The Good Doctor 1×12: Islands Part Two

The Good Doctor 1x12: Islands Part Two

The Good Doctor 1x12: Islands Part Two

Series: The Good Doctor

3.5 Stars

Summary

El equipo de cirugía del hospital tiene que manejar la crisis post operatorio de las gemelas para mantenerlas con vida, mientras que Shaun toma una decisión que sorprende a todos.

Coder Credit

Después de dejarnos con varias tramas abiertas en el anterior capítulo, ha llegado el momento de que obtengamos respuestas y sepamos cómo responde Shaun al plan de Lea, veamos cómo les va a las gemelas y se desvele cuál va a ser finalmente el destino de Jared. Tal vez estemos ante el episodio más flojo de la temporada, ya que es prácticamente de conclusión de varios frentes, pero sigue siendo un buen capítulo.

Tras la desconcertante noticia de que Lea planificaba mudarse a la otra punta del país, contemplamos como Shaun era incapaz de soportarlo y se marchaba. Ahora descubrimos que ha regresado a San Jose y acude al trabajo como si nada hubiera pasado, Melendez no duda en echarle la bronca por haberse cogido días libres sin avisar, y su disgusto se acentúa cuando Shaun añade que se fue de viaje por carretera. Aún así, le permite incorporarse al caso de las gemelas a las que separaron quirúrgicamente.

Pero la sorpresa no termina ahí, puesto que Aaron va a hablar con su protegido en cuanto descubre por Melendez que Shaun ha regresado, y éste le comunica que se marcha en dos semanas a Pensilvania, e incluso pedirá una carta de recomendación a Melendez. El jefe de residentes la escribe sin ningún problema porque asegura que quiere que el chico triunfe y logre su objetivo aunque sea en otro hospital.

Pero la carta también debe estar firmada por Aaron que no está muy convencido de la idea de dejar que Shaun se marche. Será Claire, una vez más, la que actúe como la voz de la razón y le recuerde al director del hospital que si no la firma le dará a entender al médico que no confía en él y las cosas empeorarán.

Aaron Glassman tiene que darle algo de libertad al protagonista

La chica hablará también con Shaun sobre ese viaje en carretera y sobre Lea, momento en el que Shaun le cuenta que se besaron y que Lea lo hace muy feliz. Vemos que Claire se alegra por él y asegura que lo echará de menos pero no duda en recordarle que su vecina no es la única persona que puede hacerlo feliz, todo para que se plantee la idea de irse de buenas a primeras a otro lugar simplemente porque Lea se marcha.

Aaron le entrega a Shaun la carta firmada, le dice que no quiere que se vaya pero que confía en él y si esto es lo que quiere entonces adelante. Parece que va a quedar ahí pero Aaron añade que si sus motivos para irse son que él está entrometiéndose demasiado en su vida, dará un paso atrás y lo dejará tomar sus propias decisiones. Todo esto cala hondo en Shaun que finalmente decide quedarse en el hospital y en San Jose. Previamente lo habíamos visto ayudar a Lea a guardar sus pertenencias y la joven estaba asombrada por el hecho de que él estuviera dispuesto a seguirla y también le dijo que si estaba seguro de esa decisión.

Al final del capítulo veremos la despedida porque Lea se marcha definitivamente pero no Shaun, si pensábamos que existía esperanza para que la chica cambiara de idea nos la quitan de golpe porque se marcha realmente de la ciudad y de la serie. Sin embargo, le presta al médico una pelota de béisbol firmada con la promesa de que se la devuelva cuando vaya a visitarla a Pensilvania. Y remarca que no le está regalando la pelota sino que se la presta, en una clara referencia al episodio en el que Shaun le prestó unas pilas y luego fue a la noche siguiente para que se las devolviera.

No estamos contentos con la marcha de Lea

Dejando de lado la vida personal de Shaun, nos vamos al caso de Jenny y Katie, las dos hermanas que estaban unidas por el cráneo y a las que separaron con éxito en el episodio anterior. Sin embargo, nos quedamos en que ninguna de las chicas despertaba cuando ya deberían haberlo hecho. Nada más comenzar, Claire ve cómo Jenny vuelve en sí y le hace las primeras pruebas para ver si todo va bien. Solo queda que Katie despierte pero descubren que se encuentra en coma y no hay actividad cerebral.

Deciden mirar en profundidad el cerebro de la adolescente para comprobar si hay algún problema tras la operación y se encuentran con una malformación que impide que la sangre llegue bien a su cerebro. No tienen muchas opciones pero a Shaun se le ocurre un procedimiento que intentan llevar a cabo pero tienen que cancelar porque la chica empieza a empeorar y lo dejan todo como estaba. El problema llega cuando el corazón de Jenny sigue fallando: la idea original de la separación de las dos hermanas era para hacer que su corazón no trabajara tanto, pero ahora se encuentran con que está peor que antes y que va a necesitar uno nuevo.

Melendez está preocupado porque necesitan el órgano ya, y no cree que vayan a lograr un corazón para Jenny a tiempo. Es cuando Shaun propone que le trasplanten el de Katie ya que prácticamente es como si estuviera muerta y solo se mantiene con vida por respiración artificial. Melendez se muestra horrorizado con la idea, pero los otros médicos responsables opinan que es la única opción de salvar al menos a una de las chicas y toca darle la noticia a la madre.

No me quiero ni imaginar la situación de la pobre mujer, que debe dar el consentimiento para que desconecten a una de sus hijas para así poder salvar a la otra. La emoción y el drama están servidos con el caso, y lograrán conmovernos con todo lo que va sucediendo según pasan los minutos. La sorpresa es mayúscula cuando desconectan a Katie del ventilador y sus constantes vitales se estabilizan a la vez que comienza a respirar por sí misma.

El caso es un quebradero de cabeza tras otro

Su recuperación podría ser una gran noticia pero, en primer lugar no quiere decir que su cerebro tenga actividad y, en segundo, eso implica que su hermana está en problemas porque necesita urgentemente un corazón. Shaun propone entonces que vuelvan a unir a las dos jóvenes, para que el corazón de Katie trabaje para Jenny. No hace falta una operación muy complicada y basta con volver a unirlas a través de la vena femoral.

Jenny acepta que vuelvan a unirlas tras tener que convencerla con insistencia, y mientras están en quirófano asistimos al nuevo giro argumental y casi podríamos llamarlo milagro, porque Katie vuelve en sí y despierta. Esto crea un desconcierto general entre el equipo médico que no se explican cómo es posible: ¿ha despertado la chica únicamente porque ahora vuelve a estar conectada con su hermana? Esto tendría que ser una gran noticia pero el hecho de que Katie despierte significa que su corazón vuelve a trabajar a pleno rendimiento y no puede mantener con vida a las dos hermanas.

Tras unas nuevas pruebas se asustan al ver que Jenny está matando a Katie y deben separarlas de inmediato o morirán ambas, pero es demasiado tarde porque Jenny fallece antes de que logren realizar la operación. El sentimiento de culpabilidad en Katie es tan grande que no quieren que la separen de su hermana y le da igual morir, solamente será su madre quien logre convencerla de que deben asumir la pérdida y seguir adelante. Y así termina un caso con el que nos han resquebrajado un poquito el corazón, dos hermanas llenas de vida y con tantos planes por delante una vez estuvieran separadas que acaba con la injusta muerte de una de ellas.

Esta vez no hubo final feliz

Por último tenemos la resolución del despido de Jared, que ha resultado tan patético que me sorprende que en una serie donde los guiones suelen ser brillantes hayan terminado una trama de esta forma tan cutre. Recordemos que pese a que el médico acosador se retractó en su queja, el doctor Andrews siguió sin querer admitir de nuevo al residente. Jared contrata a un abogado y éste se reúne con Jessica Preston, para darle a entender que tienen material para denunciar al hospital.

Y es verdad, porque veremos que la abogada descubre que en 2014 dos médicos del hospital también tuvieron incidentes similares al de Jared, uno de ellos empujó a una enfermera, pero ninguno fue despedido sino que todo quedó en una amonestación. La cosa se vuelve peliaguda al saber que esos dos doctores eran blancos, y así se lo hace ver Jessica a una de las integrantes de la junta que se justifica diciendo que esos dos médicos atraían a gente con dinero que realiza generosas donaciones.

Pero el abogado de Jared insiste con el tema del racismo y éste logra recuperar su trabajo, eso sí, con la total desaprobación del doctor Andrews que considera una bajeza lo que ha hecho, porque ha usado una carta que no procedía y se ha aprovechado del miedo a una demanda por un racismo inexistente para conseguir su empleo. Y debo decir que esta vez estoy de acuerdo con el jefe de cirugía, vale que Jared no quería tirar por ahí en un principio pero al final ha cedido en su empeño. Nos han mareado con esto durante dos episodios para que vuelva al hospital de esta manera y no me gusta, y para colmo el médico acosador no se ha llevado ningún castigo.

Está bien tener de vuelta a Jared pero la trama ha sido un tanto ridícula

Obviamente estaba claro que el tema de los niños entre Jessica y Melendez no había terminado y la mujer ha acabado rompiendo la relación. No importa que su prometido haya aceptado su decisión, sabe que él quiere hijos y no quiere quitarle eso porque sabe que en el futuro se arrepentirá y todo será peor.

Todos sabíamos que esto acabaría pasando y no nos coge por sorpresa, era algo que casi esperábamos desde el principio de la serie. Ahora habrá que ver cómo va la dinámica de trabajo en el hospital tras la ruptura y, sobre todo, ver si Shaun es capaz de adaptarse a la falta de Lea en su vida.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.