The Good Doctor 1×17: Smile

The Good Doctor 1x17: Smile

The Good Doctor 1x17: Smile

Series: The Good Doctor

4.5 Stars

Summary

El equipo de cirugía del hospital se dedica a tres casos independientes y con distinta seriedad, mientras tanto Shaun y Aaron liman asperezas y el futuro de algunos personajes empieza a vislumbrarse.

Coder Credit

A falta de un episodio para el final de la primera temporada, recordemos que la cadena ya renovó la serie para la segunda, “The Good Doctor” nos ofrece un buen capítulo que mezcla un poco de todo: drama, comedia, enfado, miedo... Los protagonistas van a pasar por una serie de situaciones más o menos complicadas y ya solo nos queda ver lo que ocurrirá la semana que viene.

Está claro que el eje central del programa es la figura de Shaun Murphy, y esta vez no es una excepción, pero también hemos podido disfrutar de los demás y sobre todo de Aaron Glassman. El caso principal es el que lleva el doctor Andrews con la asistencia de Shaun y Park, la paciente es una adolescente con el síndrome de Moebius: una parálisis facial que le impide mostrar cualquier emoción. Todo este caso hará que Shaun tenga una gran curiosidad por la necesidad de mostrar los sentimientos y comprobar si las sonrisas son contagiosas en una de las subtramas más hilarantes de toda la temporada.

Por su parte, Claire y Morgan tratarán con una ex paciente que regresa al hospital con una infección post operatoria por no haberse tomado sus antibióticos, y que se complicará cuando descubran la verdad sobre la mujer. Y por último, vuelve la mujer con quemaduras a la que trataron con piel de pescado, Jared será el encargado de tratarla y algo surgirá entre ellos.

Shaun inicia su propio estudio sobre las sonrisas, asustando a casi todo el mundo

Pese a que a estas alturas todo el equipo médico sabe que Shaun no es de los que se queda callado y siempre va a dar su opinión, no me ha gustado la reacción de Andrews cuando el residente comenta a la paciente que la operación es muy arriesgada e innecesaria, antes de enumerarle la gran cantidad de riesgos que conlleva. El jefe de cirugía fue uno de los que se opusieron con más fuerza a la contratación del joven, y seguramente sea el que tenga más peso a la hora de decidir qué residentes se quedarán en el hospital y cuales tendrán que marcharse. Solo hay dos plazas y tenemos cinco médicos.

Las palabras de Shaun, que comparte parte de su pasado y el bullying que sufría por ser autista con la paciente, hacen que la chica cambie de idea y diga que no quiere operarse. Andrews vuelve a la habitación con Park y Shaun para hablar con ella y con su padre para tratar de convencerla y arreglar el estropicio de Murphy, pero la paciente asegura que ha tomado la decisión por sí misma, que Shaun la ha inspirado y cree que su enfermedad la hará más fuerte.

Park sigue demostrando que su pasado como policía es muy útil a la hora de detectar mentiras, sabe que la joven esconde algo y enseguida descubren que se trata de dinero. El seguro médico no cubre la operación y no quiere que su padre gaste todos sus ahorros en esto. Andrews nos sorprenderá yendo a encararse con uno de los jefazos de la compañía de seguros para convencerlo de que paguen los gastos, logrando que se hagan cargo del 85% de los costes. El padre de chica asegura que el resto puede pagarlo sin problema y la chica consiente en operarse.

El joven no ve necesaria la intervención

Todo el procedimiento sale como debería pero Shaun se percata de que algo extraño sucede cuando la chica no comienza a ser capaz de respirar por sí misma pasadas unas horas. Tras avisar a Andrews y examinarla, le hacen varias pruebas pero todo parece correcto. Los tres médicos están muy confusos y no saben qué le ocurre por lo que tienen que plantearse la opción de que tenga muerte cerebral y así se lo comunican al padre que no puede más que sentirse culpable.

Andrews intenta explicarle lo que ha podido pasar y su mención a que cada persona reacciona de distinta manera a la anestesia es lo que le da la pista a Park de lo que ocurre. Vemos otra vez más como es otro miembro del equipo el que resuelve el enigma y no Shaun, algo que disfruto enormemente porque dejan muy claro que todos son muy válidos y el protagonista no es el único médico brillante. La conclusión de Park es que la joven puede padecer una condición muy extraña que hace que su cuerpo tarde mucho en deshacerse de la droga anestésica.

Tras hacerle una prueba más para ver si hay respuesta de la cornea, dan por acertado el diagnóstico de Park y solo queda esperar a que la chica despierte. Cuando lo haga está perfectamente y aunque le llevará unos meses ser capaz de sonreír por sí misma y controlarlo, está muy agradecida y contenta por haber dado el paso.

Los doctores intentan descifrar qué ha ido mal

Claire y Morgan vuelven a hacer equipo para tratar a una paciente bastante irresponsable, puesto que tras la operación a la que se sometió días atrás no ha estado tomando los antibióticos que le recetaron. Morgan se muestra irascible con ella mientras que Claire trata de excusarla, pero las cosas se complican cuando la mujer se marcha del hospital por su cuenta.

Claire decide llamar a la señora por teléfono para que vuelva y así recoja su medicación, pero cuando se presenta resulta ser otra mujer la que aparece. Solo bastan un par de preguntas para que descubran que la primera paciente le ha robado la identidad a la segunda para usar su tarjeta médica. La recién llegada sufre dolores por una neuralgia y les explica que en la farmacia no le dan más pastillas, y debe ser porque ya hay otra persona retirándolas por ella.

Claire y Morgan sienten pena por ella y le dan las pastillas que necesita saltándose el sistema. Le prometen que el asunto del robo de identidad se solucionará y la dejan marchar. La sorpresa llega cuando la usurpadora llega a urgencias gravemente enferma por la infección. Las dos residentes hablan con Glassman que les ordena cuidar de la paciente y esperar a que esté estable antes de denunciarla. En sus conversaciones con ella, Claire logra que ésta confiese el robo de identidad pero le asegura que ella no ha recogido ningunas pastillas de la farmacia.

La mujer se pone a indagar y descubre que la auténtica Lucy es una adicta y ése es el motivo por el que no le permiten sacar más pastillas. Morgan se enfrentará a la señora cuando aparezca de nuevo por allí diciendo que se le ha caído el bote con su medicación, y tras decirle que saben que tiene un grave problema, la convence para entrar en rehabilitación. Al final la doctora Reznick está demostrando que tiene su corazoncito y todo, algo que también comprobamos cuando la ladrona de identidad acaba muriendo y la vemos afectada.

Las dos doctoras informan a Glassman de la situación

Jared atenderá en solitario a la paciente que tuvo en el sexto episodio: llegó al hospital con graves quemaduras y el médico tuvo la idea de usar un procedimiento experimental con piel de pescado para ayudar en la regeneración de la piel quemada. La mujer regresa para ver cómo evoluciona el tratamiento y saber cuándo podrán retirarle esa capa de protección, Jared le echa un vistazo y replica que todo ha ido perfectamente y se la pueden quitar al día siguiente.

Veremos que hay cierta química entre médico y paciente, algo que pone muy nervioso a Jared porque sabe que una relación romántica es totalmente imposible, pero también duda de que los posibles sentimientos sean reales y no sean más que circunstanciales por la situación. Sin saber qué hacer ni tener a nadie a quien acudir, acaba contándoselo todo a Shaun que se presta a ser su confidente y le aconseja que se tome unos días libres por enfermedad para aclararse, ya que eso es lo que Lea diría.

Finalmente Jared le comunica a la paciente que desde ahora Shaun será su médico y quien seguirá su evolución, así no rompe ninguna norma y puede pedirle una cita a lo que ella acepta encantada, antes de decirle que tiene un buen amigo en Shaun. Todo esto viene a que el médico no se siente querido en el hospital y ya hizo la entrevista de trabajo en Denver, donde lo han aceptado. ¿Se marchará definitivamente?

¿Seguirá Jared en la serie?

Y nos queda la trama de Aaron. El director del hospital se acerca a su protegido para decirle que aunque no sean amigos pueden ser compañeros de hospital y hablar de vez en cuando. Así se entera que Shaun tiene un nuevo amigo, su vecino Kenny, con el que el joven está encantado pese a las advertencias de Park sobre que no se fiara de él y que han resultado ser muy ciertas.

Lo comprobamos al final del episodio cuando el vecino le ha tomado prestada la tele y no lo deja pasar a su casa porque tiene otros amigos en casa. Eso está feo y no se hace, espero que Shaun reaccione o vuelva Lea y ponga en su sitio a Kenny.

Volviendo a Aaron, mientras hablan junto a una de las cajeras de la cafetería, Shaun se da cuenta de que la mujer está flirteando con su jefe y no se le ocurre nada mejor que juntarlos para que sean amigos. La situación es un poco tensa al principio ya que todo ha sido precipitado pero cuando descubren que tienen en común su amor por los coches antiguos la cosa comienza a ir bien.

Tanto que acaban teniendo una cita formal, pero es cuando Aaron comienza a trabarse mientras habla, incapaz de pedir de la factura y a ponerse nervioso y tienen que llamar a una ambulancia.

¿Cómo reaccionará Shaun cuando descubra lo que le ha pasado a Aaron?

Así nos quedamos hasta la semana que viene, ha sido un episodio muy completo pero ese final tan amargo nos hace temer por la supervivencia de Aaron. Solo nos queda armarnos de paciencia y esperar una semana para obtener algunas respuestas.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.