The Good Doctor 4×05: Fault

The Good Doctor 4x05: Fault

The Good Doctor 4x05: Fault

Series: The Good Doctor

4 Stars

Summary

Los nuevos residentes empiezan a desempeñar más responsabilidades pero un fallo pondrá en peligro la vida de un paciente.

Coder Credit

The Good Doctor se despide hasta el año que viene con un episodio que sigue mostrando un desarrollo en la nueva situación de Shaun y sus compañeros como supervisores de los novatos, tanto nuestro protagonista como los nuevos residentes tienen que adaptarse a los cambios y las responsabilidades que esto conlleva.

Si la semana pasada veíamos como a Shaun le costaba mucho aprender a tratar a los residentes de primer año, ya que no sabía cómo ayudarlos ni ser un buen profesor para ellos, ahora continuaremos viendo cómo evoluciona esta relación y cómo puede ser tremendamente positiva para nuestro protagonista.

Es turno de que Asher y Olivia atiendan a sus primeros pacientes por su cuenta, aunque Shaun estará dando vueltas por el pasillo vigilando lo que hacen porque no confía demasiado en ellos, y tendrá que ser Lim la que le dé un toque de atención recordándole que tienen que aprender a tratar a los pacientes y luego él supervisará su trabajo. Olivia trata a una mujer con la presión arterial muy alta, nada complicado que puede solucionarse con un medicamento para bajársela pero, tras un rápido vistazo al historial, Shaun regresa corriendo a la habitación porque la paciente está a punto de sufrir una embolia y la trata antes de que sea demasiado tarde.

Por otro lado, Asher atiende a un hombre mayor dedicado al mundo del baile que ha llegado al hospital con dolor de espalda y el joven residente, tras examinarlo, quiere hacerle varias pruebas y así se lo plantea a Shaun antes de preguntarle si quiere ir a revisarlo él. Este le dice lo que debe recetarle antes de darle el alta y mandarlo para casa, el problema llega cuando el hombre sufre un terrible dolor de estómago que obliga a llevarlo a quirófano a toda prisa y donde descubren que tiene una aneurisma suprarrenal.

Va a ser un caso muy duro para ambos
 

Lim dirigirá la operación junto a Shaun, con ayuda de Olivia y Asher quien se siente muy culpable por lo sucedido, ya que debería haber notado que algo iba mal al palparle el abdomen. Lim muestra toda su compasión animando al residente y diciéndole que es muy difícil detectar esas cosas, mientras que Shaun insiste en que él sí que lo habría detectado. La jefa del departamento tendrá que volver a ponerlo en su sitio recordándole que Asher le preguntó si quería revisar al paciente y Shaun se negó cuando debería haberlo hecho, porque eso demostraba que el joven no estaba muy seguro de su diagnóstico.

Nuestro protagonista pensará bien el tema, y luego lo veremos en casa estudiando cómo ser un buen líder y aprender a trabajar en equipo. Lea va a ser un buen apoyo para él durante el episodio, primero recomendándole ver vídeos sobre el tema en vez de leer sobre ellos (ya que tardará menos tiempo). E incluso cancelando una cita planificada que tenían para que así Shaun vuelva al hospital para encontrar una forma de salvar al paciente, el chico no quería romper la promesa de su cita con Lea y es ella la que comprende que debe ser quien cancele porque para Shaun es muy difícil.

El paciente no mejora tras la operación ya que horas después su hígado empieza a fallar y aparece otra aneurisma: no saben cómo proceder puesto que el riesgo es muy alto. Asher ha entablado cierta relación con el hombre, y hasta han hablado de su pasado yidddish y lo difícil que tuvo que ser para él dejar atrás a su familia y todas las creencias que tenía para poder convertirse en médico. Finalmente realizarán una nueva cirugía que acaba del peor modo posible: el paciente comienza a desangrarse y no pueden hacer nada por salvar su vida, pese a los intentos desesperados de Asher por reanimarlo.

El joven residente sufre un tremendo golpe, después de todo era su primer paciente y si hubiera detectado a tiempo el problema esto no habría pasado, pero Lim ya le dijo que era muy difícil haberlo visto. Shaun también se siente culpable porque él supervisaba el caso e irá a hablar con Aaron quien le recuerda que todos cometemos errores, y es en estos momentos cuando debemos apoyarnos en aquellos que nos quieren. Shaun encontrará a Asher sentado en un banco del hospital, no quiere irse a casa porque no quiere estar solo y Shaun nos vuelve a sorprender cuando decide sentarse a su lado y darle su apoyo aunque sea en completo silencio.

Tal vez no sepa qué decir para consolarlo pero su presencia significa mucho
 

El otro caso médico ha sido responsabilidad de Claire y Park junto a Jordan y Enrique. Una mujer, acompañada de su novio, llega a urgencias con una supuesta migraña, pero la presencia de otros síntomas les hace darse cuenta de que están ante algo más grave: tiene un quiste en el cerebro que le provoca una convulsión y entra en coma. La hinchazón no mejora y tienen que reducirla o sufrirá daños permanentes.

Obviamente necesitan alguien que autorice el procedimiento pero no logran contactar con la hermana de la mujer, y el novio confiesa que la mujer está casada y deberían llamar a su marido quien podrá dar su permiso. La reacción del hombre es mayúscula al descubrir que su mujer tiene otra relación, se siente dolido y traicionado pero logran convencerlo de que sabrá hacer lo mejor para ella porque la quiere. El marido da el visto bueno a la cirugía y Andrews extraerá el quiste en una operación donde Enrique sacará el tema del poliamor, el novato defiende las relaciones abiertas siempre que haya total honestidad entre todas las partes, algo que su paciente no ha hecho al engañar a su esposo.

Pese a que la extracción del quiste parece haber ido bien, no tardarán en descubrir que la mujer ha sufrido daños en la memoria y no recuerda cómo llegó al hospital ni lo que ha sucedido. Tienen que volver a intervenirla o la cosa podría empeorar aún más, pero se encuentran con la negativa de la paciente que teme las secuelas ya que es muy probable que pierda todos los recuerdos de su novio, al que conoce de hace muy pocos días.

Será Jordan quien se dé cuenta que este es el único capaz de convencerla para que se someta al procedimiento. El hombre no quiere perder a su novia, sabe que la opción de que no lo recuerde está ahí pero es preferible que lo olvide a que muera por lo que, con permiso del marido, habla con la paciente y esta accede al final para volver a pasar por quirófano.

Están ante un caso bastante peculiar
 

Cuando la paciente se despierta está mucho mejor pero, tal y como era de esperar, no reconoce a su novio quien se marcha apenado sabiendo que la ha perdido. El esposo le entrega a su mujer un vídeo que ella misma grabó para sí misma en caso de que olvidara al novio, ella alucina al descubrir que tenía otra relación y acabará diciéndole a su marido que le quiere y que mientras veía el vídeo solo podía pensar en él y en todas las cosas que han pasado juntos: parece que el matrimonio podrá resolver las cosas.

La parte divertida del capítulo ha estado protagonizada por Morgan y Park y sus convivencia. La mujer no puede evitar aprovechar la situación para burlarse de su compañero de piso, y se pondrá a cotillear entre sus cosas cuando encuentra una figura bastante llamativa de un loro y le pregunta al respecto ya que llegó con muy poco equipaje y no entiende el motivo de que lleve esa cosa con él. Park le dice que es fan de un grupo de música y parece que la cosa queda ahí, pero más adelante veremos que Morgan le ha cambiado el tono de llamada del móvil con una canción del grupo para chincharlo.

Así descubrimos que Park mentía y es un recuerdo de su matrimonio fallido, momento en el que Morgan le dice que tiene que pasar página y empezar a tener citas con otras mujeres. El cirujano se vengará y registrará entre las cosas de su compañera para demostrar que ella también guarda cosas de antiguos novios pero Morgan parece tener una justificación perfecta para cada una de las cosas que Park encuentra por la casa. Al final los dos deciden que deben dejar atrás al pasado y se unirán quemando todas esas cosas que guardaban mientras cantan.

Los piques de Park y Morgan van a ser frecuentes
 

Nos quedamos así hasta el próximo mes de enero donde veremos cómo siguen las cosas. Shaun va aprendiendo a ser un buen líder para los residentes de primer año, ya demostró saber cómo tratar a Jordan y Olivia la semana pasada, y en esta le hemos visto acabar apoyando a Asher sin dejarlo solo con su pena. Aún nos falta ver cómo trabaja con Enrique, quien a primera vista parece el más empático de los residentes pero tocará esperar a ver cómo les va.

La relación entre el protagonista y Lea sigue viento en popa, se compenetran perfectamente y vemos que Shaun no tiene ningún problema a la hora de estar próximo a su novia, y hasta busca sus abrazos cuando está abatido. Quizá podíamos temer que la independencia y el egoísmo que hemos visto alguna vez en la mujer fuera a ser un problema, pero ha demostrado de sobra que quiere a Shaun y sabe cómo tratar con él y cómo actuar cuando el médico tiene alguna de sus crisis. Esperemos que las cosas les vayan bien y no nos metan algún nuevo drama próximamente. ¡Nos vemos en 2021!

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

Latest posts by Helena Rubio (see all)

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.