The Good Doctor 3×10: Friends and Family

The Good Doctor 3x10: Friends and Family

The Good Doctor 3x10: Friends and Family

Series: The Good Doctor

5 Stars

Summary

Shaun viaja con Aaron y Lea hasta la casa de su infancia para ver a su padre gravemente enfermo. El resto del equipo atiende a un deportista profesional con una lesión que puede afectar a su carrera.

Coder Credit

Nos despedimos de The Good Doctor hasta el próximo mes de enero con uno de esos episodios que se clavan en lo más hondo y resultan muy difíciles de olvidar. Freddie Highmore nos ofrece otra interpretación magistral que conmueve y nos hace preguntarnos por qué aún no se ha llevado un premio por su actuación como Shaun Murphy.

Después de la escena final del capítulo anterior, ya sabíamos que el de esta semana iba a ser dramático e intenso pero no esperábamos una escena final tan sobrecogedora. Vayamos por el principio y es el momento en el que nuestro protagonista accede a viajar hasta su pueblo natal para visitar a su padre moribundo y escuchar lo que el hombre tiene que decir, Aaron y Lea lo acompañarán en este paso que no va a ser precisamente fácil para ninguno.

Desde un principio vemos que Glassman no aprueba demasiado que Lea vaya con ellos, pero la mujer se defiende aduciendo que Shaun la necesita, ella es su mejor amiga y va a estar allí para apoyarlo en lo que haga falta. No será la única vez que veamos que las posturas de ambos son totalmente opuestas en lo referente a la visita a los padres del chico, ya que mientras Lea opina que Shaun no tiene por qué perdonar a sus padres ya que lo trataron fatal y no les debe nada, Aaron (como padre que perdió a una hija) piensa que el padre de Shaun merece un poco de piedad tal y como está.

Podemos comprender que Aaron está un poco afectado porque compara su situación con la de los Murphy pero son casos muy diferentes y, al menos yo, estoy totalmente de acuerdo con Lea y su idea de que Shaun no les debe nada y si decide cambiar de idea y no ver a su padre está perfectamente en su derecho.

Van a ser unos días muy complicados
 

Shaun va a pasar por multitud de emociones en apenas 24 horas y se nota que le cuesta gestionarlas. Al principio parece tranquilo mientras viajan pero se altera en cuanto ve la casa familiar y aparece su madre, llegando a chillar y ponerse histérico pidiéndole a Aaron que se vayan de allí. Acabarán en un motel mientras deciden qué hacer, Shaun está poco dispuesto a hablar con su padre pero quiere ir al cementerio a visitar la tumba de su hermano Steve. Veremos un flashback del joven Shaun en el entierro y como sus padres querían que volviera a casa con ellos: algo que el muchacho rechazó.

Aaron volverá a insistir con ir a la casa y finalmente Shaun acepta, es muy evidente que está tenso y no está nada convencido de estar allí y ni siquiera deja que su madre lo abrace. Solo ha ido a escuchar lo que su padre tiene que decir, este se disculpará diciendo que nunca supo cómo tratarlo y pagó su frustración con él, pero que fue un buen hijo y está orgulloso del hombre en el que se ha convertido. Si pensábamos que Shaun se ablandaría ante estas palabras, nos equivocábamos porque el chico suelta todo lo que lleva pensando desde que era un niño.

Reprochará a su padre todo lo que hizo mal, que no es una buena persona, que bebía mucho y pegaba a la gente, sin olvidarnos de que mató a su conejo y hasta le culpa de la muerte de Steve. Shaun está colérico mientras va soltando ese lastre que lo ha acompañado durante años para acabar sentenciando que le da igual que se muera. Hay quien pueda pensar que Shaun no debería haber explotado así, pero hay que recordar que tuvo una infancia muy complicada y que su mente no funciona como la de los demás, es incapaz de mentir y no va a darle el perdón a su padre simplemente porque sea lo “correcto” y para hacer que este se sienta bien.

El chico no reacciona nada bien cuando llegan
 

Pero más tarde veremos que Shaun aún sigue dándole vueltas al asunto, están en un bar y se pone a comprobar en el portátil que el diagnóstico de su padre es el correcto y que se va a morir. Aquí veremos de nuevo las distintas formas de afrontar las cosas de Aaron y Lea, mientras el primero cree que lo mejor es volver al motel a descansar y decidir qué hacer, la chica propone ir al lago a darse un baño de agua helada. Shaun decide ir con ella aunque no planea meterse en el lago, y solo hará un amago de bañarse cuando crea que Lea se está ahogando.

De vuelta en el motel, Shaun reflexiona sobre lo sucedido mientras se limpia los pies llenos de barro y vemos otro flashback que nos traslada aún más en el tiempo, cuando debía tener unos seis años. En este recuerdo vemos que su padre los llevó a Steve y a él de picnic y tenían que cruzar un río, Shaun no quería mojarse ni mancharse de barro y el padre trató de convencerlo diciendo que lo llevaría en brazos pero el niño se siguió negando.

Como era muy pequeño para dejarlo solo, el hombre optó por cogerlo a la fuerza para cruzar el agua y llevarlo a la otra orilla, el pequeño Shaun se revolvió y hasta le arañó en la cara. Estamos, si mi memoria no me falla, ante el primer recuerdo en el que el señor Murphy no parece tan terrible ya que no se quejó de los arañazos ni del comportamiento de su hijo.

A la mañana siguiente, mientras desayunan, aparece la madre de Shaun para hablar con él y disculparse por no haber sido la madre que necesitaba, justificándose por no haber sabido nunca cómo tratarlo y que ese fue el motivo por el que lo dejó marchar y se quedó con su marido, porque a él sí sabía como podía ayudarlo mientras que con su hijo se sentía perdida. Shaun acepta sus palabras y deja que lo abrace segundos antes de decidir ir a hablar con su padre de nuevo.

Madre e hijo hablan por primera vez en años
 

Nuestro protagonista toma la palabra y admite que no fue el hijo que su padre quería, que rehuía el contacto físico y no era fácil de tratar para acabar diciendo que lo perdona y no quiere seguir castigándolo. Su padre responde que el tampoco quiere pagarlo más con él, después le dice que siempre ha sido más listo que los demás pero entonces cambia drásticamente de opinión y le dice que es débil, además de acusarlo de la muerte de Steve. Todos nos quedamos de piedra al ver cómo encaja Shaun esas palabras, algo que seguramente le va a marcar durante el resto de su vida.

La madre tratará de quitar hierro al asunto diciendo que el hombre no piensa lo que dice y que todo es causa de la morfina, pero queda muy claro que el tipo siempre ha sido una mala persona y solo cuando se vio al borde de la muerte pudo sentir algo de culpa pero no la suficiente. De vuelta en el motel nos enteramos que el padre murió y Shaun quiere marcharse y no quedarse al funeral, y así llegamos a la escena final, la que nos rompe el corazón con Shaun sufriendo un ataque de ansiedad, con temblores, lágrimas y sin poder canalizar todo lo que está sintiendo.

Lea aparece en el momento acertado para consolar a su amigo, evitar que se autolesione y abrazarlo logrando que se calme un poco antes de que Shaun rompa a llorar de una manera que nos destroza por completo. Este viaje ha sido una mala idea desde el principio y veremos a ver qué consecuencias tiene a corto plazo: un punto a destacar es que el chico no rehuye el contacto de Lea y es capaz de dejar que lo abrace sin rechazarla, señal de que está tan hecho polvo que ni siquiera le afecta el contacto físico.

Nunca hemos visto tan hundido a Shaun
 

En el hospital hemos tenido a Melendez, Claire, Morgan y Park con un paciente, aunque el caso no ha tenido apenas importancia ya que lo que nos interesaba a todos era lo que ocurría con Shaun. Aún así ha habido un avance respecto a Claire y su crisis personal, y es que la veremos visitar a una mujer que seguramente es su psicóloga y la puede ayudar a superar la muerte de su madre.

El 13 de enero regresa The Good Doctor y sabremos cómo afronta nuestro protagonista el duro golpe recibido, no por la muerte de su padre sino por las terribles palabras que tuvo que soportar y el mal momento que está teniendo: nos tocará armarnos de paciencia hasta entonces.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

Deja un comentario