The Flash 4×22: Think fast

The Flash 4x22: Think fast

The Flash 4x22: Think fast

Series: The Flash

4 Stars

Summary

DeVoe está a punto de iniciar el plan maestro por el que todos los habitantes de la Tierra se convertirán en seres sin cerebro a los que podrá controlar. ¿Conseguirá detenerle el Team Flash?

Coder Credit

Las cosas siguen complicándose para el Team Flash. Si ya fuera poco con la falta de efectivos, los problemas personales de los pocos integrantes que quedan no dejan de acumularse.

El más afectado de todos, por supuesto, sigue siendo Barry Allen. Parecía que ya había terminado de aceptar que la muerte de Ralph no fue culpa suya cuando se le ha planteado un nuevo dilema. Y es que no se ve capaz de hacer de maestro de otros héroes y enseñarles, ni siquiera si eso forma parte del plan para detener a DeVoe, pues no cree que podría superar la muerte de otro amigo.

Una duda bastante razonable si no fuera por el hecho de que quedándose de brazos cruzados y lamentándose por su mala suerte, que parecía ser su plan original, sólo conseguiría que DeVoe cumpliera con su objetivo de volver inútiles a todos los habitantes de la Tierra, lo que no es un final feliz que digamos.

Pero llegados a este punto supongo que Barry necesita todas las charlas motivadoras posibles. Así, tras fallar estrepitosamente a la hora de enseñar a Cisco y Caitlin  para que se muevan por el Speed Force, lo que sí tiene bastante lógica pues no es algo muy fácil que digamos, basta un pequeño discurso de Cisco recordándole que ellos decidieron ser héroes y que nada va a detenerles, para intentarlo de nuevo.

Y, lógicamente, esa segunda vez sí que sale bien, y eso que de las doce horas que tenían para entrenar sólo han aprovechado unas dos. Pero está claro que la motivación es la mejor arma de todo héroe.

Aunque en este caso DeVoe ha estado mucho más motivado que ellos, y eso que sigue sin contar con el apoyo de su mujer, por lo que al final el plan no le ha salido bien al Team Flash. O, mejor dicho, le ha salido muy bien pero DeVoe ha contraatacado, ni más ni menos que en su propio hogar, los laboratorios Star.

La semana que viene veremos si ha conseguido su objetivo o si en el último instante aparecerá una ayuda inesperada que evite que la Humanidad vuelva a la edad de piedra.

Pero, mientras tanto, vayamos a la otra parte de la ecuación del matrimonio DeVoe. Esto es, a Marlize, la mujer que todo el mundo buscaba al ser  la clave para detener a DeVoe, y donde de nuevo ha sido necesaria una charla inspiradora. Y por si quedaran algunas dudas, esa charla ha sido entre las dos mujeres que tienen el difícil papel de servir de apoyo a sus maridos y héroes.

Y, lógicamente, en ese sentido Iris West-Allen tiene las de ganar por eso de que es la mujer del héroe, mientras que mucho me temo que Marlize DeVoe está a punto de iniciar la etapa más dura de su vida por eso de que ella se enamoró de un psicópata de lo más pesimista, siendo ella una mujer lista, guapa y optimista… Y es que, por mucha razón que tenga Iris con eso de que el optimismo es la mejor baza de todo héroe, a veces cuesta mucho seguir conservando ese optimismo cuando todo a tu alrededor te dice que lo mejor es aceptar la realidad: que el mundo es un lugar cruel que no merece ser salvado.

Afortunadamente, siendo esta una serie de héroes que siempre van a estar del lado del bien, el Team Flash se ha encargado de mostrarnos otros motivos por los que sí merece la pena seguir siendo optimistas. Por ejemplo, con una embarazadísima Cecile que sigue regalándonos momentos de los más cómicos, más aún si son al lado de su marido, con una Caitlin que acaba de descubrir que su amiga del alma, Killer Frost, en realidad siempre formó parte de ella. O con un Harry al que se te enternece el corazón sólo de verle intentando ser útil cuando él es el primero en comprender que sirve de poca ayuda.

Y la verdad es que con este personaje no tengo muy claro qué es lo que me gustaría que le pasara. Por un lado está claro que lo suyo sería que volviera a ser ese genio que inventa máquinas tan complicadas en cuestión de minutos. Pero, por otro lado, ese Harry que sólo sabe hablar de empatía y que no capta el doble sentido de las frases es de lo más tierno.

Y en fin, siendo el doctor Harrison Wells ese personaje al que hemos visto de mil maneras posibles: como el villano Eobard Thawne, como la chispa de la inspiración que se sacrifica por sus amigos o como un cúmulo de personajes de lo más variados que componen el Consejo de los Harrison… ¿tal vez ahora veremos a un Harry tan inocente que parece un niño pequeño? Sería curioso, la verdad.

Todo se desvelará la próxima semana con ese episodio final en el que veremos si el Team Flash consigue detener a DeVoe, y por fin descubriremos quién es ese misterioso speedster que se ha dejado caer por Central City.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.