The Good Doctor 2×15: Risk and Reward

The Good Doctor 2x15: Risk and Reward

The Good Doctor 2x15: Risk and Reward

Series: The Good Doctor

4.5 Stars

Summary

La llegada del nuevo jefe de cirugía provoca revuelo en el hospital mientras Melendez, Lim y los residentes trabajan en dos casos muy diferentes.

Coder Credit

Esta semana hemos conocido al nuevo miembro del Hospital San Jose St. Bonaventure: el doctor Jackson Han, interpretado por Daniel Dae Kim (“Lost”, “Hawaii Five-0”), y su llegada no ha sido precisamente pacífica y amistosa sino que ha supuesto un reto para todos de nuestros protagonistas, y esto solo acaba de empezar.

Kim ejerce de productor ejecutivo desde los inicios de “The Good Doctor” y ahora ha decidido formar parte de una manera más activa en la serie, pero si esperábamos un personaje entrañable como otros papeles anteriores en los que le hemos visto, ya podemos quitarnos esa idea de la cabeza. El nuevo jefe de cirugía logra en tan solo un episodio que hasta Andrews parezca menos malo, y miedo tengo de todo lo que pueda hacer en lo que resta de temporada.

Su primera aparición ya deja ver que ha venido dispuesto a ser un jefe que controla a todos sus subordinados y que nada se va a hacer sin que él se entere, da igual que sean médicos ya establecidos o residentes, todos tienen que pasar por el aro y eso no le gusta a nadie, ni a los fans ni a los personajes empezando por Melendez y Lim que son los que hasta ahora llevaban el peso del departamento. Los dos casos médicos del episodio van a estar controlados en mayor o menor medida por el recién llegado, cuyos métodos y forma de ser van a traer más de un quebradero de cabeza.

La doctora tratará de plantar cara a su nuevo jefe
 

En primer lugar tenemos a Lim junto a Shaun y Claire asistiendo a un parto para, acto seguido, llevarse corriendo a la recién nacida a quirófano porque tiene problemas de corazón y en los intestinos que deben solucionar para mantenerla con vida. Mientras los tres médicos tratan de encontrar una solución, ya que el caso es más complejo de lo que creían, el doctor Han los observa desde arriba antes de meterse de lleno en el caso y tomar el mando. Desde el minuto uno vemos que el nuevo jefe es duro con los residentes a los que atosiga con preguntas médicas, pero esto no es nada comparado a lo que hará cuando descubra que Shaun ha vuelto a ser demasiado sincero con los padres de la niña.

Centrándonos en la escena, tenemos a la pareja preocupada por las causas de los problemas de su hija, se preguntan si el hecho de que la mujer estuviera tomando antidepresivos cuando se quedó embarazada ha podido ser la causa y no paran de insistir a Shaun para que les dé una respuesta. El joven es sincero, existen estudios que generan una relación entre ese fármaco y lo ocurrido así que es una opción, no culpa directamente a los padres ni les reprocha nada, solo les da una respuesta a la pregunta que le han hecho. Otro médico como Claire habría suavizado la contestación o habría mentido, y otros igual habrían sido mucho más duros y desagradables.

Shaun simplemente dice la verdad. ¿Resultado? El doctor Han se enfada con el residente y le prohíbe volver a hablar con los padres de la paciente, y entonces suelta la típica frase de que un médico con autismo no debería estar tratando con personas y que solo está ahí para dar imagen de un hospital donde hay inclusión. Lim se termina de enfadar del todo y salta en defensa de Shaun, insistiendo que si bien sus habilidades sociales no son su punto fuerte, no deja de ser un prometedor cirujano que se ha ganado su puesto con creces. Pero aún así, y por miedo a que la situación empeore, Lim aconseja a nuestro protagonista que hable lo menos posible cuando el nuevo jefe esté presente.

Claire y Shaun buscan opciones viables para salvar a la pequeña
 

El caso del bebé sufre todo tipo de vaivenes, desde creer que no tienen opciones reales de salvar su vida y que igual deberían desconectar el soporte vital, a encontrar una posible solución. El gran problema radica en que tienen que operar tanto corazón como intestino, y si bien el primer procedimiento es más fiable gracias a una idea de Shaun, el segundo es más complejo y difícil que tenga éxito. Como los padres no se ponen de acuerdo en si dejar morir a su hija o arriesgarse con la cirugía, la decisión es tomada por un juez quien siguiendo las recomendaciones de Han decide dar luz verde al quirófano.

Todo parece ir bien en un principio pero cuando corazón e intestinos funcionan bien, empiezan a fallar los pulmones de una manera que parece irreversible. Habría sido el final de la niña de no ser porque Shaun vuelve a tener otra brillante idea y junto a las aportaciones de Claire convencen a Han de probar esa última opción, salvando la vida de la niña y dándole la opción de tener un futuro.

Podríamos creer que el doctor Han es un hueso duro de roer pero acabaría aceptando que Shaun es un gran médico y en parte acertamos, pero por otro lado nos encontramos con un muro ya que el hombre considera que Shaun no debería estar en contacto con ningún paciente ni sus familiares y lo traslada al departamento de patología: ASÍ SIN MÁS. Acaba de llegar y lo primero que hace es trasladar al que ha salvado el día. ¿Puedo pegarle? Es que ni Andrews, ni Melendez cuando no aceptaba a Shaun se atrevieron a tanto.

Han le comunica su TERRIBLE decisión a Shaun
 

Pero el nuevo fichaje también ha tenido la ocasión de importunar a Melendez encasquetándole las pruebas rutinarias a un paciente rico. El trabajo que debería hacer un interno o un novato es lo que le toca al jefe de residentes que no puede estar más cabreado aunque tiene que acabar cediendo ante su superior. Melendez pone a Morgan y Park a trabajar con él mientras hacen todo tipo de pruebas al hombre al que detectan un tumor, cuando quieren hacerle una biopsia para saber si es benigno o no se encuentran con que está en una zona muy comprometida y podrían matarlo de seguir adelante.

Melendez le plantea dos opciones a su paciente: extirparle el tumor con un procedimiento arriesgado y donde podría acabar con efectos secundarios o incluso morir, o no operar y mantener vigilado el tumor con controles periódicos. El médico es realista y asegura que las opciones de que sea maligno son escasas, pero si lo fuera y no operan ahora, en cuanto empeorara ya sería tarde para salvar su vida.

El paciente desoye los consejos de sus allegados y decide pasar por quirófano, pese a que surgen varios problemas y al final acaban dejándolo con una cojera en la pierna izquierda, el hombre no parece especialmente preocupado y ya ni siquiera le importa saber si el tumor al final era benigno o no, dejándonos a todos con la duda ya que no lo revelan en ningún momento.

Melendez, Park y Morgan tampoco se libran de los comentarios del nuevo
 

Por último, encontramos a Aaron yendo a sus sesiones de quimioterapia donde acaba entablando amistad, al principio a regañadientes, con otros dos pacientes que coinciden con él: un chico joven en la veintena y una mujer adulta. Glassman se negaba a estrechar lazos con ellos a pesar de la insistencia del joven por charlar con él, pero tras una conversación con Shaun se da cuenta que sería positivo para él tener un grupo de apoyo con gente que está pasando por lo mismo que él.

Así nos quedamos hasta la próxima semana donde veremos las consecuencias de lo ocurrido en la escena final y las reacciones de los demás a la decisión de Han de apartar a Shaun de los pacientes, y espero que más de uno se enfrente a él. Pero da la impresión de que el único que podría lograr algo es Andrews en su puesto de presidente del hospital, lo que tampoco me da demasiadas esperanzas.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.