Supernatural 13×15: A Most Holy Man

Supernatural 13x15: A Most Holy Man

Supernatural 13x15: A Most Holy Man

Series: Supernatural

3 Stars

Summary

En su búsqueda de los ingredientes para realizar el hechizo que les permita entrar en el universo alternativo, los Winchester acabarán metiéndose en el mundo de las subastas clandestinas.

Coder Credit

El capítulo de esta semana se separa notablemente de la dinámica habitual, dejando a un lado a los monstruos y criaturas sobrenaturales para meternos de lleno en el mundo del robo, compra y venta de reliquias. No es un mal episodio y funciona como homenaje al cine clásico de mafia italiana pero tampoco será uno de esos que resultan inolvidables.

Ahora que los Winchester conocen los cuatro ingredientes que necesitan para poder ir al otro mundo para poder rescatar a Mary y Jack, encontrarlos se ha convertido en su prioridad. Mientras Castiel está en Siria buscando un fruto del árbol de la vida, con Lucifer desaparecido y Sam incapaz de encontrar pista alguna sobre el sello de Salomón, acaban centrándose en el último ingrediente: la sangre del hombre más santo. No tienen mucha idea de a qué puede referirse pero intuyen que será la de un santo o un mártir.

Sam ya ha indagado por internet y ha encontrado una web de subastas donde hay todo tipo de objetos religiosos, la mayoría parecen ser un fraude pero ha encontrado a una mujer que es fiable y deciden ir a hacerle una visita. Ésta acepta ayudarles debido a su atracción por Sam, en una escena bastante divertida sobre todo por las caras de Dean al verse ignorado, y les da el nombre de un tipo que podría tener lo que ellos buscan.

 

Los hermanos se reúnen con el millonario que se da cuenta enseguida de que no son quienes dicen ser, pero les ofrece un trato: les dará la sangre de un hombre santo si a cambio le entregan el cráneo de San Pedro que ha sido recientemente robado en Malta. Dean acepta la propuesta pese a que Sam no está de acuerdo pero en realidad no tienen más opciones, y así acaban metidos de lleno en una guerra entre hombres poderosos que buscan hacerse con la ansiada pieza.

Tras localizar al ladrón lo rastrean hasta su hotel pero lo encuentran muerto y, antes de que puedan hacer nada, aparece un falso policía que los obliga a esposarse mientras registra el cuarto en busca de pistas del paradero de la calavera. Cuando éste se marcha sin encontrar nada que lo ayude, Dean y Sam se liberan y deciden seguir buscando pero varios hombres armados los esperan junto al Impala para llevarlos ante su líder, precisamente el rival del tipo con el que han hecho un trato.

Los Winchester aceptan trabajar para el segundo hombre que les promete una generosa suma de dinero a cambio de que le entreguen el cráneo. Lo que no saben es que hay un desconocido que los espía y que noqueará a Sam cuando el cazador vuelva a colarse en el hotel y encuentre una posible pista. Pero el atacante acaba siendo también víctima del policía falso y los Winchester lo encontrarán inconsciente poco después.

Cuando hablan con él descubren que es un sacerdote que viene desde Malta para recuperar la pieza que han robado a su congregación. El padre ha reunido todo el dinero posible para comprarla, el cráneo es muy importante para su lugar de origen, Sam se compadece de él y le ofrece su ayuda para devolverle lo que legítimamente pertenece a su parroquia. Dean no está de acuerdo pero basta que Sam le haga una comparativa con lo que ocurriría si le robaran el Impala, otra escena hilarante, para que pueda comprender lo que significa esa calavera para el sacerdote.

 

La suerte les sonríe porque el cura recuerda lo que ponía en el papel que encontró Sam en el hotel y que luego les robaron, se trata de un código de rastreo de un paquete de mensajería. Localizan su ubicación para ver cómo el falso policía lo recoge, y lo siguen hasta un almacén donde se produce una tensa reunión entre los dos rivales y la mujer que los ayudó en un principio y que es ahora la que va a vender la pieza al mejor postor.

Sam interviene para ganar tiempo, diciendo que también viene a pujar aunque el dinero que lleva no puede hacer frente a las grandes sumas que manejan los otros dos tipos. Mientras tanto Dean y el sacerdote van noqueando a todos los hombres que vigilan el perímetro para tener menos enemigos a los que enfrentarse. Todo acaba con un enorme tiroteo entre unos y otros en el que casi todos acaban muertos.

El sacerdote resulta herido pero no de gravedad, y el tipo con el que iban a hacer el trato en un comienzo les mintió ya que no tiene sangre de ningún santo. Los hermanos deciden darle el cráneo de San Pedro al padre y hacer una buena obra, pero mientras hablan con él se enteran que el mismísimo Papa le otorgó un título que vendría a significar que es el hombre más santo.

 

El hombre accede a darles su sangre, por lo que ya podrían tener uno de los cuatro ingredientes. Además, todo este contacto con el sacerdote les ha hecho ver las cosas desde otra perspectiva, Sam se pregunta si hacen el suficiente bien y si podrán acabar alguna vez con el mal a lo que Dean contesta que tiene fe en que lo lograrán.

Hasta aquí un episodio que no tiene mucho más, ha servido para obtener (salvo que luego la sangre no sea útil) algo que necesitan y tener a los dos hermanos trabajando juntos en un “caso” algo más distendido y a la vez profundo. Ahora nos toca esperar tres semanas para el siguiente capítulo, que será el del crossover con Scooby-Doo. ¿Preparados?

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.