The Good Doctor 2×05: Carrots

The Good Doctor 2x05: Carrots

The Good Doctor 2x05: Carrots

Series: The Good Doctor

4.5 Stars

Summary

Los médicos del departamento de cirugía tendrán que tratar con dos casos complicados en cuanto a la vida personal de los pacientes. Por su parte, Shaun intenta obligar a Aaron a hacer sus ejercicios de recuperación y discute con Lea sobre la idea de vivir juntos.

Coder Credit

El capítulo de esta semana de “The Good Doctor” ataca de lleno a nuestro corazón, haciéndonos ver de primera mano cómo es lidiar con algunas enfermedades y el miedo a que los seres queridos te abandonen si descubren la verdad sobre ciertas condiciones médicas. Además, veremos como Shaun sigue evolucionando, teniendo que asumir que hay cosas que no dependen por completo de él y que debe aceptar las decisiones de los demás.

Si nos ponemos a pensar, en este episodio apenas ha habido intervenciones médicas y lo que ha primado han sido las conversaciones y la parte emocional de cada caso, algo que se agradece sobre todo viendo cómo eran los dos casos que se han tratado. También nos habíamos quedado con la sorpresa de que Shaun había alquilado un apartamento para compartir con Lea y descubriremos que la mujer no está tan entusiasmada con la idea, lo que hará que ambos debatan sobre el tema tratando de entenderse mutuamente.

Mientras que Shaun está muy ilusionado por vivir con su amiga, por no hablar que el piso tiene chimenea, Lea no lo ve de la misma forma. La mujer teme que Shaun malinterprete la situación y se lo intenta hacer comprender, diciéndole que son amigos y no serán pareja, pero sobre todo que no quiere arriesgar la amistad que tienen. Shaun dice que acepta que no sean novios pero eso no impide que puedan convivir en un mismo piso ya que eso sería bueno para él.

Al final acaba entendiendo que Lea tiene miedo de volver a hacerle daño y acepta que no vivan juntos aunque eso suponga que vayan a verse mucho menos. Pero Lea cambia de idea y decide darle una oportunidad a la convivencia con Shaun: ¡La escena de ellos dos celebrándolo ha sido realmente bonita y estoy deseando verlos como compañeros de piso!

Cada vez son más adorables
 

Ya en el hospital nos encontramos con dos casos distintos pero que tienen muchas semejanzas. Por un lado, Shaun y Park dirigidos por la doctora Lim tratan a un hombre al que le diagnostican la enfermedad de Crohn, la situación no tendría más problema si no fuera porque años atrás le hicieron un bypass gástrico para perder mucho peso y ahora se lo tienen que quitar. El paciente quiere que encuentren otra solución pero no la hay, entonces pasa directamente a pedirles que no le digan nada a su marido porque éste no sabe que se sometió a dicha operación.

Shaun no se calla al comentar que su marido debe ser muy superficial para haberle tenido que ocultar que durante años fue obeso y tuvo que hacerse el bypass. Pero podemos ver que el mismo Park comenta que el paciente tomó la “vía rápida” para perder peso en vez de hacer dieta y ejercicio. Y es que el qué dirán y el miedo a que no nos acepten por como somos o éramos es algo que va a estar muy presente en cada trama del episodio.

Cuando el esposo del paciente aparece solo le hablan del diagnóstico pero éste investiga por internet y no entiende que tengan que operar a su marido. Park acaba explotando y le dice que la operación es para tratar otra cosa y, tras aconsejarle hablar con su pareja, se marcha violando la confidencialidad médico paciente, algo que Lim no tardará en reprocharle.

Veremos que Shaun no se equivocaba con la superficialidad del marido del paciente, porque cuando éste ve las fotos antiguas de antes del bypass, no puede creer lo que está viendo. Pero sobre todo alucinamos cuando dice que ojalá no lo hubiera sabido nunca después de que Park le diga que es posible que recupere todo ese peso. A mí lo que me ha hecho pensar es que si todos fuéramos un poco más como Shaun el mundo sería mejor, el residente no juzga a nadie por motivos físicos o psíquicos, solo entra a hacer valoraciones cuando le parece que alguien actúa mal como cuando tacha de superficial al marido o incluso a Park. De una forma u otra todos tenemos algún prejuicio y este caso lo confirma.

Los médicos le cuentan sus opciones
 

El otro caso es el de una mujer que sufre anorexia desde los 14 años, ha ido superando la enfermedad y volviendo a tener brotes de vez en cuando pero ahora está en un momento muy delicado porque su corazón está empezando a fallar. Melendez, Claire y Morgan, aunque ésta última apenas hace acto de aparición en el episodio, tratan a la paciente con intención de salvar su vida. El problema es que la mujer está desnutrida y es poco probable que su cuerpo resista a la operación, por lo que deben alimentarla para que sea capaz de sobrevivir.

La mujer lo intenta, sobre todo porque su hijo es un pilar fundamental en su vida, explica que durante el embarazo solo fue capaz de comer pensando en que era la única forma de que su bebé saliera adelante. Claire tratará de apelar a este sentimiento para que la mujer coma, pero viendo que ésta se niega, Morgan será más dura y provocará una discusión entre madre e hijo para que la paciente acepte que la alimenten por un tubo.

Las cosas parecen mejorar, pero la mujer le explica a Claire que no puede relajarse y mientras está allí solo piensa en la cantidad de calorías que le están metiendo en el cuerpo, hasta el punto de volverse irracional y arrancarse el tubo para que dejen de alimentarla. La situación es cada vez más complicada y Melendez piensa que lo único que pueden hacer es operarla cuanto antes y esperar que sobreviva, momento en el que Claire propone un método experimental usado en el Reino Unido para estimular el cerebro de pacientes con problemas como anorexia o depresión.

La situación es muy complicada
 

Si el método funciona, la mujer podría recuperarse de su anorexia y parece ser la única opción viable pero Melendez ve que se trata de algo muy delicado y sin una fiabilidad muy alta, que además puede provocar que el cerebro de la mujer trabaje de forma distinta o incluso modifique su personalidad. A Claire le da igual que su superior se niegue a hacer el procedimiento e irá a hablar a la mujer directamente de esta posible opción haciendo que Melendez se enfade, principalmente porque la paciente se niega a que la operen del corazón sin probar antes el otro procedimiento.

Como necesitan permiso, Claire y la paciente exponen el caso ante Andrews y Aoki, una de las directivas principales del hospital, para acabar obteniendo luz verde. Para Claire es una victoria hasta que Melendez le dice que ya no la quiere en su equipo cuando esté en quirófano porque no puede tolerar que sus residentes no acepten sus decisiones. Además descubrimos que si la operación ha salido adelante ha sido gracias a que Aoki y el propio Melendez votaron a favor, porque Andrews no quería realizarla.

La intervención es un éxito en el sentido de que la mujer siente hambre una vez despierta y tiene ganas de comer. Pero el temor de Melendez se hace realidad, porque la mujer se comporta de un modo distinto y no parece sentir el mismo amor que tenía por su hijo. La verdad es que si nos ponemos en situación, es muy difícil pensar que haya una decisión correcta: o la mujer se dejaba morir delante de su hijo, o se arriesgaba a perder la capacidad de quererle incondicionalmente.

No sabemos qué consecuencias habrá para Claire
 

Por último, nos queda la preocupación de Shaun con Aaron porque aún sigue ingresado y eso le está poniendo nervioso. Shaun está muy pendiente de su mentor y amigo, controlando cada prueba y cada avance y se muestra particularmente insistente en que dé paseos porque debe hacer ejercicio tras la operación. Aaron insiste en que le duele la pierna y le va dando largas, motivo por el que el joven irá a hablar con la doctora Blaize para que obligue a Aaron a caminar.

La mujer le explica que Aaron es muy cabezota y no va a hacerlo porque se lo digan, y que además no quiere mostrarse débil ante sus ex empleados, y que la mejor opción es utilizar una estrategia con recompensa, poniendo de ejemplo la metáfora del burro y la zanahoria. Shaun lo intenta como buenamente puede sin éxito alguno, y volverá a ver a Blaize quien le repite que no se preocupe, que Aaron está bien y lo que realmente necesita es un amigo que lo acompañe y esté ahí con él.

Shaun piensa que él no es la mejor compañía y le pide a Debbie, la mujer de la cafetería con la que Aaron tuvo una cita en la primera temporada, que vaya a verlo. Ésta conseguirá lo que nadie ha podido, que el hombre salga de la cama y acceda a dar un paseo por los pasillos desiertos del hospital.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.