The Good Doctor 2×04: Tough Titmouse

The Good Doctor 2x04: Tough Titmouse

The Good Doctor 2x04: Tough Titmouse

Series: The Good Doctor

4 Stars

Summary

El equipo de cirugía se enfrenta a dos casos donde lo personal importa más que la medicina. Shaun intenta hacer las paces con Lea, mientras que las visiones de Aaron empeoran.

Coder Credit

“The Good Doctor” recupera su toque tras el episodio más ligero de la semana pasada y nos regala un buen capítulo donde conoceremos algunas cosas nuevas del pasado de varios personajes.

Si hay un protagonista absoluto de la trama, en esta ocasión es Aaron Glassman con una magistral interpretación de Richard Schiff, quien ya nos dejó temiendo lo peor tras la operación cuando comenzó a alucinar con su hija ya fallecida. Vamos a ver al mentor de Shaun hablar con su hija Maddie, recordar los buenos tiempos pero también los malos, conociendo más sobre una figura que se había mencionado mucho pero de la que no nos habían dado mucha información.

Aaron se niega a dormir y descansar porque entonces dejará de ver a su hija y aún hay mucho de lo que quiere hablar con ella, es por eso que mentirá sobre sus alucinaciones aunque Shaun lo descubre en medio de una discusión “padre/hija” y es incapaz de guardar el secreto más de media hora. La doctora obliga a Aaron a tomarse una pastilla para dormir pero él solo simula tragársela para seguir hablando con Maddie.

El drama está servido
 

Poco a poco iremos sabiendo cómo se fue estropeando la relación entre ambos, Aaron tenía mucho trabajo y su hija se sentía abandonada por lo que empezó a tomar drogas. La cosa cada vez iba a peor, hasta el punto de que la entonces mujer de Aaron quiso meter a Maddie en rehabilitación pero él se negó porque se creía capaz de solucionar el problema por su cuenta, se equivocó y le costó lo que más quería.

Pero la cosa no quedó en discusiones y peleas, sino que nos enteramos que la noche en que Maddie murió, ésta se encontraba en la calle porque su padre la echó de casa. La joven pensaba que Aaron iría a buscarla, mientras que él creía que iría a casa de alguna amiga: el resultado fue que Maddie falleció aquella terrible noche y, aunque no lo dicen claramente, intuimos que sufrió una sobredosis. Aparte de todo el drama que ha arrastrado el ex director del hospital, y lo mucho que ha sufrido, es desgarrador verlo sufrir mientras habla con la alucinación, chilla y trata de disculparse por no haberla podido salvar.

Schiff hace una gran interpretación junto a la joven actriz Holly Taylor (“The Americans”) y nos obsequian con las mejores escenas del episodio. También nos encontramos con los golpes bajos que Maddie le hace a su padre sobre que siempre estaba más pendiente de Shaun. Al final, cuando el personal médico se da cuenta que Aaron está sufriendo delirios lo sedan, pero el hombre tiene tiempo de despedirse de su hija quien le asegura que le quería y que todo lo que ha dicho sobre que lo odiaba no era cierto.

Cuando Aaron despierta trece horas después, Shaun está allí pendiente de él para asegurarse que está bien. Le hace preguntas sobre si hablar con su hija muerta le ha servido como terapia y el hombre confiesa las últimas palabras que le dijo la alucinación, aunque se pregunta si solo es lo que él pensaba, momento en el que Shaun nos saca una sonrisa al decirle que Aaron siempre dice la verdad, así que debe creer que Maddie le quería.

Aaron se disculpa por no haber podido salvarla
 

En cuanto a los casos hemos tenido dos, sin mucha trascendencia en cuanto a materia médica porque se han centrado más en lo personal. Por un lado tenemos a la doctora Lim junto a Claire y Morgan con una joven de 18 años que tiene múltiples fracturas tras haberse caído escalando. A la chica le encanta la escalada pero tiene una fractura preocupante en el cuello y tiene dos opciones: una operación fácil y segura que le permitirá llevar una vida más o menos normal pero que le impedirá seguir con la escalada, o una operación más invasiva que de salir bien supondría una recuperación completa.

La paciente tiene claro que quiere la segunda opción porque no contempla su vida sin la escalada, pero los padres no están de acuerdo porque ésta ha sido una más de una larga lista de lesiones y temen que un día se mate practicando su hobby. Mientras que Morgan aboga por realizar el procedimiento elegido por la chica, Claire opina que no deberían dejar en sus manos esa decisión porque los padres tienen razón en que tal vez sea demasiado adicta al riesgo y salvar ahora su vida implique su muerte en un tiempo.

Lim le dice a Claire que ellos no tienen que pensar en eso sino centrarse en el ahora, pero la residente acaba ayudando a los padres a pedir una opinión imparcial para que decida aduciendo a que su hija ahora mismo no está mentalmente capacitada para tomar la decisión. La mujer oye las dos partes y acaba dando la razón a los padres, motivo que hace que la hija se enfade y no quiera volver a verlos. Pero ellos lo aceptan porque desde su punto de vista están salvando su vida aunque ya no vayan a formar parte de ella.

No es una situación fácil para nadie
 

Shaun, Park y Melendez tratarán con un complicado caso de un madre con su hijo que sufre el “Síndrome de X Frágil” y que genera discapacidad intelectual. El chico se ha clavado un trozo de madera mientras intentaba saltar una valla y enseguida lo atienden, le extraen el objeto y lo dejan en reposo, momento en el que van a ver a la madre para decirle que se lo podrá llevar a casa en pocas horas. La mujer está realmente consumida por tener que estar cuidado de su hijo, no tiene ayuda de ningún tipo y es algo muy duro a lo que hacer frente.

Pero cuando los mandan para casa no se acaba, porque vuelven poco después ya que la madre tiene una fea herida en la mano causada por un cristal. Tienen que llevársela para extraérselo y darle puntos, momento en el que el hijo pierde la compostura y golpea a Shaun que intentaba calmarlo, pero solo lo consiguen cuando le ponen un calmante. El chico se disculpa con el residente, diciendo que no quería hacerle daño pero llegan a la conclusión que el corte que tiene la madre no fue un accidente tal y como argumentó ella, sino que se lo hizo su hijo en un ataque de ira.

Es cuando le recomiendan a la mujer que interne a su hijo en algún centro, Park y Shaun son los que más la animan diciendo que allí ayudarán y tratarán muy bien a su hijo, y que ella sola no puede con todo. Melendez se muestra más cauteloso y no le parece tan buena idea, pero finalmente sus subordinados hacen que entre en razón y el médico irá a hablar con la mujer a decirle justo lo que necesita oír. Ingresar a su hijo no supone que se esté rindiendo con él o que no lo quiera, si no todo lo contrario, porque para ella va a ser muy doloroso separarse de él pero lo estará haciendo por su bien.

Por último sabremos por qué el hombre era tan reacio a lo de que internaran al chico, y es que su hermana Gabi padece síndrome de Down y sus padres la internaron en un centro muchos años atrás, algo que él no aprobaba. Veremos a Melendez visitar a su hermana y comprendemos viendo su amor hacia ella que ha tenido que ser bastante duro no haber podido crecer con ella.

Shaun usa su experiencia para ayudar al paciente
 

Pero además del caso y de las alucinaciones de Aaron, Shaun aún tenía otro asunto más del que encargarse: hacer las paces con Lea. Después de que la mujer le gritara por haberla ignorado, Shaun está decidido a arreglarlo, y sus intentos producen tanta ternura que solo podemos esperar que no meta más la pata y las cosas se arreglen. Primero lo intenta comprándole un donut, algo que obviamente no va a solucionar un asunto tan serio.

Lo segundo es interrumpir a Lea mientras busca un nuevo piso diciéndole que ha encontrado uno perfecto para ella y a buen precio, todo porque sabe que la chica odia buscar casa. Lea lo acusa de estar agobiándola y se marcha sin que Shaun sepa ya que hacer. Hasta intentará suavizar las cosas organizando un karaoke en casa, pero Lea solo le dice que su sueño era marcharse y montar aquel negocio y todo se fue a la mierda, fue muy duro pero decidió volver porque esperaba contar con la amistad y el apoyo de Shaun pero no ha sido nada de eso lo que ha visto, ya que éste ni siquiera le ha preguntado al respecto.

Será a la noche siguiente cuando Shaun le pregunte lo que ocurrió para que volviera, el chico es sincero y dice que no es que le interese personalmente pero si es algo que preocupa a Lea entonces también le preocupa a él. Lea sonríe algo más conforme y le propone probar otra vez el karaoke, están a mitad de canción cuando Shaun le dice que ha alquilado para los dos el apartamento que a Lea le encantaba pero no podía pagar. Veremos a ver cómo les va a los dos como compañeros de piso, pero es estupendo ver que las cosas han mejorado.

Shaun aparece cuando Lea menos lo espera
 

Por último, hemos vuelto a ver flashbacks de Shaun tras la muerte de su hermano, y es que nunca supimos lo que pasó con él después. Obviamente no lo tuvo fácil y estuvo pasando por varias casas de acogida hasta llegar al hogar de una mujer llamada Sybil que era totalmente honesta con él.

Shaun consideró aquel lugar un hogar hasta que tuvo que volver a los servicios sociales, pero no porque la mujer lo rechazara, sino porque tenía una enfermedad incurable y se estaba muriendo. La vida de nuestro protagonista ha sido muy dura por lo que ver hasta donde ha llegado es todo un logro y espero que ahora las cosas le sean cada vez más fáciles.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.