The Good Doctor 2×02: Middle Ground

The Good Doctor 2x02: Middle Ground

The Good Doctor 2x02: Middle Ground

Series: The Good Doctor

4 Stars

Summary

Shaun se vuelva en el trabajo para lidiar con sus sentimientos por la vuelta de Lea, mientras que Glassman se prepara para su operación y los residentes se enfrentan a dos casos muy distintos.

Coder Credit

El inesperado final del episodio de la semana pasada acarrea ciertos inconvenientes para Shaun, a los que tendrá que hacer frente a la vez que se encuentra ante un caso médico que además le sirve para mejorar en sus relaciones personales.

Parecía que todos nos alegrábamos por la vuelta de Lea. La vecina de Shaun se marchó dejándonos a todos con el corazón roto después de ver lo bien que le sentaba su cercanía al joven médico, pero no hemos sido del todo conscientes de lo mucho que Shaun sufrió con su marcha y es incapaz de soportar su presencia, más aún cuando la tiene acogida en casa hasta que encuentre su propio piso.

A lo largo del episodio veremos que evita ver y hablar con Lea todo lo posible, hasta que es Claire quien le planta cara y le pregunta por qué no está contento. Y es que Shaun ni siquiera sabe cómo se siente y por ello prefiere centrarse en el trabajo o en la futura operación del tumor de Aaron Glassman con tal de no enfrentarse a sus sentimientos.

Eso será hasta el final del episodio, cuando estalla y desvela lo mal que lo ha pasado todo este tiempo sin Lea, que le dolió mucho que se marchara y ahora no soportaría que se quedara para volver a irse más adelante, y le pide entre lágrimas y gritos que recoja sus cosas y se vuelva a marchar, en una escena que realmente nos sobrecoge el corazón, y es que no podemos olvidar que Shaun ha querido y perdido a gente a lo largo de su vida, y lo sufre tanto como los demás.

Shaun no puede soportar tanto dolor
 

Respecto a las cuestiones médicas nos encontramos con dos situaciones muy distintas. Por un lado tenemos a Melendez, Claire y Shaun tratando a un limpiador del hospital al que Shaun lleva vigilando durante horas en su método de evitar ir a casa. El residente opina que puede tener cáncer de páncreas y aunque su superior le dice que se equivoca, no puede resistirse a echar un vistazo y darse cuenta que el joven puede llevar razón. Le ordena una serie de pruebas y quiere que sea él quien le diga al hombre que lo van a atender pero le ordena no asustarle aunque eso signifique mentir.

La idea de Melendez de dejar a Shaun a cargo de hablar con el paciente, para que aprenda a tratar con ellos, es arriesgada pero tiene razón en que el chico debe aprender a tratar con todas las facetas de ser cirujano. Shaun comienza bien, diciendo que según el manual del hospital tienen la responsabilidad de cuidar a cada trabajador para evitar contagiar a los pacientes, pero su elaborada mentira se va al traste cuando el paciente dice que por qué no le atendieron entonces cuando tuvo la gripe. Shaun no sabe improvisar y le suelta la verdad tal cuál.

Aún tiene mucho que aprender de Claire
 

Las pruebas confirman además el diagnóstico y solo hay dos opciones: no operar y que el hombre tenga unos 12 meses de vida más o menos normal, o arriesgarse a operarle con cierto porcentaje de riesgo y que pueda vivir unos cuantos años más. El señor decide consultarlo con su mujer e hijos, y prácticamente lo fuerzan a tomar la decisión de pasar por quirófano. Shaun tendrá una interesante charla con él en la capilla del hospital, donde el hombre le comenta que si la verdad no puede ayudar entonces es mejor mentir.

Y esto será exactamente lo que hará Shaun cuando el paciente muera tras unas complicaciones en el post operatorio. Los familiares se culpan unos a otros porque ellos forzaron a su padre a operarse y entonces Shaun miente por primera vez con una credibilidad impecable, les dice que habló con el paciente horas antes y él quería someterse a la operación por su cuenta, otorgando así algo de paz a la familia rota por el dolor.

Shaun recibe un valioso consejo
 

El otro caso tiene como protagonista indiscutible a la doctora Lim. La mujer atiende a una adolescente que quiere someterse a una reconstrucción vaginal, la doctora examina a su nueva paciente y observa sorprendida que fue víctima de una ablación cuando era una niña pequeña. Lim está decidida a ayudarla y operarla sin que se enteren sus padres, pero Park y Reznick se muestran reticentes porque la paciente es menor y necesita consentimiento paterno, pero la determinación de la cirujana es superior y ambos aceptan formar parte del caso.

El procedimiento sale bien pero cuando la joven despierta tiene mucho dolor y tienen que sedarla, lo que conlleva mantenerla ingresada más tiempo y tener que informar a Andrews que no tarda en ser tan odioso como siempre e incluso amenaza a Lim con despedirla.

La doctora tiene que ponerse en contacto con los padres de la joven que están muy enfadados por el hecho de que hayan operado a su hija, y ni siquiera se disculpan por la atrocidad a la que fue sometida ya que es un rito tradicional de su cultura. Este “procedimiento” es desafortunadamente algo muy típico en países del tercer mundo, pero choca encontrarnos con casos reales en países avanzados como Estados Unidos.

Lim encuentra el apoyo de una asistente social que mediará entre la opinión médica y la de los padres para hacer lo mejor posible la joven. Y es que solo hay dos formas de quitarle el dolor, operarla para recomponerle el clítoris (Reznick piensa que ese dolor puede ser consecuencia de que sus nervios siguen vivos y podrían darle la oportunidad de tener una vida sexual plena y satisfactoria) o hacer todo lo contrario: quitarle los tejidos que le quedan.

#TeamDraLim

Como padres y médicos no se ponen de acuerdo solo hay una opción posible: despertar a la chica y que diga qué quiere que hagan. La chica, con sus padres delante, pide entre lágrimas que se lo quiten todo y que fue un error ir al hospital en primer lugar. Morgan Reznick le pide a Andrews que dejen que Lim hable de nuevo con la chica pero a solas, sin los padres presentes, porque es muy probable que haya tomado esa decisión por miedo a represalias.

La joven vuelve a tomar la misma decisión para sorpresa de Lim y de los espectadores, pero la mujer decide arriesgarlo todo y cuando van a quirófano comenta que van a reconstruirle el clítoris. Reznick y Park saben que está mintiendo al decir que tiene permiso de la chica, pero la apoyan y llevan a cabo la operación con total éxito. Cuando la joven despierta nota que no le han hecho lo que dijeron, vemos su sonrisa y le da las gracias a Lim porque ha conseguido lo que quería y tenía miedo de pedir.

Por último tenemos a Aaron peleándose con su oncóloga para encontrar al equipo médico que se va a encargar de la operación de su tumor cerebral. El hombre tiene miedo, pero no a morir, sino a sobrevivir quedando en un estado que lo incapacite para tener vida normal, convirtiéndolo en dependiente de los demás.

Shaun intenta ayudar y animarlo diciendo que él seguirá siendo su amigo, pero no puede ponerse en la piel del hombre. Finalmente Glassman elige a la cirujana y resto de miembros, y la última escena nos traslada al momento en el que va a dar comienzo la operación... ¿Qué ocurrirá? Nos tocará esperar a la semana que viene para saberlo.

 
The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.