Supernatural 14×13: Lebanon *CAPÍTULO 300*

Supernatural 14x13: Lebanon

Supernatural 14x13: Lebanon

Series: Supernatural

5 Stars

Summary

En su misión de recuperar una serie de objetos mágicos robados, Dean y Sam encuentran algo que podría ayudarlos con su problema con Michael pero las cosas no salen como esperaban.

Coder Credit

Llega la fecha que estaba grabada en la cabeza de los seguidores de “Supernatural”, el esperado episodio 300 que nos traería el reencuentro de los cuatro Winchester tras trece temporadas y media esperando. El resultado final es todo un regalo tanto para los fans como para los propios personajes de la serie: todos merecíamos un capítulo así.

Desde que supimos que Jeffrey Dean Morgan iba a regresar para el episodio, nos podía el ansia por saber en qué condiciones y cómo sería el argumento y, una vez visto, solo puedo decir que los guionistas han acertado de pleno con la manera de tratar las cosas. La carga emocional del capítulo es muy grande y no solo por la deseada reunión sino por todo el bagaje que arrastran los Winchester desde que los conocimos, los problemas entre John y sus hijos y los asuntos que quedaron sin resolver tras su muerte se llevan casi todo el peso de una trama que nos hace llorar, y mucho.

Todo comienza con Dean y Sam negociando con un tipo de una tienda para comprar un objeto mágico, pero todo es una treta ya que estaban rastreando al hombre porque todo ese material sobrenatural que tiene se lo robó a un cazador amigo de ellos tras matarlo. Tras librarse del vendedor y coger toda la mercancía para que no caiga en malas manos regresan a casa, pero primero hacen una parada en Lebanon (el pueblo que hay cerca del búnker) para hacer unas compras.

Parecía que iba a ser un día tranquilo
 

Pero una chica roba el Impala con todo su contenido y los dos hermanos tienen que rastrearla para recuperar el coche y los objetos, de los cuales uno podría ser su solución para librarse de Michael. Tras encontrar la casa donde varios adolescentes celebran una fiesta y deshacerse del fantasma de un payaso asesino en serie, los Winchester regresan al búnker dispuestos a probar una extraña perla mágica que concede el deseo más profundo del corazón de la persona que la sostenga. Desde un principio Dean dice que su mayor deseo es librarse del arcángel, pero ya lo conocemos mucho para saber que hay algo que quiere con mucha más desesperación y es cuando John Winchester aparece en escena.

Padre e hijos están confundidos en un principio pero todo empieza a cobrar sentido cuando John dice que están en el año 2003: básicamente lo han trasladado en el tiempo. Todavía alucinando por lo que acaba de pasar, Dean y Sam le cuentan la historia completa a John que se queda impresionado por todas las cosas que han logrado sus hijos. Pero las sorpresas no han terminado porque es justo cuando aparece Mary y vemos el reencuentro entre el matrimonio, momento en el que Dean y Sam se marchan para dejarles algo de intimidad.

Poco a poco nos damos cuenta que este episodio tiene otra finalidad además de dar a Dean la oportunidad de tener reunida a la familia al completo, y es lograr la redención de John, darle la ocasión de hablar con sus hijos y disculparse por todas las cosas que hizo mal como padre. Sabiendo que los mayores problemas y discusiones siempre fueron con Sam, es con el primero que habla, pero mientras que para John las disputas con su hijo menor son muy recientes, para Sam ya pasaron hace demasiado y lo ha superado. Aún así Sam admite que sabe que John lo hizo lo mejor que pudo y tan solo lamenta no haber podido despedirse en condiciones de él antes de que muriera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Poco después vemos que Dean y Sam vuelven al pueblo a hacer la compra porque Mary quiere preparar una cena especial y es cuando se dan cuenta de que la aparición de John acarrea unas consecuencias nada buenas. Han alterado la línea temporal creando una paradoja, es decir, al sacar a John de 2003 para traerlo a 2019 cambia el curso de los hermanos en el pasado haciendo que Dean continuara con su vida de cazador hasta acabar siendo un delincuente buscado, mientras que Sam es un exitoso abogado amante de la comida sana.

Sam enseguida se da cuenta de que esto es solo el principio y todo va a ir cambiando, no saben lo que puede ocurrir y van a tener que devolver a John a su año por muy duro que resulte. Dean no está convencido, pero eso será hasta que los ángeles Castiel y Zachariah de la nueva línea temporal aparezcan allí dispuestos a matar a quien sea que está jugando con el tiempo. Castiel no reconoce a los Winchester y habría sido capaz de matarlos de no ser por Sam que rápidamente dibuja el símbolo para expulsar ángeles. Es momento de regresar al búnker y dar la mala noticia a John y Mary.

Pero mientras que los demás están tristes, es John quien pone el punto positivo y optimista ya que al menos tienen esa última cena y deben disfrutarla en vez de lamentarse. John Winchester ha regresado para arreglar las cosas que no pudo hacer en su momento, ha podido reencontrarse con Mary y ver todo lo que han conseguido sus hijos, aunque siente que no hayan podido tener una vida tranquila lejos de monstruos e incluso le dirá a Dean que esperaba verlo con su propia familia. Pero Dean considera que ya tiene una familia en su hermano, su madre y sus amigos.

El momento más emotivo
 

Llega la hora de la despedida y si no habíamos llorando suficiente nos esperan más lágrimas, es muy difícil decir adiós sabiendo que John no recordará nada de todo esto pero al menos han tenido una cena en familia, una manera de reconciliarse con él y de pasar página. John hizo muchas cosas mal como padre, algo que admite sin dudar al igual que asegura que se cegó con ojos amarillos, pero no se puede negar que siempre los ha querido y deseaba lo mejor para ellos aunque no supiera cómo hacerlo.

John repite lo orgulloso que está de ellos, de ver los hombres en los que se han convertido y se despide con un abrazo en el que los tres rompen a llorar. También se despide de Mary, su gran amor, y es momento de que Sam rompa la perla que hará que el deseo se borre y todo vuelva a la normalidad. Entre lágrimas John se desvanece dejando a los Winchester con un miembro menos pero la sensación de que viejas heridas se han cerrado del todo. La última escena nos enseña a John en 2003 despertando de lo que él cree ha sido un bonito sueño, dejando claro que no sabe nada de su futuro ni de lo que va a pasar, por lo que la línea temporal está a salvo.

Así nos despedimos de John y de este capítulo, nos sentimos satisfechos con lo que hemos visto ya que este era un momento único y especial para los fans pero sobre todo para nuestros protagonistas. Tras tantos años han tenido a su familia completa por unas horas, han podido hablar cara a cara con su padre y resolver ciertas cosas que pese al tiempo pasado aún seguían escociendo. ¿Y a vosotros qué os ha parecido?

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.