The Good Doctor 2×01: Hello

The Good Doctor 2x01: Hello

The Good Doctor 2x01: Hello

Series: The Good Doctor

4.5 Stars

Summary

Los miembros de cirugía del hospital tienen que acostumbrarse a la nueva situación cuando Andrews es nombrado nuevo director del centro.

Coder Credit

Vuelve una de las series revelación del pasado año y lo hace tan en forma como se fue. Tenemos un gran episodio, que además está escrito por Freddie Highmore, que continúa con la historia tal y como nos dejó en primavera. Se avecina una época de cambios y adaptación para todos los personajes, especialmente para los residentes y sobre todo para Shaun.

Tal y como nos temíamos, Shaun decide asumir las consecuencias del fallo que tuvo lo que supone que Andrews se salga con la suya y consiga lo que lleva ansiando desde siempre: ascender para convertirse en el presidente del hospital. Vamos a ver que el ex jefe del departamento de cirugía sigue siendo tan insoportable como lo recordábamos, y aunque vaya de bueno tratando de ayudar a los demás: como cuando habla por separado con cada residente para aconsejarles como mejorar en su trabajo, sigue viendo enemigos en todo aquellos que se oponen a él.

Sus víctimas principales en este episodio van a ser Melendez, por sus desacuerdos con el tratamiento a un paciente, y Jared. Me ha sorprendido para bien ver que el residente formaba parte de este primer episodio y haya tenido una despedida que francamente se merecía. Seguro que no he sido la única que ha deseado que Jared se quedara y fuera Andrews quien se largara, pero las cosas no salen como queremos y nos toca decirle adiós al médico, esperar que su futuro en Denver sea bueno y tal vez, que volvamos a verle en algún momento del futuro.

Hay tres tramas separadas en el episodio, dos relacionadas con el equipo de residentes y la centrada con Aaron y el inicio de tratamiento con su nueva oncóloga: la doctora Blaize (Lisa Edelstein). Resulta que Aaron quiere tener voz y voto en cada prueba que se haga e incluso aparece con todo su historial para ser quien lleve la voz cantante, pero la mujer no se deja amilanar y le dice que harán las cosas a su manera. Además nos ha quedado claro que ambos tienen un pasado y Aaron la contrató antes de ser despedido como presidente, también nos es mencionado que la doctora tuvo un problema de adicción del que asegura estar ya limpia.

No son buenos tiempos para Glassman
 

Comencemos por nuestro protagonista, quien ha sido “castigado” junto a Jared para prestar servicios médicos en campamento de personas sin hogar. Shaun, como es natural en él, no lo ve como un castigo porque Andrews le dijo que ha superado sus expectativas como médico, claro que también le ha dicho que sus habilidades sociales son inexistentes y que tiene que mejorarlas. Es por eso que veremos que el joven médico se esfuerza todo lo que puede en hablar con los pacientes, aconsejarles y ser más comunicativo.

Jared se da cuenta de esto y hasta se siente orgulloso de él, es su último día de trabajo en el hospital y le vamos a echar de menos, más aún ahora que le vemos conectar tan bien con Shaun, aconsejándole y tratando de ayudarlo con sus problemas. Su jornada se tuerce cuando uno de los sin techo se cuela en el furgón médico para robar medicinas, el hombre dice llamarse Harry y por su comportamiento Shaun deduce que sufre esquizofrenia. Tras examinarlo con más profundidad Jared piensa que puede tener meningitis y propone llevarlo al hospital, Shaun se niega porque Andrews se enfadará pero Jared no tiene nada que perder y promete asumir la culpa.

Y vaya si se lían las cosas, porque no es solo que el nuevo presidente se enfade, es que incluso amenaza a Jared con llamar al hospital de Denver para que se quede sin trabajo: por favor, Andrews, relájate un poquito. Cuando las pruebas dan negativas y tienen que dejar ir al paciente, Shaun quiere seguir con su compañero ya que es su último día pero Jared se encara con él porque opina que debería estar haciendo compañía a Aaron Glassman y no dejarlo solo en un momento así.

Este tema ha sido un toma y daca durante todo el episodio, con Shaun diciendo que Aaron no le necesita y Jared insistiendo hasta darse cuenta que Shaun tiene miedo de enfrentarse a la realidad y que lo de Aaron empeore hasta el punto de morir. Pero finalmente sus palabras calan en el chico (más o menos) que decide ir a hacer compañía a su mentor mientras lee un libro. Allí será cuando se dé cuenta que Harry no tiene meningitis sino un tumor en el cerebro y salga corriendo para buscar a Jared y volver al campamento.

Shaun hablando con sus pacientes bajo la supervisión de Jared
 

Aquí tendremos una de las escenas más bonitas del episodio y de esas que vamos a recordar durante mucho tiempo. Shaun está decidido a dar con su paciente como sea, no le importa gritar y molestar a los otros vagabundos, veremos que se pone nervioso con los ruidos, gritos y hasta con los ladridos de un perro que le provocan un ataque de pánico que Jared logra sofocar. Cuando dan con Harry, éste enloquece y solo las palabras de Shaun logran convencerlo para ir con ellos al hospital, parémonos y analicemos la sinceridad de Shaun Murphy, admitiendo que tanto Harry como él tiene una condición neurológica con la diferencia de que la del paciente se puede curar.

¿Acaso hay una forma mejor que llegar a un paciente que sufre delirios y ni siquiera recuerda quién es? Ha sido un paso tan grande para Shaun que Jared no puede evitar sonreír y luego contarle toda la verdad a Andrews cuando, para variar, aparezca a echarles las bronca por traer nuevamente al tipo. El diagnóstico de Shaun es acertado y tras operar al hombre, ven como han logrado no solo salvar una vida sino reunir a una familia.

Pero el avance de Shaun no se queda únicamente en esta conexión tan directa con su paciente, sino que al final del capítulo lo veremos acudir de nuevo a Aaron y decirle que le va a hacer compañía. El ex director le dice que no tiene que hacerlo, pero Shaun insiste en que lo acompañará durante todo el viaje. Un momento entrañable entre dos personajes que tienen una relación tan bonita y especial que sufro temiendo lo que puede ocurrir si Aaron no supera su cáncer.

Shaun logra tranquilizar a su paciente
 

El otro caso es el de una mujer con problemas cardíacos a la que le van a hacer una operación bastante curiosa, en vez de un trasplante al uso, van a ponerle un corazón de cerdo como ayuda para su corazón. Claire, Morgan y Alex están entusiasmados cuando Melendez les dice que van a formar parte del equipo médico que lleve a cabo el procedimiento, lo que no saben es que Andrews ha estado hablando con la paciente y la prensa para conseguir más publicidad, lo que hará que los dos médicos se enfrenten.

Cuando además detecten que la mujer tiene una aneurisma aórtica, Melendez parece incluso contento de que no puedan realizar la operación solo por fastidiar a Andrews pero tendrá que ceder cuando Claire dé con una posible solución al problema. Finalmente llevarán a cabo la operación con un buen resultado, salvando a la paciente y haciendo que tanto Andrews como el hospital obtengan muy buena prensa por el éxito del procedimiento.

Está claro que Melendez y Andrews van a tener más de un enfrentamiento esta temporada y veremos a ver hasta donde es capaz de llegar el nuevo presidente con tal de salirse con la suya. También hemos visto que cuenta con una de las principales directivas del hospital de su parte, Allegra Aoki, mientras que la antigua aliada de Aaron y ex novia de Melendez: Jessica Preston, no va a seguir en la serie, por lo que mucho me temo que la junta va a ceder con mucha facilidad a las pretensiones de su nuevo director.

El equipo interviene en medio de una discusión entre los dos médicos
 

También hay que comentar esa triste y amarga despedida entre Claire y Jared, todos vamos a echarle de menos. Y no me olvido de ese minuto final en el que Shaun regresa a casa y se encuentra con Lea en el rellano del edificio: su vecina, amiga y algo más, ha vuelto para quedarse y estamos deseando ver más. ¿Y a vosotros qué os ha parecido el inicio de la temporada?

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.