vemos la evolución de los personajes. Recordemos que el capítulo anterior nos había dejado a Claire comentándole a Aaron Glassman el problema de estrés post traumático que sufre la doctora Lim, algo que ya habíamos visto en varias ocasiones y ahora es el momento de afrontar más a fondo el tema.

Lo que sin embargo más nos va a sorprender a todos en un principio es el hecho de que Shaun tiene un cuelgue inesperado por otra mujer, y el médico empezará a sentirse muy mal y culpable por lo que le está pasando. Park y Jordan, especialmente el primero, van a ser sus mejores consejeros respecto al tema y es que es para Shaun es incomprensible que pueda sentirse atraído por otra persona cuando está enamorado de Lea.

 

Sus compañeros quieren hacerle entender que es habitual seguir atracción por otras mujeres, pero para Shaun empieza a ser un problema cuando llega a tener un sueño con la mujer en cuestión en la que ambos se besan. La culpabilidad y el no ser capaz de comprender que es algo natural harán que nuestro protagonista empiece a actuar de forma rara ante la residente de radiología, como cuando le da la espalda para no tener que mirarla mientras hablan de el resultado de una radiología. Park y Jordan le recomiendan quitarle importancia y, sobre todo, no contárselo a Lea pero Shaun es incapaz de ocultarle algo así a su novia y se lo acaba confesando.

Lea reacciona con naturalidad, en un principio se sorprende pero sabe que no quiere decir nada y ella misma comenta que también tiene flechazos momentáneos con otros hombres, algo que altera aún más a Shaun. El chico empieza a preocuparse por si el hecho de que sientan atracción por otros significa que su relación está abocada al fracaso pero Lea sabe exactamente qué decir para tranquilizarlo. Y es que aunque Shaun tenga esos pensamientos, jamás se le ocurriría enrollarse con la chica y engañar a Lea, por lo que no debe temer por su relación.

Aún así, Lea está dispuesta a terminar con el problema de raíz y se dedicará a espiar a la doctora en busca de algo que pueda utilizar para que a Shaun se le pase el cuelgue que tiene. La escena en la que le dice todas las cosas “malas” de la mujer es muy divertida, al principio parece que no ha conseguido lo que se proponía hasta que suelta la bomba: la mujer utiliza las mismas tenacillas de la cafetería para coger los distintos ingredientes de su ensalada. La idea de que utilice las pinzas del pepino para coger tomate, aceitunas y, lo peor de todo, pepinillos, hace que Shaun ya no pueda pensar en otra cosa cada vez que se cruza con ella dando por finalizado este molesto flechazo que tanto lo estaba distrayendo.

 

Vayamos ahora a los casos médicos. En primer lugar tenemos a Claire, Asher y Ricky atendiendo a una mujer afroamericana que llega a urgencias muy exaltada, cantando y hablando a voz en grito. Claire rápidamente llega a la conclusión de que la mujer tiene la tensión muy alta y le inyecta algo para bajársela pese a reticencias de Ricky quien estaba intentando hablar con la paciente para que esta le dijera qué medicación está tomando. Todo parece quedar ahí cuando la paciente regresa a la normalidad, pero después de hacerle unas pruebas descubren que las paredes de su corazón son muy finas.

Claire además descubre que se equivocaba creyendo que la mujer no se tomaba sus pastillas y que lo que le inyectó sólo ha provocado que su problema de corazón empeorara. La doctora irá a ver a Lim en busca de consejo, pero la jefa de cirugía está enfadada con ella por haber ido a hablar con Aaron, por lo que ahora la residente tiene dos problemas de los que preocuparse: el cabreo de su superior y el haber metido la pata y no haber escuchado ni a Ricky ni a la paciente.

Esta no sabe nada de la metedura de pata de Claire y está muy contenta de que le traten tres médicos que no son blancos, y les explica que ha visto como familiares suyos han sido tratados con menos atención por parte de los médicos que otros que eran caucásicos y presentaban los mismos síntomas. Andrews, quien ha tomado el caso ahora que es necesario pasar por quirófano, comenta que hay dos opciones para tratar a la paciente y será Claire quien le exponga los pros y los contras.

La mujer no sabe qué decidir y le pregunta directamente a su doctora qué haría ella en su situación, momento en el que Claire se moja y apuesta por la acción más arriesgada pero con mejor resultado a la larga. Los problemas llegan cuando la paciente acaba descubriendo que Claire no la creyó en un principio y solicita un traslado de hospital, algo que Glassman logra evitar a cambio de que Claire quede fuera del procedimiento.

Finalmente veremos a la mujer observando la operación desde fuera del quirófano y dando con una solución cuando Andrews, Asher y Ricky se enfrentan a un problema durante la cirugía. Más tarde irá a ver a la paciente para disculparse con ella, ambas hablarán del racismo que han sufrido en sus vidas y Claire decide luchar por un trato más justo para los pacientes que sean de otras razas.

 

El otro caso ha sido uno de los más sorprendentes de la serie, y la perplejidad de lo que sucede asombrará aún más a Shaun quien tendrá muchas preguntas y dudas al respecto. Todo comienza con un hombre que tiene un tumor en la pituitaria, ya saben qué procedimiento van a seguir pero las cosas se tuercen al descubrir que el tumor ha doblado su tamaño en menos de dos semanas. Además, sus análisis arrojan resultados extraños y eso, sumado a que el paciente es un hombre transexual, hace que se planteen si podría darse el caso de que esté embarazado: y lo está.

Tanto el paciente como su prometido alucinan por las noticias, el paciente explica que se olvidó de una de sus dosis de testosterona el mes anterior, lo que coincide justo con las semanas que lleva de gestación. Lim, Park, Jordan y Shaun llevan el caso y les explican que el tratamiento a seguir dependerá de lo que decida hacer con su embarazo: si sigue adelante tendrán que operarlo para extraer el tumor, mientras que si lo suspende es muy seguro que el tumor rebaje su tamaño. El paciente decide abortar en un primer momento pero luego cambia de idea para enfado de su prometido quien no se ve preparado para ser padre.

Será Shaun quien solucione la crisis de pareja al ir a hablar con el prometido. Al principio va a disculparse por las preguntas inapropiadas que hizo sobre la sexualidad del hombre al considerarse gay pero tener un novio con vagina, admite que se siente confuso con la situación pero luego añade que a él también lo trataban diferente por ser como era pero al menos siempre tuvo el apoyo de su hermano. Sus palabras harán que el prometido reaccione y sea consciente de que el amor de su vida está pasando solo por una situación que da mucho miedo, vaya a hablar con él y pedirle perdón.

 

Creíamos que la cosa ya iría a mejor pero el tumor vuelve a crecer afectando a la visión del paciente, la nueva operación es mucho más peligrosa y Lim le pide al hombre que recapacite sobre si está seguro que quiere seguir con el embarazo. Pero este, con el apoyo de su prometido, decide arriesgar porque siempre ha querido ser padre y cree que es lo mejor que puede hacer. Afortunadamente todo sale bien y el paciente se recuperará por completo y será capaz de llevar a término un embarazo seguro.

Y por último hablemos de Lim. La mujer, tras su conversación con Aaron y posterior cabreo con Claire, también la toma con Andrews cuando este le cuenta el cotilleo de una compañera a la que el hospital ha obligado a coger la baja tras tener una crisis nerviosa. Pero empezará a ser más consciente de que no está tan bien como ella misma quiere creer cuando se bloqueé en mitad de una operación.

Será al final del episodio cuando les confiese a Claire y Andrews que ha empezado a tomar la medicación que le prescribieron para su estrés post traumático y ambos le hacen ver que están ahí para ella en caso de necesitarlo. Habrá que ver cómo evoluciona Lim en los próximos episodios y esperemos que poco a poco vaya remontando de este terrible bache.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.