The Good Doctor 3×04: Take My Hand

The Good Doctor 3x04: Take My Hand

The Good Doctor 3x04: Take My Hand

Series: The Good Doctor

4.5 Stars

Summary

El equipo de cirugía se enfrenta a dos casos muy diferentes mientras Claire lidia en solitario con la muerte de su madre y la relación entre Shaun y Carly pasa por un bache.

Coder Credit

El capítulo de esta semana de The Good Doctor tiene un poco de todo. Volvemos a tener esos momentos de ternura que Shaun desprende sin proponérselo, además de varias escenas divertidas pero sin dejar a un lado el drama y es que no todos los personajes pasan por un buen momento, algo que queda claro tal y como acabó el episodio anterior.

Comencemos por la trama como la dejamos la semana pasada: con la muerte de la madre de Claire. Durante todo el capítulo vamos a ver a la mujer bastante distraída y con un comportamiento poco habitual en ella, pero la gran sorpresa es que no le ha dicho a nadie lo que ha sucedido. No sé si Claire ha preferido guardárselo para ella sola, que no quiere que le tengan lástima o siente que no tiene confianza como para desahogarse con sus compañeros de trabajo. Aún así su actitud no pasa desapercibida para Morgan, quien forma equipo con ella en el mismo caso, y veremos a la otra mujer tratando de averiguar qué le sucede y suponiendo que ha tenido una discusión con su madre sin saber el drama real de su compañera.

Sigo con el caso que llevan las dos residentes lideradas por Melendez, y que comienza cuando detectan que una paciente ingresada por urgencias tiene el apéndice roto y esta ni siquiera se había quejado de dolor. Tras operarla se ponen a investigar los posibles motivos por los que la mujer no percibió nungún síntoma que la alertara del hecho de que su vida corría peligro, y después de varias pruebas se percatan que no solo no siente dolor físico sino tampoco el emocional.

Claire va a estar poco concentrada
 

La ausencia de dolor provoca que descubran demasiado tarde que la paciente tiene una infección que afecta a gran parte de su mano y se la tendrán que amputar. Los médicos le explican a la mujer y su marido que va a tener que hacerse autocontroles exhaustivos para comprobar que está bien, porque nunca va a notar las típicas señales de que hay algo mal en su cuerpo. La paciente se lo toma con humor pero su esposo empieza a pensar que igual su mujer no siente nada por él, y que al igual que no puede sentir el dolor tampoco notará el amor y le dice que necesita un tiempo para pensar en su relación.

Esto provocará que la mujer opte por tomar unos fármacos que le hagan sentir lo que una persona normal, y el cambio será notable porque la veremos deprimida por el simple hecho de que no le gustan las paredes de su habitación. Claire y Morgan hablan con el marido y veremos el lado más duro de la primera, cuando acuse al hombre de ser un egoísta por preferir que su mujer sienta dolor y lo pase mal a aceptarla como es y seguir siendo una pareja feliz como lo han sido hasta ahora. Aquí es cuando Morgan se da cuenta de que le ocurre algo serio a Claire y la seguirá hasta su coche donde encontrará la urna con las cenizas de la madre de esta.

Morgan se queda sin saber qué decir, jamás habría esperado algo así pero se ponen a hablar de lo sucedido, comprobamos que Claire se siente culpable por no haber tirado aquella botella de champán. Por último terminan hablando de lo que va a hacer con las cenizas y Claire comenta que su madre querría que las tirara en un centro de animales donde hay leones marinos, ya que le encantaban. La mujer piensa que es una tontería pero Morgan se pone manos a la obra, descubre que el sitio está abierto porque hay una fiesta drag y se cuelan disfrazadas para que Claire pueda cumplir el último deseo de su madre.

La escena en la que Claire esparce las cenizas mientras canta despidiéndose es bonita y triste, uno de los momentos más emotivos de la serie y que no olvidaremos fácilmente. Posteriormente vemos a ambas volviendo en autobús pero mientras Morgan se va a casa, Claire acaba en un bar bebiendo y enrollándose con un desconocido. Veremos a ver si es cosa de una noche o la mujer entra un bucle peligroso. Lo que me gustaría destacar es el comportamiento de Morgan Reznick, no es la primera vez que se muestra amable y me gusta ver su lado más humano y no solo su competitividad, Claire y ella podrían ser muy buenas amigas si dejara a un lado la rivalidad.

Pese a la tristeza de la situación es divertido verlas en la fiesta
 

El otro caso médico involucra a un hombre obsesionado con las conspiraciones, esto provoca que deban mantener en secreto que está ingresado en el hospital y no puedan hablar con nadie del paciente. Shaun y Park, con supervisión de Andrews, serán los encargados de soportar al tipo que llegará a ser desesperante en más de una ocasión. Lo primero de todo es que tiene seguridad en la habitación y solo están autorizados a entrar los tres médicos y una enfermera, pero llegaremos a ver el nivel que alcanza su paranoia cuando le pregunte a Shaun si sus padres lo vacunaron de niño y eso le causó el autismo.

Me ha encantado que hayan metido esto en el episodio visto el gran problema que hay actualmente con los padres que se niegan a vacunar a sus hijos creyendo que es perjudicial para ellos, y la cantidad de problemas que está generando este hecho al provocar que otros niños sean víctimas de enfermedades por culpa de los chiquillos sin vacunar. La respuesta de Shaun a la pregunta del paciente es simple y tajante: la ciencia ha confirmado que no hay relación alguna entre vacunas y autismo, pero el paciente no va a cambiar de idea.

El motivo del ingreso del hombre es que tiene un problema de hígado y las pruebas confirman que se trata de una condición genética heredada por vía materna, aunque el paciente insiste en que alguien lo está envenenando. Andrews decide ignorar sus opiniones absurdas y ceñirse a las pruebas, la operación es un éxito y solo resta que pase unos días en recuperación antes de darle el alta. El problema llega cuando al pasar las horas descubren que el hígado del paciente continúa empeorando y no entienden cómo es posible.

Los médicos tienen que armarse de paciencia
 

Shaun vuelve a destacar cuando convence al hombre para que permanezca en el hospital y no se vaya a otro centro, ya que el tipo está convencido de que alguno de ellos es el causante de lo que le sucede. El residente aduce a que son sus médicos y ya los ha investigado, lo han operado y debería confiar en ellos, a lo que el paciente cede diciendo que solo permitirá que Shaun se acerque a él ya que no puede mentir.

Y tan solo hará falta un poco de observación para saber lo que está ocurriendo. Obsesionado con el envenenamiento, el paciente no toma la comida del hospital sino barritas y preparados de proteínas que ha traído de casa. Shaun cotillea entre sus pertenencias y encuentra un bote de hierbas chinas que prometen fuerza y virilidad, el chico lee la etiqueta de lo que contiene y no ve nada perjudicial pero poco después decide analizar el compuesto y encuentra un componente químico que no aparece mencionado. Así que sí, el paciente tenía razón con que alguien lo estaba envenenando pero era él mismo quien lo hacía. ¿Su reacción? Culpar a los chinos.

Aparte del trabajo, Shaun ha tenido problemas sentimentales que tratar en el episodio y es que su relación con Carly sufre un pequeño bache. Pese a que todo comienza bien y hasta los vemos besarse mientras ven la televisión, la mujer intenta cogerle la mano en un par de ocasiones y Shaun la retira muy poco disimuladamente. Sabemos que no le gusta el contacto físico, pero para Carly cogerse la mano es un gesto que transmite cariño, confianza y sentir que la otra persona te apoya y está contigo. Cuando ella le explica su punto de vista, Shaun cede y le coge la mano pero no aguanta más que unos segundos antes de alterarse y ponerse muy nervioso teniendo que soltarse enseguida. Parece que el asunto va a ser un problema a largo plazo, y eso mismo le dice Park a Shaun cuando este le comenta la situación.

Son una pareja entrañable
 

Por otro lado hemos tenido por fin la boda de Aaron y Debbie. Por un momento temimos que todo se fuera al traste ya que Aaron huye del juzgado al pensar que no se conocen demasiado, y teme que más adelante ella descubra cosas de él que no le gustan y provoque un divorcio, algo que le dolería enormemente. Glassman está tan preocupado por el tema que hasta le pedirá su opinión a Shaun en una escena bastante cómica, ya que el joven se pone muy contento por ver que su mentor le pide consejo sobre un tema tan importante para después replicar que no tiene nada que decirle porque ni siquiera entiende cuál es el problema.

Será Debbie quien confronte a Aaron y le diga que es cierto que hay cosas que desconocen el uno del otro y que son opuestos en algunas cosas, pero si accedió a casarse con él fue porque cree que van a ser muy felices juntos y les irá bien. Finalmente Aaron se da cuenta de que por Deb merece la pena dar el salto y arriesgarse. Al final del episodio los veremos de nuevo en el juzgado dándose el sí quiero con Shaun y Carly como testigos, quienes llegan a un punto intermedio respecto a lo de darse la mano y ponen arreglo a su primera crisis como pareja.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.