The Good Doctor 3×19: Hurt

The Good Doctor 3x19: Hurt

The Good Doctor 3x19: Hurt

Series: The Good Doctor

5 Stars

Summary

Un terremoto siembra el caos en un evento benéfico y varios miembros del hospital deben trasladarse para salvar todas las vidas posibles.

Coder Credit

Si creíamos estar preparados para el final de la temporada de The Good Doctor: ¡nos equivocábamos! La serie llega con un capítulo que funciona como primera parte del desenlace que tendrá lugar la próxima semana y que nos va a tener en tensión durante una larga espera, nos encontramos ante un episodio que tiene de todo y donde el reparto al completo ha puesto lo mejor de sí mismo.

No podemos negar que la recta final de la temporada está siendo todo un vaivén de emociones, pero lo que han preparado los guionistas para estos dos últimos capítulos ya es para quitarse el sombrero. Todo comienza de manera inocente, con Melendez y Aaron en un evento benéfico donde se tropiezan con Lea que ha ido allí a beber y olvidar un poco el drama de su vida personal. Pero en apenas un minuto la vida de todos da un vuelco cuando un terremoto sacude la ciudad, dejando a los dos médicos heridos y a Lea desaparecida.

Lim, desde el hospital, contacta con Melendez enseguida y el hombre le pide que mande ayuda inmediatamente porque están rodeados de gente herida que necesita asistencia médica urgente. Así veremos que la propia Lim junto a Shaun, Park y Claire parten junto a bomberos y ambulancias y otros sanitarios al local donde se ha desatado el caos. Andrews se quedará al mando de urgencias, valorando cada caso que llega en triaje y enviándolo a cirugía o al box según su gravedad, será además cuando aparezca Morgan, que se ha sometido a la cirugía hace cuarenta y ocho horas, dispuesta a prestar ayuda.

Llegan los refuerzos
 

El bar donde estaba teniendo lugar la fiesta es un absoluto desastre, con paredes y techos caídos, zonas hundidas y hay que ir con mucha precaución mientras atienden a las víctimas. Glassman decide ir al hospital a echar una mano en los quirófanos que están saturados, mientras los demás permanecen en el brutal escenario. Va a haber varias víctimas clave: en primer lugar, una ex paciente de Melendez que ha quedado atrapada bajo una viga y un tornillo le atraviesa la espalda.

La idea original es sacarla de allí, pero Shaun aparece a tiempo de ver que algo raro sucede y avisa a sus compañeros de que si sacan a la mujer de allí para llevarla al hospital pueden causarle una parálisis total. Melendez y Claire comprueban la situación con rayos X y es cuando la residente propone llevar a cabo la intervención allí mismo. La mujer va a tener un par de ideas geniales que van a ser muy útiles para llevar a cabo la operación con éxito, incluido el improvisar una bomba de sangre con un motor de cerveza logrando evitar que la paciente se desangre mientras le extraen el tornillo.

Una vez operada, sacan a la mujer del local para llevarla al hospital, veremos que esta despierta y es capaz de mover las manos por lo que todo ha salido bien. Pero entonces hay una réplica del terremoto y las cosas se tuercen porque Melendez se marea y tras vomitar acaba desplomándose ante Claire. Ya habíamos visto que el médico había sufrido unos cuantos golpes, pero Claire lo examinó nada más llegar al sitio y parecía estar bien, incluso ha operado: nos tocará esperar a la semana que viene para saber qué le ocurre al jefe de residentes.

Estos dos forman un equipo perfecto
 

La segunda víctima importante del capítulo es un joven de apenas dieciséis años al que atenderán Park y Lim. El chico ha quedado atrapado cuando el suelo se hundió, parece estar bien a excepción de estar atascado e incluso tendrá tiempo de hablar y bromear con Park, quien rápidamente establece un vínculo con el joven.

Sin embargo, Lim se desplaza al piso inferior para examinar las piernas del paciente y lo que encuentra no es nada bueno: tiene la columna vertebral cortada, ha perdido muchísima sangre y morirá en cuanto lo saquen de donde está. Lo único que pueden hacer por él es avisar a su padre, que está de viaje, para que llegue lo antes posible y puedan despedirse. Pero Park se niega a rendirse, tal vez porque el chico le recuerda demasiado a su hijo y propone una idea desesperada consistente en bloquear su aorta según lo saquen para evitar que termine de desangrarse.

Es un procedimiento que tiene muy pocas posibilidades de éxito, pero Park y Lim opinan que es mejor arriesgarse y tener la opción de salvar su vida a rendirse por completo y dejarlo morir. El inicio de la operación queda interrumpida con la réplica del terremoto, y también tendremos que esperar para saber cómo resulta este caso.

El médico se lleva bien con el chico
 

Por último tenemos la subtrama de Shaun Murphy. Nuestro protagonista llega al escenario bastante centrado hasta que descubre que Lea estaba en el bar y ahora no logran dar con ella. El residente va a ir dando vueltas por todo el sitio buscando a su amiga, durante su recorrido evita que Melendez y Claire saquen a su paciente dejándola paralítica, encuentra al adolescente debajo de varios escombros al que luego tratarán Park y Lim, y finalmente llega a la zona donde supuestamente está Lea.

Vemos que hay un bombero quitando escombros, la zona aún no está asegurada y es peligroso meterse por el estrecho hueco que hay pero Shaun no atiende a razones y se lanza a lo loco cuando oye una voz femenina pidiendo ayuda. Vamos a sentir orgullo viendo a Shaun arrastrándose entre los escombros llevando un botiquín médico y alumbrándose únicamente con una bombilla, su fortaleza es mayor que su miedo pero es cuando su conciencia tomando la forma de su hermano Steve aparece para decirle que solo está arriesgando su vida tontamente porque espera que así Lea lo considere un héroe y quiera ser su novia.

Shaun es consciente de que se ha puesto en peligro por una idea romántica pero todo queda relegado cuando vuelve a oír la voz pidiendo ayuda. La sorpresa se la lleva cuando descubre que no se trata de Lea sino de otra mujer que tiene un hierro atravesando su hombro y otro su pierna. Shaun examina a la paciente y concluye no hay problema en sacarle el primer hierro pero para el segundo necesita ayuda y así lo solicita a Lim mediante un walkie talkie.

Shaun está obsesionado con encontrar a Lea
 

Shaun y la paciente comienzan a hablar mientra él la atiende y prepara el material médico que necesita, y terminarán comentando lo ocurrido con Lea. La mujer dice que debería seguir adelante y pasar página pero Shaun se niega y explica los motivos por los que no quiere rendirse con su amiga: y es que su vida cambió por completo desde que Lea entró en su vida.

Hasta entonces él solo estaba interesado en ser un buen médico, pero gracias a Lea descubrió que lo podía pasar bien conduciendo, escuchando música y hasta bebiendo tequila, Shaun considera que Lea lo ha cambiado para mejor, y a él le gustaría poder hacer lo mismo con ella pero cree que no puede y ese es el motivo por el que Lea no quiere salir con él.

Mientras Shaun se sincera con su paciente no sabe que mientras tanto, Lim encontró a Lea y la joven está a salvo en una ambulancia con un walkie en la mano y escuchando cada palabra que dice su amigo, la vemos llorar con su declaración aunque no sabemos lo que está pasando por su cabeza.

Pero si creíamos que el drama iba a quedar ahí, faltaba la réplica del terremoto que cambia gravemente la situación: Shaun y su paciente están bien pero una tubería de agua se ha roto y poco a poco se está inundando el lugar en el que se encuentran. Está claro que los responsables de The Good Doctor nos quieren dejar toda una semana mordiéndonos las uñas y necesitando saber cómo acaba todo.

Médico y paciente hablan de sus problemas sentimentales
 

Aparte de la trama en el bar también hemos tenido unas cuantas escenas en el hospital protagonizadas sobre todo por Morgan Reznick. La mujer finalmente se sometió a la cirugía de manos que le permitirá seguir ejerciendo su trabajo durante unos diez años más, pero ahora mismo no puede trabajar y por eso Andrews la quiere fuera de urgencias. Será Glassman quien la deje al cargo de triaje, utilizando a las enfermeras como si fueran sus propias manos.

A pesar de todo el drama que desprende el episodio va a haber cierto toque de humor en la trama de Morgan con las enfermeras, comenzando desde el momento en el que Morgan les da permiso para insultarla antes de que empiecen a trabajar: ¿el motivo? Que va a ser dura e implacable con ellas y así ya pueden ir desahogándose. Y realmente no mentía porque no se cansa en criticar cada uno de los movimientos de las pobres enfermeras que ya no dudan en insultarla cada vez que les dice algo, cosa que a Morgan le hace gracia.

Pero incluso siendo doctora, la experiencia es un grado y una de las enfermeras veteranas ve algo que no encaja en una paciente a la que Morgan quiere dar el alta. La enfermera cree que la mujer puede estar embarazada y le hace una ecografía a escondidas para comprobarlo pero no hay ni rastro de feto en el útero, pero las quejas de la paciente de que sufre dolor desde hace días hace que Morgan escuche a la enfermera y descubran que tiene un embarazo no viable en las trompas de Falopio.

La doctora no se corta a la hora de criticar el trabajo de los demás
 

La mujer debe ser operada de urgencia o podría morir pero no hay ningún cirujano libre, momento en el que Morgan decide intervenir y se quita las vendas de las manos para ser capaz de coger un bisturí. Veremos a ver las represalias que este hecho va a tener en su recuperación ya que necesitaba inmovilización absoluta y no lo ha cumplido por querer salvar una vida. Dudo que la mujer se vaya a arrepentir por hacer su trabajo, lo que demuestra la evolución que ha tenido el personaje, pero podríamos estar ante el fin de su carrera.

Y así nos quedamos hasta la próxima semana cuando llegará la continuación y, por tanto, el final de una tercera temporada que ha tenido de todo. Tan solo nos queda tener paciencia y cruzar los dedos para que todos nuestros protagonistas salgan sanos y salvos de esta situación: ¿lo lograrán?

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.