Supernatural 13×21: Beat the Devil

Supernatural 13x21: Beat the Devil

Supernatural 13x21: Beat the Devil

Series: Supernatural

4.5 Stars

Summary

Los Winchester junto a Castiel, Gabriel y Rowena están preparados para ir al otro universo en busca de Mary y de Jack, pero el camino no será fácil.

Coder Credit

Se nota que estamos a punto de finalizar la temporada, solo quedan dos episodios, y los guionistas nos van metiendo en la trama que protagonizará los capítulos finales. Esta semana nos encontramos por fin con acción, alguna inesperada sorpresa y la sensación de que la guerra que se acerca puede ser épica.

Tras unos irregulares episodios, algunos mejores que otros, esta semana nos encontramos con algo diferente en “Supernatural”. Sí, no llegamos al nivel de las primeras temporadas pero reconozcamos que la trama general del capítulo ha sido bastante interesante pese a los pequeños detalles y momentos que hacen que queramos pegar a los guionistas.

¿Que se dedican a hacer bromas y chistes sobre si Gabriel tiene problemas sexuales? Bueno, peores cosas hemos visto. ¿Que hacen que Rowena y Gabriel acaben teniendo sexo mientras los Winchester y Castiel discuten el próximo movimiento a hacer? Pues vale, son momentos que a algunos les harán gracia y a otros no, pero simplemente están ahí como complemento de lo que importa, y eso es tener a los Winchester yendo por fin a rescatar a Mary y Jack.

Los hermanos han reunido a un peculiar grupo de aliados

Cuando todo estaba listo para que Rowena realizara el conjuro que abriera la brecha resulta que la gracia de Gabriel no es lo suficientemente poderosa como para que funcione. Castiel propone ir en busca de Lucifer y usarlo para poder ir al otro universo, Sam se niega rotundamente porque no quiero volver a cruzarse con el Diablo y menos aún para mantenerlo con vida y no matarlo al momento. Al final acaban llegando a la conclusión de que no tienen otra opción y dicho y hecho.

Lucifer es atrapado con tanta facilidad que por un momento no sabemos si enfadarnos por lo rápido que ha sido, pero pensemos que los Winchester cuentan ahora con un arcángel y la magia de Rowena que usa una poción para drogar a Lucifer que no es consciente de que ha caído en una trampa hasta que ya está medio inconsciente. La gran revelación es que Sam ha tenido una idea muy buena y en la que no habíamos pensado antes.

Sabemos que el hechizo mantiene la brecha abierta solo 24 horas, pero si mantienen cautivo a Lucifer mientras van drenando su gracia poco a poco, tienen una puerta permanentemente abierta para que tengan tiempo de sobra de ir al otro lado y volver sin prisas. Realmente brillante y una buena venganza. Así que Dean, Sam, Castiel y Gabriel se marchan dejando a Rowena a cargo de vigilar a Lucifer.

Éste tratará de irritarla, enfadarla y molestarla para que lo libere o al menos distraerla para escapar, y Rowena logra mantenerse imperturbable hasta que Lucifer saca el tema de cómo la mató... Aquí la bruja pierde el control y se le escapa decir que en el universo paralelo se encuentra Jack. Esto hace que Lucifer se enfurezca y recupere la fuerza suficiente para soltarse y atacar, Rowena logra salvar la vida enviándolo al otro lado y ahora tiene que buscar una forma de mantener el portal abierto.

El ángel caído no puede creer que ambos estén vivos

En el otro lado nos encontramos una situación muy diferente. Tras orientarse sobre el camino que han de seguir para llegar al campamento del que Charlie 2.0 les habló, los cazadores comentan que por fin han conseguido llegar hasta allí. Sam está muy contento porque ve cada vez más cerca su objetivo, por otro lado, Gabriel descubre a través de Castiel que el Cielo de su mundo está muriendo y se preocupa por ello.

Ambas conversaciones quedan acalladas cuando oyen gritos y corren a salvar a una pareja que estaba luchando con un monstruoso ser que resulta ser un vampiro. Hasta los monstruos de este mundo son distintos, todo consecuencia de Michael y su ejército, los humanos se quieren unir a la rebelión y les explican que ellos también van en busca del grupo de Mary y Jack por lo que deciden viajar juntos.

El problema es que el camino corto consiste en atravesar un oscuro túnel con un nido de vampiros, pero Dean y Sam no están para perder tiempo dando un rodeo y deciden atraversarlo todos juntos. Por un momento no sabremos si estamos viendo un episodio de “Supernatural” o de “The Walking Dead” ya que los vampiros aparecen de improviso, tratando de morder y asustando tanto a los personajes como a los espectadores.

Los Winchester al rescate

Finalmente llegan a una zona algo más iluminada pero el camino está taponado por un desprendimiento de piedras y Castiel y Gabriel se ponen a despejar el camino. Hago una parada para criticar que los guionistas tengan a un ángel y un arcángel que, pese a no estar al cien por cien de sus poderes, son buenos guerreros pero son totalmente inútiles en la expedición a excepción del momento en el que quitan piedras del camino. Es que no se enfrentan a los vampiros en ningún momento y se quedan quietos mientras son los humanos los que luchan, ¿en serio?

Obviando ese detalle llega una de las escenas clave del episodio y que creo que nadie esperaba que se desarrollara tal y como lo hace. A ver, están en un nido de vampiros y antes o después iban a ser atacados por varios, pero ver como a Sam le arrancan literalmente un trozo de garganta ha sido totalmente imprevisible y escalofriante. Tanto como contemplar la expresión de pánico en el rostro de Dean viendo la yugular desgarrada de su hermano y la sangre cayendo a chorro antes de que los vampiros se lo lleven.

Castiel corre detrás de los vampiros pero vuelve poco después completamente solo y abatido, impidiendo que Dean vaya en busca de Sam porque es demasiado tarde. Todos lo han visto, es imposible que Sam haya podido sobrevivir a ese ataque y no nos equivocamos porque veremos su cadáver abandonado poco después. Duele ver el rostro de Dean mientras siguen avanzando ya fuera del túnel, rememorando lo ocurrido.

No hay nada bueno para Sam en el túnel

Castiel se detiene poco después porque hay sellos anti ángeles y no puede atravesarlos, será Gabriel el que los borre justo cuando aparece un grupo de humanos dispuestos a presentar batalla. Es el momento en el que vemos que Mary es una de ellos, la cazadora ve a Castiel y entonces su mirada encuentra a Dean y va a abrazarlo. El contraste entre la alegría de la madre y la tristeza del hijo es brutal, y Mary solo entenderá lo que ocurre cuando pregunte por Sammy.

Ya en el campamento vemos que Jack se niega a aceptar la muerte de Sam, incluso pregunta a Castiel y Gabriel por qué no lo han resucitado y le explican que no tienen el suficiente poder. Dean está preparando las cosas para regresar a por el cuerpo de su hermano, se niega a dejarlo allí abandonado y nada va a hacer que cambie de opinión pero entonces llega Sam entrando por su propio pie al campamento. Todos lo contemplan sin poder creerlo hasta que ven que justo tras él viene Lucifer.

Un reencuentro muy amargo

Todos sabíamos que la muerte de Sam iba a ser algo temporal, y con Lucifer yendo tras ellos no era descabellado pensar que el Diablo lo resucitara, todo para ganar puntos ante Jack. Sam no quiere que Lucifer se acerque al nephilim pero tiene que rendirse ante la evidencia de que van a necesitarlo en la guerra contra Michael 2.0 por mucho que odie la idea de tener que formar equipo con él.

Y así nos quedamos hasta la semana que viene, yo por lo menos tengo mucha curiosidad por lo que puede ocurrir en los dos capítulos que faltan con Dean y Sam peleando junto a Castiel, Mary, Jack, Gabriel, Lucifer, Bobby y la resistencia contra Michael y su ejército de ángeles.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.