The Good Doctor 3×12: Mutations

The Good Doctor 3x12: Mutations

The Good Doctor 3x12: Mutations

Series: The Good Doctor

3.5 Stars

Summary

El departamento de cirugía se enfrenta a dos casos muy distintos que les van a tocar profundamente, mientras tanto, la relación de Shaun y Carly continúa avanzando tras su primera crisis.

Coder Credit

El episodio de esta semana de The Good Doctor va a traer alegría y tristeza a los distintos miembros del hospital. Van a ser unos días complicados tanto en el trabajo y en los casos médicos como en sus vidas personales, siempre queda la esperanza de que las cosas mejorarán pero las cosas no van a ser tan fáciles para todos.

En el capítulo vamos a volver a varias tramas personales que han tenido su protagonismo a lo largo de la temporada. Por un lado tenemos la relación entre Shaun y Carly quienes además van a trabajar juntos en el caso médico y tratarán de seguir adelante tras su desencuentro con todo el tema de Lea, que acabará mudándose de la casa que compartía con Shaun. Claire continúa superando el duelo por la muerte de su madre, vemos que poco a poco va volviendo a ser la de siempre aunque aún tiene trabajo por delante, y encontrará en Melendez a un gran aliado.

Pero para aquellos que se habían olvidado de la enfermedad de Morgan, que nos fue revelada en el octavo episodio, los problemas médicos de la residente van a volver con fuerza dificultando su trabajo y su vida normal. Recordamos que la mujer padece artritis reumatoide, Aaron le recetó una medicación pero esta le provoca náuseas y vómitos lo que hace que Morgan tenga que salir corriendo al baño cada vez que come y sin que nadie entienda qué le ocurre ya que solo Glassman conoce su secreto.

La pareja trabajará junta de nuevo
 

Shaun va a tener dos tramas destacadas: la referente al caso médico y la de su relación con Carly. Tras el ultimátum que su novia le dio veremos que Lea accede a mudarse y abandonar el piso que compartía con su amigo (tan solo espero que su amistad siga formando parte de la serie aunque se vean menos). Carly y Shaun parecen haber superado su primera pelea y están dispuestos a dar el paso final de su relación, si creíamos que sería el chico el que se echaría atrás en el último momento nos sorprendemos al ver que es Carly la que, una vez en la cama, decide parar.

Su novio cree en un principio que ha hecho algo mal pero Carly le asegura que no es ese el motivo sino que es algo suyo y que no se sentía preparada. Puede que haya perdonado lo ocurrido entre Shaun y Lea pero aún no ha pasado página del todo y necesita un poco de tiempo para terminar de procesarlo. Shaun va a respetar su decisión y no la va a presionar, a la vez que va a ser un gran apoyo para ella durante el caso, debido a que Carly va a formar equipo con Shaun, Lim y Morgan en el tratamiento de un paciente con una grave enfermedad genética.

El hombre acude al hospital con una pierna muy hinchada y con el paso de las horas comenzará a acumular líquido en sus órganos. Tras hacerle las pruebas dan con el diagnóstico, el problema es que es muy difícil encontrar un tratamiento efectivo, y los cuatro médicos tendrán que valorar los pros y los contras hasta decidirse por uno. Aquí se nota que a Carly le cuesta colaborar en el caso: está acostumbrada a trabajar en un laboratorio y no a tratar cara a cara con un paciente, algo que empeorará cuando el hombre empeore y tengan que buscar otra medicación.

Lim supervisará el caso
 

Carly propone hacer pruebas con peces cebra a los que les provoquen la misma mutación que tiene su paciente, probar los cuarenta tratamientos en ellos y ver cuál es la mejor opción. Lim manda a Shaun a ayudarla en el laboratorio y ambos trabajarán codo con codo reduciendo posibilidades, pero tendrán que tomar una drástica decisión cuando al paciente se le acaba el tiempo. Carly será la que elija el tratamiento definitivo, lo pasará mal temiendo que no surta efecto y un hombre muera por su culpa pero Shaun nos enternece a todos animándola y diciendo que de no ser por ella el paciente ni siquiera habría tenido una oportunidad y ya habría muerto.

Finalmente todo sale bien y nos dicen que el hombre se recuperará, momento en el que Shaun y Carly deciden celebrarlo, yendo a la casa del chico y teniendo relaciones sexuales por primera vez. Su relación va viento en popa y, aunque ha costado unos cuantos meses, han conseguido alcanzar la intimidad y confianza necesaria para que Shaun se sintiera a gusto con el contacto físico. Lo único que pido es que Carly comprenda que su novio solo ve a Lea como una amiga y no se sienta incómoda si siguen viéndose de vez en cuando, Shaun tiene muy pocos amigos y no me gustaría que tuviera que renunciar a ella.

El chico está ahí para consolarla
 

Tal y como decíamos al inicio del análisis ha habido alegría y tristeza, y si el caso anterior tuvo un final feliz el otro no ha tenido el mismo resultado. Todo comienza con un adolescente con un tumor en uno de sus riñones que le van a extirpar, el joven está muy preocupado porque quiere recuperarse a tiempo para llevar a su novia al baile de graduación. Lo que nadie esperaba cuando le hacen las pruebas es que el tumor haya desaparecido por completo tras la quimioterapia, pero no podían dejarlo ahí sino que mientras el paciente y su novia celebran la buena noticia, es ella la que empieza a convulsionar. ¿El motivo? Su tumor cerebral ha vuelto.

Nos contarán que ambos se conocieron durante la quimio y han sido un apoyo constante el uno para el otro, y da pena que cuando todo parecía ir bien para ellos sea la chica la que empeore tan gravemente porque tienen que operar enseguida ya que su vida corre peligro. La madre de la joven se pondrá tan protectora que incluso impedirá que el novio de su hija pueda visitarla, algo que a Claire no le parece nada bien y con el visto bueno de Melendez acabará organizando un baile de graduación improvisado en el mismo hospital sin que la madre se entere.

Los dos adolescentes tienen la oportunidad de vivir una noche inolvidable, la madre acabará descubriéndolo pero le basta ver la felicidad en el rostro de su hija para no decir nada y dejar que sigan adelante. Pero tanta felicidad tenía que acabar empañada con el drama: Melendez, teniendo a a Aaron como guía en el propio quirófano, es incapaz de extraer el tumor. No hay opciones para la paciente que acabará muriendo en mitad de una convulsión. Un final triste e injusto que afectará profundamente a Claire y será, una vez más, Melendez quien irá a animarla.

Sigo pensando que poco a poco se está estableciendo un vínculo especial entre ambos y podría acabar desembocando en algo más. De momento el jefe de residentes está actuando como un apoyo para Claire, ayudándola a superar el duelo de su madre, escuchándola cuando necesita hablar y hasta le propondrá ir a correr como otro tipo de terapia. ¿Qué opináis vosotros? ¿Pensáis que estos dos pueden acabar teniendo una relación sentimental más adelante?

¿Se está gestando algo más que una amistad?
 

Por último tenemos el drama personal de Morgan. La mujer va a visitar a Aaron para decirle que el tratamiento que le puso funciona perfectamente, no siente dolor alguno y puede hacer su trabajo sin ningún problema. Lo que le oculta es que es incapaz de mantener la comida en el estómago y sufre muchas náuseas, Glassman acaba enterándose y le propone cambiar de medicación algo a lo que Morgan se niega porque solo tiene que evitar la comida mientras trabaja y asunto arreglado.

Pero, según pase el episodio, ella misma se dará cuenta que no tiene sentido su idea de no comer y acepta el cambio de medicación: esperamos que le funcione bien, aunque mucho me temo que habrá algún nuevo inconveniente que hará que alguien más descubra su enfermedad.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.