Supernatural 15×11: The Gamblers

Supernatural 15x11: The Gamblers

Supernatural 15x11: The Gamblers

Series: Supernatural

2 Stars

Summary

Dean y Sam llegan a Alaska con el objetivo de recuperar su buena suerte mientras que Castiel investiga un caso relacionado con Jack.

Coder Credit

Tal y como nos temíamos la semana pasada, nos encontramos ante otro episodio de relleno que no aporta demasiado a la historia y que, sinceramente, podrían haberse ahorrado casi en su totalidad porque a excepción de una subtrama, el resto pasa sin pena ni gloria: y esto molesta más cuando pensamos que ahora hay un parón hasta el 16 de marzo.

No sé en qué están pensando los guionistas de Supernatural con esta última temporada, es el viaje final de los Winchester y nos han dado un capítulo en el que básicamente solo vemos partidas de billar: ¿EN SERIO? Puestos a poner relleno que nos pongan a los dos hermanos cazando monstruos, al menos sería volver a los orígenes, y no esta absurdidad de la suerte perdida que se ha alargado dos semanas.

La única parte salvable es la dedicada al regreso de Jack, después de que Castiel reciba una llamada y empiece a indagar en un caso donde el nephilim está involucrado. Así descubrirá que ha vuelto a la vida y está dando caza a los grigori, un tipo especial de ángel que se alimenta de almas humanas, Castiel logrará dar con él y lo llevará al búnker donde se reunirán con los Winchester. Jack les explicará que no puede usar sus poderes porque Chuck podría detectarlo e ir a por él a matarlo, el hijo de Lucifer se está fortaleciendo siguiendo las instrucciones de Billie, la nueva Muerte, para acabar plantando cara a Dios y acabar con él de una vez por todas.

El ángel se tropieza con una buena noticia
 

En los cuarenta minutos de capítulo vemos que los Winchester llegan finalmente a Alaska y localizan el lugar del que les habló Garth: un bar donde jugando al billar puedes apostar tu suerte y ganar la de tus contrincantes. Sam no está nada decidido a seguir con el plan mientras que Dean se muestra muy optimista y convencido de que van a conseguir recuperar lo que Chuck les ha quitado, no olvidemos que ahora es intolerante a la lactosa y está sufriendo bastante cada vez que come.

Una vez en el bar, será Dean el encargado de jugar (con el argumento de que es lo único en lo que supera a Sam) mientras su hermano menor intenta descubrir algo más sobre el sitio ya que opina que tiene que haber brujas, demonios o algún ser involucrado en todo ese asunto. Así nos enteramos que los jugadores son poco más que almas en pena obligados a seguir jugando tratando de recuperar la suerte que han perdido, e incluso la camarera tiene que trabajar allí para mantenerse con vida.

Dean logra llamar la atención del campeón del sitio e inician una partida que acaba con doble o nada y en la que Dean demuestra ser un experto en el juego, ganando y consiguiendo mucha buena suerte: o eso creen, porque luego se dan cuenta de que realmente no han conseguido tanta como deberían. Sam se da cuenta que la moneda que usan como apuesta representa a la diosa romana de la suerte y deciden hablar directamente con ella.

Estaba claro que no había juego limpio
 

La Diosa acepta una partida pero no con Dean sino con Sam ya que le parece más interesante, el cazador trata de incluir la vida de los otros jugadores en el trato pero ella se niega. Dará comienzo otra nueva partida, que Sam acabará ganando por los pelos usando la distracción de la conversación con su oponente: esta también odia a Chuck y le sorprende que dos humanos estén decididos a plantarle cara a Dios.

Es entonces cuando les ofrece la suerte de los antiguos héroes como Hércules ya que les hará falta si quieren derrotar a su enemigo, Sam acepta a cambio de que esta vez perdone al resto de personas allí reunidas y la Diosa da su brazo a torcer. Pero esta vez la jugada no sale bien y Sam pierde, los dos hermanos ya se marchan del local pensando en que ahora lo tienen todo más complicado aún, pero entonces el resto de personas también salen del bar diciendo que la Diosa los ha liberado.

La camarera les explica que la “mujer” se ha sorprendido de ver que siguen existiendo héroes como los clásicos, admira que Dean y Sam hayan arriesgado su vida por unos extraños y les devuelve también su suerte, momento en el que deciden regresar al búnker. Punto y final a la trama de la mala suerte: volvemos al punto de partida solo que ahora hay un nuevo jugador en Jack. ¿Qué les deparará el futuro a los Winchester? Nos tocará armarnos de paciencia durante mes y medio para saberlo.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.