The Flash 4×18: Lose Yourself

4 Stars

Summary

Sólo queda un metahumano por encontrar, y el primer equipo que dé con él será quien vaya por delante en la batalla entre el Team Flash y DeVoe.

Coder Credit

El de esta semana parecía que iba a ser un episodio al uso. Tan sólo quedaba un pasajero del autobús que acabó con poderes cuando Barry salió del Speed Force y el objetivo era dar con él antes de que lo hiciera DeVoe. Además, ese pasajero, Edwin Gauss, era un tipo bastante legal que, cosa rara, no había usado sus poderes para hacer el mal. Y encima su habilidad no era otra que la capacidad de crear una especie de microuniversos, y que era justo la capacidad que DeVoe tenía para esconderse. 

Ello hacía que por una vez las cosas parecieran marchar bien para el equipo de Barry, ya que además Harry había dado con un arma bastante psicodélica y en apariencia insignificante, pero que sí sería capaz de acabar con DeVoe.

Así, parecía que de nuevo los problemas que tendría que afrontar el Team Flash, estarían más centrados en las rencillas dentro del grupo. Por un lado teníamos a Ralph, quien después de superar su etapa de esconderse porque sabía que DeVoe iba detrás de él, y luego la etapa de bromear por todo en lugar de tomárselo en serio; estaba atravesando una etapa más vengativa en la que estaba obsesionado por matar a DeVoe. Lo que, como no podía ser de otra manera, ha enfadado a Barry, que ha tenido que darle a Ralph una nueva lección de “cómo ser un buen héroe”, y ya he perdido la cuenta de las que van.

Ello ha hecho que, aparte de lo extraño que es que todos den por hecho que pueden matar a DeVoe cuando hasta ahora ni siquiera se han podido acercar a él, el momento dramático del episodio haya llegado casi sin darnos cuenta… Evidentemente, ese instante en el que Ralph ha dicho que “merece ser feliz” ha sido el anuncio de su próxima muerte, y que ha llegado justo cinco segundos después.

Pero tengo que reconocer que su muerte me ha sorprendido, aunque todavía no sé si para bien o para mal. Porque, aunque desde el principio se dijera que DeVoe iba tras Ralph por el simple hecho de que era uno de los pasajeros del autobús y desde el principio su idea fue hacerse con los poderes de todos, la verdad es que esperaba que con Ralph fuera diferente. No porque Ralph fuera el compañero del héroe (bueno, eso también) sino sobre todo porque era un personaje en el que habíamos visto una especie de evolución desde que le conocimos.

Y aunque esa evolución ha dado bastantes tumbos y parecía que Ralph jamás conseguiría convertirse en un héroe de verdad, pues eran muchas las veces las que discutía con su mentor, Mr. Allen (aunque en defensa de Ralph, a veces Barry ha estado de lo más quisquilloso), como que uno esperaba que al final lo conseguiría. No dejaba de ser el compañero del héroe, y lo suyo era que al final se convertiría en ese nuevo héroe de Central City que combatiría el crimen junto a The Flash.

Pero, definitivamente, Central City es ciudad para un único héroe. Así ocurrió con Kid Flash, que fue convertirse en un héroe y misteriosamente dejó de aparecer o a tener unas  intervenciones tirando a lamentables (¿cómo podía ser que un speedster nunca estuviera disponible para ayudar a Barry a solucionar el problema, cuando podía llegar a la ciudad en menos de un segundo?) y ha vuelto a ocurrir con Ralph.

En resumen, nos encontramos con otro de esos personajes ninguneados, tan común en las series de superhéroes en las que sólo puede destacar un único protagonista. Y un personaje cuya muerte parece que sólo cumple el objetivo de poner una nueva carga sobre los hombros del pobre héroe que tanto ha sufrido.

Y lo peor es que como con Ralph nunca se ha sabido ante qué clase de personaje estábamos, pues de ser el complemento cómico parecía que al final iba a convertirse en un héroe hecho y derecho; que cuando parecía que lo iba a conseguir y nos hemos encontrado con su muerte… como que ha costado llorar su muerte.

No porque no haya dado pena, ni mucho menos, pero sí porque no terminaba de entender por qué habían decidido matar a un personaje al que todavía no habíamos tenido la ocasión de conocer de verdad.

Pero, evidentemente, siendo Ralph un personaje secundario cuyo único objetivo es que el prota tenga alguien con quien hablar, el intentar salvarle nunca pareció ser el objetivo del equipo. Ante su muerte uno no puede evitar pensar en lo diferente que ha sido cuando era Iris quien estaba en peligro y toda una temporada se centró en intentar salvarla, con el equipo desviviéndose por ello.

Pero con Ralph no. Con él sólo ha habido discusiones porque no se lo tomaba en serio o porque no era un buen héroe, que el único consuelo que ha tenido el pobre es que ha muerto con Barry diciéndole que ya era un héroe de verdad… Y tal vez eso habría sido suficiente si Ralph hubiera sido el primero en morir a las puertas de convertirse en héroe, pero por desgracia no ha sido el único y, formando parte del Team Flash, dudo que vaya a ser el último… Vamos, que el puesto de ayudante de héroe es uno con bastantes riesgos.

Y si no que se lo digan a Killer Frost, que cuando parecía que ya había dado con la clave para disfrutar de su lado oscuro, ha visto como se lo quitaban de las manos.

Y por último pero no menos importante, tenemos la extraña adicción que ha desarrollado Harry por culpa de su casco inteligente, y que le ha hecho volverse adicto a la inteligencia… Extraño, aunque curioso, siendo además otro motivo de preocupación para el Team Flash.

En conclusión, las cosas se le han puesto increíblemente complicadas al equipo, por lo que tengo mucha curiosidad por saber qué se va a sacar ahora Barry de la manga para derrotar a su gran enemigo, cuando ha perdido a la mitad de sus compañeros… Claro que, por otro lado, eso nunca ha sido un problema para el héroe de Central City.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.