Strike 4: Lethal White, Capítulos 1 y 2

Strike 4: Lethal White, Capítulos 1 y 2

Strike 4: Lethal White, Capítulos 1 y 2

Series: Strike

3.5 Stars

Summary

Tras la irrupción de Strike en la boda de Robin y Matt, la mujer accede a regresar a su trabajo aunque ambos tendrán que solucionar asuntos personales a la vez que se embarcan en un nuevo caso.

Coder Credit

Han pasado más de dos años desde que vimos el último episodio de la serie de detectives basada en los libros de Robert Galbraith, y los fans nos quedamos con las ganas de saber qué iba a suceder tras ese final que nos dejó algo impactados. Es hora de retomar las aventuras de Cormoran Strike y Robin Ellacott en la adaptación de la cuarta novela de la saga: Blanco Letal, que salió a la venta el año pasado.

Capítulo 1

La acción va a dar comienzo poco después de donde nos quedamos en el episodio anterior: cuando Strike llegó por los pelos a la iglesia justo para ver como Robin accedía a casarse con Matthew. Tras la ceremonia vemos que Robin busca a su ahora ex jefe (él la había despedido previamente) para hablar con él y Strike se disculpa y le suplica que vuelva al trabajo. La mujer no disimula su sorpresa y bromea diciendo que bastaba una llamada, momento en el que el detective le dice que la llamó y le dejó mensajes pero llegó a creer que Robin había bloqueado su número. Robin no tarda en atar cabos y se da cuenta que su recién estrenado marido es el causante de que esas llamadas y mensajes nunca le llegaran.

Se enfrentará a él, pero el banquete seguirá como si nada aunque la novia está muy distraída y no deja de buscar con la mirada a Strike una y otra vez. El hombre aguanta la situación como buenamente puede pero acaba largándose cuando la pareja hace su primer baile como marido y mujer, Robin se percata de su marcha y sale corriendo detrás de él para decirle que volverá al trabajo y ambos se abrazan, haciéndonos creer que esos sentimientos que sabemos que tienen acabarán ganando la partida. La sorpresa nos la llevamos cuando aparece un mensaje que nos traslada un año en el futuro y nos encontramos con que Robin sigue con Matt y que Strike tiene pareja: ¿QUÉ DEMONIOS HA PASADO? Lo iremos sabiendo a partir de flasbacks que dejan muy claro que hay una falta de comunicación enorme entre estos dos y esperamos que arreglen cuanto antes.

El hombre ha rehecho su vida
 

La relación entre Strike y Robin es cordial pero no es difícil darse cuenta que ambos se contienen cuando están a solas, han seguido adelante después de una serie de malentendidos que hubo tras la boda e intentan ser felices con otras personas aunque está claro que no les va tan bien como quieren aparentar. Robin está atrapada en un matrimonio infeliz con Matt, quien sigue desdeñando su trabajo como detective, además está yendo a terapia porque padece mucha ansiedad y ataques de pánico (algo de lo que Strike no tiene ni idea).

Por los flashbacks veremos que Robin no disfrutó de su luna de miel y tomó la decisión de regresar antes a Londres y separarse de Matt, pero la misma noche que tomó su decisión este enfermó gravemente y se quedó para cuidar de él. Por algún motivo que desconocemos decidió seguir con su matrimonio, quizá al descubrir que Strike había empezado una relación con una mujer llamada Lorelei. Y todo sin saber que el detective había estado días y días esperando a que Robin lo llamara, y cuando descubrió que ella se había ido de luna de miel fue cuando salió a emborracharse y conoció a la que ahora es su novia. Lo que decía antes: una falta de comunicación terrible.

Así que ahora nos encontramos con una Robin triste y apática que simula estar perfectamente aunque los ataques de ansiedad son cada vez más frecuentes y le suceden incluso cuando está trabajando. Y Strike en una relación que parece ir perfectamente aunque no ha podido olvidar a Robin y aquella promesa de la llamada que nunca llegó.

Robin no es feliz
 

Vemos que la agencia va bastante bien, de vez en cuando recurren a otros detectives para poder hacer un buen seguimiento de los trabajos que tienen y ambos tienen sus propios casos, aunque siguen colaborando en otros. Todo comienza cuando un hombre con todo el aspecto de sufrir algún tipo de enfermedad mental irrumpe en la oficina y les cuenta que presenció un asesinato cuando era un niño. El tipo está muy nervioso y da pocos detalles como su nombre, Billy, y explica que vio como estrangulaban a una chica y la enterraban con una manta rosa cerca de la cabaña que tenía su padre.

Poco más le pueden sonsacar porque el hombre se asusta y huye, pero Strike cree que decía la verdad y se ponen rápidamente a buscarlo. Así llegan a una casa muy descuidada donde se nota que Billy ha estado viviendo aunque ahora no haya ni rastro de él: la pista más clara es que en las paredes hallan el mismo dibujo de un caballo que el hombre hizo en el despacho de los detectives. En la casa encuentran un folleto de un grupo activista y Strike se pasa por allí a ver si encuentra alguna pista, hasta acabar conociendo a un tal Jimmy Knight quien resulta ser el hermano de Billy y no está nada contento con las preguntas que hace Cormoran.

Strike se marcha pero será abordado por un nuevo cliente: el ministro Jasper Chiswell, quien le explica que hay dos hombres que lo están chantajeando y necesita que consiga trapos sucios de los chantajistas para tener algo con lo que contraatacar. Nuestro protagonista no está muy interesado en un principio porque el ministro no quiere decir el motivo por el que le hacen chantaje, pero acaba aceptando, sobre todo porque uno de los chantajistas es precisamente Jimmy Knight y tal vez todo el asunto de Billy tenga relación. El otro chantajista es el marido de una política que trabaja también en el Parlamento llamado Geraint Winn.

La pareja se asusta al ver que alguien se ha colado en la oficina
 

Strike hablará del nuevo caso con Robin porque necesita que se infiltre en el parlamento, simulando ser la ahijada del cliente y que ponga micrófonos y espíe al político, mientras que contratará a uno de sus amigos para que se involucre en el grupo político de Knight. Robin acepta el plan, y cambiará su aspecto y su nombre, convirtiéndose en Venetia Hall para así acceder a la oficina del ministro sin que nadie sospeche de ella (sólo el cliente y su hija saben quién es realmente Robin) y la mujer tendrá que echar mano de su imaginación para colarse en el despacho del chantajista y colocar los micrófonos. Robin sufrirá otro ataque de pánico pero logra reponerse, aunque sabemos que es cuestión de tiempo que Strike lo descubra y a saber cómo reacciona porque podría poner en peligro todo el caso.

Por último, asistimos a la fiesta de inauguración de la nueva casa de Robin y Matt, a la que acudirá Strike con su novia Lorelei, donde seremos testigos una vez más de que el matrimonio está abocado al fracaso y que Robin sigue sintiendo algo por Strike pese a que trata de engañarse a sí misma. Además, Strike ha descubierto que el padre de Billy y Jimmy tenía una cabaña justo en la finca de la familia del ministro y le parece demasiada casualidad: por lo que deciden ir al día siguiente a echar un vistazo. Sus pasos los llevan hasta una colina donde encuentran una tumba y, tras excavar un poco, Robin descubre una manta rosa con unos huesos en su interior...

La investigación da lugar a un macabro hallazgo
 

Capítulo 2

La acción comienza exactamente donde la habíamos dejado: con el terrible descubrimiento que han hecho los detectives, quienes no tardan en escuchar ladridos de perros aproximándose y tienen que salir huyendo a toda prisa. Strike llamará a la policía de forma anónima para informar de su hallazgo, pero ninguna noticia sobre huesos encontrados en la finca de los Chiswell aparecerá en la prensa, lo que nos hace sospechar que el ministro está ocultando más cosas de las que dice.

Ahora que la pista de Billy sobre haber presenciado un asesinato comienza a tener evidencias físicas, Strike recurre a su amigo policía Wardle para que le pase información sobre chicas desaparecidas en aquella época. Sólo una chica encaja en el periodo de tiempo y consiguen una foto, el problema ahora es encontrar a Billy, quien sigue desaparecido, y ver si la reconoce como la víctima.

Pero hay otro inconveniente y es que la hija del ministro llama a Robin para decirle que no vaya al Parlamento: rápidamente sospechan que el descubrimiento de los huesos tiene algo que ver, pero no pueden dejar que los micrófonos que la mujer instaló en el despacho del enemigo de su cliente puedan ser hallado por la policía, de manera que consigue colarse nuevamente y recuperarlos, evitando así verse envuelta en algún escándalo y con nueva información que analizar.

La presencia de Robin en el Parlamento será también muy útil porque escucha un mensaje de amenaza que dejan en el contestador del Ministro, y también lee un e-mail en el que hay un vídeo de Billy tallando el dibujo del caballo que ya hemos visto en varias ocasiones: ambos hechos dejan muy trastocado al cliente que exige a Robin y Strike que se den prisa con sus pesquisas porque se les acaba el tiempo.

La mujer aprovecha al máximo sus jornadas en las oficinas
 

La pareja regresará a la finca de la familia Chiswell con la excusa de hablar con calma con el ministro, pero también descubrirán que en la tumba que encontraron no hay señal alguna de que la policía haya iniciado algún tipo de investigación. Empleando la típica excusa de tener que usar el baño, Robin se cuela en la habitación de Freddie Chiswell (hijo mayor del ministro, que murió sirviendo en el ejército) y halla unas perturbadoras fotos del decimoctavo cumpleaños del chico en el que humilló de forma muy cruel a una joven que es nada más ni nada menos que la hija del chantajista del ministro: Geraint Winn. Recordemos además que la chica se suicidó semanas después de aquella fiesta, por lo que queda muy claro que el tal Freddie era una persona horrible y su padre está dispuesto a hacer cualquier cosa por mantener el buen hombre de su hijo.

Por otro lado, tenemos al amigo de Cormoran: Sam, que ha estado siguiendo a Jimmy Knight en busca de pistas y le confiesa al detective que cree que el tipo tiene a Billy encerrado en un edificio en el que vive pero donde es muy difícil entrar sin ser visto. Pero justamente ese fin de semana van a hacer una especie de evento para manifestarse y el sitio estará lleno de gente, por lo que es la ocasión idónea para ir a echar un vistazo. Tendrá que encargarse Strike porque Robin se va con Matt a un hotel a celebrar su aniversario y no estará en la ciudad.

Hagamos un nuevo hincapié en ese matrimonio que es lo peor que le ha pasado a la mujer en años. Se nota que no es feliz, que Matt no la respeta pero por algún motivo que escapa a nuestra incomprensión es incapaz de separarse de él. Seguramente las cosas serían diferentes si Strike no tuviera pareja, porque da la impresión de que Robin se conforma con lo que tiene porque su compañero es inalcanzable: pero ella no sabe que Strike piensa en ella mucho más de lo que podría sospechar.

Saben que su cliente les oculta demasiadas cosas
 

El hombre logrará colarse en el lugar y encontrará a Billy, quien reconoce a la joven de la foto pero asegura que no es la chica a la que vio morir, ambos son interrumpidos por su hermano y Billy se altera tanto que sale huyendo y escapa sin que puedan detenerlo. Jimmy se venga de Strike tirándolo por la escalera, haciendo que su pierna se resienta tremendamente y viéndose obligado a mudarse a casa de su novia por unos días para descansar.

Cuando Robin descubre lo que le ha pasado irá a visitarlo y de paso darle nueva información ya que ha estado escuchando las conversaciones grabadas por los micros que puso. Así nos enteramos que Geraint Winn ha estado robando dinero de la fundación benéfica de su mujer, ya tienen un trapo sucio que su cliente puede emplear contra uno de sus chantajistas: pero ambos prefieren contrastar la información con una de las responsables de la fundación antes de darle la información al ministro.

Robin y Strike logran ir a un evento de la alta sociedad, como invitados de su cliente, con la intención de acercarse a la mujer que puede confirmar sus sospechas. No podemos evitar darnos cuenta que Robin decide ponerse el vestido verde que Strike le regaló tras resolver juntos su primer caso, y el detective lo reconoce al momento y bromea sobre que es un vestido muy bonito. A partir de aquí las cosas se aceleran: Robin intercepta a su presa que acaba confirmando lo que ya sabían, y el ministro no duda en echárselo en cara a su enemigo pese a los consejos de Strike para que espere.

El hombre se juega la vida con tal de encontrar al chico
 

Es hora de que nuestros protagonistas decidan marcharse pero aún quedaba una sorpresa más, porque Strike se tropieza nada más y nada menos que con Charlotte, su ex novia psicópata, que está embarazadísima pero no duda en coquetear con él. Sin embargo, los tiempos en los que podía jugar con Strike han quedado atrás y él la deja plantada para volver a casa de Lorelei. Asistiremos a una escena bastante incómoda en la que la mujer le dice que le quiere y Cormoran pone cara de circunstancias, lo que termina con el hombre marchándose en mitad de la noche de vuelta a su oficina. Estando allí recibe una llamada de Billy y corre a encontrarse con él justo para encontrarlo apuñalado y gravemente herido.

Robin tampoco tiene una noche mucho mejor: nada más llegar a casa vemos que Matt se despierta y tiene ganas de sexo, a lo que Robin se niega y tiene que imponerse para que su marido deje de insistir. A la mañana siguiente acude a casa del ministro, donde este los citó para pagarles por sus servicios pero lo que se encuentra es el cadáver del hombre asfixiado con una bolsa de plástico. Si pensábamos que el caso estaba ya resuelto, nos acabamos de encontrar con un giro bastante inesperado.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.