Strike 4: Lethal White, Capítulo 3

Strike 4: Lethal White, Capítulo 3

Strike 4: Lethal White, Capítulo 3

Series: Strike

3.5 Stars

Summary

Después de encontrar a su cliente muerto, Strike y Robin son contratados por la hija de este para descubrir lo que ha pasado.

Coder Credit

La semana pasada nos quedamos sorprendidos con el final del segundo episodio, y es que si creíamos que el caso ya estaba prácticamente resuelto nos encontramos con un nuevo misterio y, no vamos a mentir, bastante más interesante que el original.

Comenzamos justo donde lo dejamos: Robin acababa de encontrar el cadáver del ministro Jasper Cheswill en casa del hombre cuando iban a cobrar su factura y espera a que llegue Strike. Mientras el detective llama a la policía, ella hace fotos del lugar para poder usarlas más adelante como pistas y lo que más le llama la atención es una carta de Kinvara Chiswell, esposa del ministro, donde daba a entender que rompía con él.

Pasan dos semanas y descubrimos que la hija del fallecido quiere que nuestros protagonistas investiguen lo que cree que es el asesinato de su padre, pese a que la policía parece opinar que se trata de un suicidio. Strike y Robin se reunirán con la familia del ministro y es muy evidente la animadversión que hay entre ellos y sobre todo de los hijos hacia su madrastra, incluso la nueva clienta de los detectives sospecha que ella mató al marido.

De esta reunión vamos a sacar pocas cosas en claro pero nos quedamos con dos detalles: el supuesto cadáver que Robin encontró en la finca y del que nadie decía nada era de un pony al que Freddie Chiswell (hijo ya fallecido del ministro) disparó supuestamente por accidente. Robin y Strike saben que Freddie era una mala persona y se granjeó numerosos enemigos pese a que su padre ha defendido su imagen todo lo posible.

Por último, nos enteramos que sólo había tres llaves de la casa del Ministro, la que el propio hombre tenía, la que aún mantiene su mujer y la que usaba la mujer de la limpieza. Vemos la rabia contenida en Strike cuando nadie de la familia sabe darle información sobre la limpiadora salvo que era polaca, ni un nombre ni un apellido, queda claro que para los ricos los miembros del servicio no son importantes.

La familia del difunto es bastante disfuncional
 

Como no pueden hablar aún con Billy, quien había sido apuñalado y se encuentra internado en una clínica, no les queda más remedio que hacer un trato con una policía a la que conoce Robin para que les dé algo de información sobre la muerte del ministro a cambio de ayudarle a resolver un caso. Así sabrán la hora de la defunción, que Chiswell fue drogado con los mismos antidepresivos que tiene recetados su mujer, y las distintas coartadas que tienen los principales sospechosos. Strike piensa que el asesino es alguien muy cercano a la víctima como para conocer su rutina de tomar un zumo de naranja por las mañanas, así como que era incapaz de detectar el sabor de las pastillas.

Pero el hombre recuerda algo más y es que cuando se coló en una de las charlas de Jimmy Knight (hombre que chantajeaba al fallecido) escuchó a la novia del tipo hablando en polaco: tal vez no haya ninguna relación pero es algo que deben comprobar y será Robin la que se haga un lavado de imagen total para entrar a trabajar en la misma tienda que la joven y ganarse su confianza. La chica, llamada Flick deja entrever que tiene problemas con su novio algo que la detective comprobará en primera persona cuando Jimmy aparezca allí y grabe a escondidas su discusión sobre algo que Flick tiene en su poder y podría incriminar al hombre.

Robin acabará siendo invitada a una fiesta y aprovechará para cotillear por la casa en busca de aquello que puede relacionar a su sospechoso con el crimen. Al final encuentra una nota en una caja de productos de higiene femenina y rápidamente le hace una foto. Lo que no sabe es que Jimmy no se fía de ella y la está investigando en ese mismo momento, destapando su tapadera y la mujer tiene que salir huyendo en una persecución hasta ser rescatada por la policía.

Robin mejora mucho su nuevo disfraz
 

Strike tampoco pierde el tiempo y decide hacer una visita a Aamir, el ayudante del otro chantajista del ministro, para sonsacarle la verdad sobre dónde estuvo en el momento del crimen ya que no se cree que estuviera en casa de su jefe con este y su esposa. El hombre se niega a colaborar en un principio pero acaba confesando que estuvo en casa de un tipo llamado Christopher Barrowclough-Burns por orden de su jefe para obtener información de su ordenador sobre un asunto llamado “Murape” pero no lo consiguió ya que el tal Christopher lo pilló en el acto.

El detective irá posteriormente a visitar a Della Winn, esposa del chantajista y que considera a Aamir como un hijo, y le cuenta a Strike que se va a divorciar de su marido. También le confesará que su esposo culpa a la familia del ministro de la muerte de su propia hija, pero que fue el mismo Geraint Winn quien obligó a la adolescente a relacionarse con los ricos para que hiciera amistades que pudieran serles útiles, pero la joven era muy infeliz y acabó suicidándose.

Es momento de que nuestros protagonistas se reúnan para compartir información. La nota que encontró Robin está escrita por el muerto, y tiene 3 conceptos que vuelven a llevarnos a Jimmy, por un lado la marca Suzuki (justo el coche del sospechoso), el nombre Bill (¿de Billy?) y “Blanc de Blanc”, es en esta última parte cuando Strike está más confuso y cree que es algo de caballos pero Robin recuerda que el hotel en el que estuvo con Matt en su aniversario tenía una habitación con ese nombre, un hotel que además estaba muy cerca de la finca de los Chiswell.

Irán a investigar y sus sospechas se confirman porque fue la mujer del ministro quien reservó esa suite, y ese mismo día Jimmy también estuvo en el hotel. ¿Tenían una relación y el ministro lo descubrió? ¿Se compincharon para matarlo? Tocará esperar al último episodio para saberlo.

El trabajo comienza a dar sus frutos pero quedan cabos por resolver
 

Para el final dejo el momento que todos estábamos esperando: que Robin mandara a la mierda a Matt de una maldita vez. La excusa aparece cuando la mujer encuentra un pendiente que no es suyo junto a su cama, enseguida lo reconoce como uno que llevaba Sarah (la amiga de Matt con la que ya la engañó años atrás) y se da cuenta por fin que tiene que acabar con ese matrimonio. Esperará a que venga su marido para soltárselo todo a la cara, Matt trata de negarlo en un principio pero Robin lo tiene pillado y el hombre no sabe hacer otra cosa que atacar con palabras a su mujer, denigrando su trabajo, su personalidad y diciendo que es incapaz de estar sola.

Robin logra apartarse de él y sube al taxi que la está esperando y donde la taxista logra consolarla un poco antes de que se marchen hacia un destino que aún no conocemos. Ya era hora que Robin dejara a Matt, él nunca la ha merecido y ha demostrado en numerosas ocasiones que es un imbécil incapaz de alegrarse de verdad por ella y por lo que le hace feliz. Así que esperamos no volver a verte, Matt: HASTA NUNCA.

Ahora tanto Robin como Strike están solteros, aunque Strike ha sido muy idiota con su ex novia Lorelei, la ha tratado fatal y Robin lo sabe porque presencia el momento en que la mujer se planta en la oficina a soltarle cuatro verdades bien dichas al detective. Es pronto para que ambos se involucren sentimentalmente pero sabemos que sigue habiendo sentimientos entre ellos, solo toca esperar que ambos sanen sus heridas y ver si es posible que haya algo más que una amistad entre ellos.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.