Supernatural 14×12: Prophet and Loss

Supernatural 14x12: Prophet and Loss

Supernatural 14x12: Prophet and Loss

Series: Supernatural

4 Stars

Summary

En su camino a ejecutar el plan suicida de Dean, los Winchester pararán para investigar un extraño caso que los conducirá a visitar a Donatello.

Coder Credit

Si los guionistas de “Supernatural” se proponen hacernos sufrir y llorar: lo están consiguiendo. Tras el capítulo de la semana pasada en el que por fin obtuvimos respuestas, en el nuevo episodio nos encontramos con las consecuencias y las emociones de los Winchester (y las nuestras) a flor de piel.

Estaba claro que el plan desesperado de Dean para librarse de Michael no iba a gustar a nadie, y hemos podido verlo de primera mano gracias a Sam y su negativa a rendirse y dejar morir a su hermano mayor. A lo largo de los cuarenta minutos de capítulo veremos varias conversaciones entre los Winchester que nos devuelven a tiempos pasados, ese vínculo de hermanos que provoca que sean incapaces de dejar caer al otro sin luchar por evitarlo, y sobre todo esa rabia contenida de Sam ante lo que considera un grave error de Dean.

Sam dio su palabra de apoyarlo con el plan de arrojar la caja al Pacífico, pero no iba a rendirse tan fácilmente y esperaba hacer cambiar de idea a Dean mientras emprendían un largo viaje en carretera en dirección a la costa oeste. El problema es que Dean tiene claro que su tiempo se acaba y ni siquiera las terribles pesadillas que sufre, la escena inicial es sobrecogedora y nos hace experimentar el propio miedo del hombre, van a hacer que se eche para atrás. Michael es un gran peligro y solo hay una opción de detenerlo.

Sammy está dolido y cabreado
 

Los dos hermanos no serán los únicos protagonistas. Veremos a Nick que escapa de policía y sigue buscando a Lucifer, está tan obsesionado que hasta es capaz de abandonar al fantasma de su mujer y no ayudarla a cruzar al otro lado con tal de seguir siendo leal al Diablo y, tal y como están las cosas, todo indica que antes o después veremos el regreso del ángel caído. Pero no será el único que tenga presencia porque Castiel también tendrá sus minutos tratando de evitar que Dean siga adelante con el plan, pero sobre todo ayudando con el pequeño caso que se han encontrado los Winchester por el camino.

Podíamos pensar que la trama del asesino religioso sería un respiro para los fans, para olvidarnos un poco del drama pero nos equivocábamos, ya que cuando hablan con el hermano de una de las víctimas no podemos evitar pensar que está describiendo la situación a la que Sam se enfrentará en breve. Una rápida charla con Castiel les da la clave, y es que el asesino es el siguiente en la lista de profetas para sustituir a Donatello cuando éste muera del todo (hay que recordar que el anciano estaba en muerte cerebral pero seguía con vida en el hospital).

Cuando detienen a su sospechoso, y este se suicida ante sus ojos tras ser consciente de lo que ha hecho, saben que tienen un problema nuevo entre manos y es que el siguiente de la lista podría enloquecer también y volverse un asesino. Así pues deciden ir al hospital para dar la orden de desconectar a Donatello y así dejar que muera, dando paso a un nuevo profeta y evitando futuros problemas. Pero una vez en el centro médico descubren que el hombre se está recuperando muy lentamente, Castiel también se ha presentado allí y logra sanarlo por completo logrando que despierte. Volvemos a tener un profeta funcional en la serie y esto podría dar mucho juego.

En el hospital les espera una sorpresa
 

Llega el momento de celebrar la pequeña victoria antes de seguir el viaje pero es cuando Sam explota incapaz de seguir aguantando las conversaciones en las que las palabras de Dean suenan a despedida, o las que le dice restando importancia a cosas que ocurrieron en el pasado. Está harto porque no puede quedarse de brazos cruzados y perder a su hermano sin luchar, no puede rendirse sin más y se lo suelta a gritos antes de pegarle y gritarle que él confía en ellos dos, en que encontrarán otra forma y no entiende que Dean no lo haga.

Es una de las mejores escenas de Dean y Sam en un tiempo, totalmente emotiva y que nos pone los pelos de punta hasta llegar a ese abrazo lleno de rabia y dolor, con un Sam hecho polvo y un Dean que pese a tener miedo por lo que va a hacer está resignado a su destino. Sin embargo las palabras de Sam logran efecto, porque por mucho que su hermano tema lo que pueda ocurrir si Michael se libera, Dean sí que cree en ellos dos y en su familia.

Así pues el plan suicida queda pausado por ahora, Dean decide seguir creyendo en que encontrarán otra forma pero es muy claro en cuanto a lo que sucederá si no lo logran: tendrán que usar la caja y ya no habrá marcha atrás. Sam acepta sabiendo que han ganado algo de tiempo, Dean es una bomba de relojería porque Michael sigue peleando por escapar y retomar el control pero sigue habiendo esperanza y eso es lo que siempre nos han enseñado los Winchester: a creer en que encontrarán la forma, ellos juntos como un equipo.

Jensen y Jared bordan la escena final
 

Llevamos varios capítulos intensos y dramáticos donde la relación entre los Winchester ha sido el eje central de todos ellos, donde no hemos echado de menos que no haya un monstruo de la semana, pero esto no ha terminado. La semana que viene llega el episodio número 300 de la serie, y asistiremos a la reunión de los chicos con John, interpretado de nuevo por Jeffrey Dean Morgan, y Mary. ¡Sed fuertes!

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.